20.11.14

Sopa de cebolla y queso para #DesafíoBRA


Ultimamente ando de lo más tradicional en lo que a cocina se refiere y es que creo que en las creaciones clásicas es donde se encuentra la base de la gastronomía moderna. Es importante conocer bien nuestras raíces para poder comprender el presente y poder llegar a crear versiones de los grandes clásicos de la cocina.

Pero no es una versión lo que hoy traigo sino uno de los clásicos: la sopa de cebolla y queso. Grande entre los grandes. Me resulta tan perfecta que no encuentro necesidad (al menos por ahora) de darle una vuelta de tuerca y versionarla.


En mi familia hubo costumbre de prepararla y disfrutarla como parte de la cena de Fin de Año. Y digo "hubo" porque aquello duró unos pocos años y terminó perdiéndose para dar paso a otros platos más novedosos.

Una pena porque soy una entusiasta de la sopa de cebolla de modo que ya no tengo a nadie que me la prepare y, si quiero disfrutar de ella, me toca a mi prepararla. Menos mal que BRA me facilita la tarea con su cacerola baja efficient, perfecta para elaboraciones que requieren de una cocción prolongada a baja temperatura ya sea en los fogones o en el horno. Fabricada en aluminio fundido, antiadherente por dentro y fuera, es una pieza robusta, resistente y muy atractiva.

Cocinar con ella ha resultado tan sencillo y sorprendente que no tengo más que palabras de alabanza hacia ella así que participar en el #desafíoBRA ha sido coser y cantar. Lo verdaderamente difícil va a ser no usarla para todo :)

Para rematar la faena, he usado uno de los caldos de invierno que ANETO me hizo llegar esta semana: el Caldo de Navidad. Maravillosamente sabroso, el compañero perfecto.Vamos, que entre la cacerola y el caldo, la sopa de cebolla y queso ha salido espectacular.

¿Te cuento cómo elaborarla?

Necesitamos
  • 40 grs de aceite de oliva suave
  • 700 grs de cebolla en juliana
  • 15 grs de harina de trigo
  • 800 ml de Caldo de Navidad ANETO
  • 4 rebanadas de pan tostado
  • 4 lonchas de queso gruyere
  • Sal y pimienta

Preparación

Calentamos el aceite en la cacerola y pochamos la cebolla a fuego muy suave durante, aproximadamente, 50 minutos. Este proceso es importante y no debemos intentar acelerarlo subiendo el fuego. Queremos una cebolla blandita y blanca. Podemos tapar la cacerola para que los jugos que suelta la cebolla durante la cocción no se evaporen, lo que evitará que la cebolla se dore.

Agregamos la harina y removemos para que la cebolla se impregne bien.

Incorporamos el caldo, salpimentamos al gusto, llevamos a ebullición y cocemos a fuego suave durante 15 minutos más.


Colocamos las rebanadas de pan tostado en la superficie y, sobre estas, las lonchas de queso.

Introducimos en horno pre-calentado a 200 ºC y gratinamos durante 5 minutos o hasta que el queso se haya fundido y comience a dorarse.

Servimos inmediatamente.

5 comentarios :

  1. A mi me reconforta mucho y por algo los franceses la toman después de una noche festiva antes de ir a casa.Te ha quedado ideal.

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Hola guapisima!!! espero que todo te vaya requetebien :)

    Con lo que me gusta a mi la sopa de cebolla y a Alex nada de nada (rancio, jejeje). Ese caldo está de vicio, soy adicta!! :)

    Te mando muchisimos besos

    ResponderEliminar
  3. Mmmmm, con ese frio amenazante que mejor que una sopa reconfortante de cebolla, una de mis favoritas. Beso.

    ResponderEliminar
  4. Riquisima de la muerte y por cierto la cacerola Bra de lo mejor que tengo por la cocina....
    Besiños

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)