21.11.13

Tarta de queso y chocolate blanco


Hace tiempo que esta belleza espera turno en la parrilla de salida para deleitaros la vista que no el paladar...lamentablemente. Tampoco yo pude catarla, snif. Esta tarta fue un encargo de un familiar que había preparado una fiesta sorpresa a su mujer allá por el mes de julio (como podéis deducir por las cerezas que, por cierto, son perfectamente sustituibles por otro tipo de fruta aunque la presentación cambiará).

La homenajeada en cuestión es una persona entrañable a quien tengo un aprecio y cariño especiales así que el cuidado que puse en preparar su tarta fue máximo. No es que no lo haga con todo lo que preparo. Noooo. Nada más lejos de la realidad. Lo que pasa es que cuando preparo algo para alguien con quien tengo un feeling especial, pues le pongo ese ingrediente extra que, a riesgo de que suene muy cursi, es el amor.



Creo que las cosas hechas con amor saben de forma distinta y gustan más. Y así debió de ser porque, por lo que me contaron después de aquella fiesta sorpresa, la tarta fue un éxito.

Espero que, entre vosotros, también lo sea. 


Necesitamos (para unas 15-16 raciones)
  • 450 grs de galletas tipo Digestive
  • 225 grs de mantequilla, en pomada (no derretida)
  • 1 cucharada de licor de almendras
  • 250 grs de chocolate blanco
  • 900 grs de queso crema, a temperatura ambiente
  • 200 grs de azúcar blanquilla
  • 4 huevos "L", a temperatura ambiente
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1 cucharada de maizena, tamizada
  • Mermelada de frutos rojos
  • Cerezas
Además
  • Molde desmoldable de 28 cms de diámetro apto para horno

Preparación

Comenzamos por la base y, para ello, trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla en pomada y el licor de almendras. Trabajamos con los dedos hasta obtener una pasta homogénea.

Cubrimos la base y laterales del molde procurando extender bien la mezcla de forma que quede una capa homogénea . Reservamos en la nevera mientras preparamos el relleno.

Encendemos el horno a 160 ºC (arriba y abajo, horno tradicional) de forma que esté caliente para cuando hayamos finalizado con el relleno.

Troceamos el chocolate blanco, lo colocamos en un cuenco y lo fundimos en el microondas a golpes de calor de 30 segundos, removiendo entre golpe y golpe para asegurarnos de que no se quema (ya que el chocolate blanco es muy delicado). Dejamos templar.

En un recipiente hondo y amplio mezclamos el queso crema con el azúcar. Podemos utilizar unas varillas eléctricas pero hay que procurar no batir demasiado ya que no queremos incorporar aire a la mezcla para evitar que la tarta crezca en el horno y luego se agriete al enfriarse.

Agregamos los huevos, uno a uno, batiendo hasta incorporar sin agregar el siguiente.

Por último, añadimos el chocolate blanco fundido, la esencia de vainilla y la maizena y removemos con una espátula hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a media altura durante, aproximadamente, una hora.


Transcurrido este tiempo, apagamos el horno y dejamos enfriar la tarta dentro durante unas 3-4 horas. Enfriando la tarta de esta manera evitaremos que pierda volumen y que se agriete.

Transferimos la tarta a la nevera y la dejamos reposar hasta el día siguiente.

En el momento de servir, retiramos el anillo del molde, cubrimos la tarta con la mermelada de frutos rojos y la adornamos con cerezas o cualquier otro fruto que tengamos a mano.

Y a disfrutar de los piropos que os van a lanzar cuando vuestros invitados la prueben :)

29 comentarios :

  1. Una tarta exquisita sin duda, la homenajeada tuvo que estar muy orgullosa de ti y seguro que captó el amor que pusiste en ello.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla de tarta, si encima lleva amor, ya ni te cuento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cualquier cosa hecha con amor tiene que salir bien a la fuerza. Pero si es una tarta como ésta... qué ricura!! Gracias por la receta, Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ya lo creo que tiene que estar buena con esos ingredientes y la presentacion preciosa, bicos

    ResponderEliminar
  5. Estas tartas a primera vista siempre impactan ... las cerezas le quedan estupendamente , una buena sorpresa ..besos

    ResponderEliminar
  6. Seguro que la destinataria quedó encantada con esta tarta, está preciosa!! Bss.

    ResponderEliminar
  7. Carmen eres magica ya no se, cuantas veces te lo tendré que decir ...Que suerte los que te tienen cerquita de verdad que eres un cielo !! a mi los del gim están empezando a odiarme con tanta galleta y tanta tarta, es verdad que las semanas antes del Castin estuve realmente pesada y todo para que ??....En fin !! Esperare unos dias mas a ver si se les pasa el empachon y volveré a la carga !! jajaja Seguro que a tu amiga le encanto el pastel y si sueles hacer como yo ..cuando hay confianza alla va el juego de nuevos sabores !! un besete y feliz semana ^+^

    ResponderEliminar
  8. La cocina con amor me quedó clara cuando vi la película como agua para chocolate, que me encantó. Creo que en el fondo ahí empezó mi afición por la cocina. Y lo se porque cuando hago un plato con cariño siempre me sale mejor. Tenerte cerca debe ser un privilegio, eres una gran persona.
    En cuanto a la tarta, cuando he visto en el mail queso y chocolate blanco, bueno es que ya se me ha alegrado el día, para mi la mejor combinación del mundo mundial y esta tarta tiene que estar deliciosa.

    Que tengas un gran día guapa.

    ResponderEliminar
  9. Ante creaciones como esta solo te puedo decir una cosa Carmen: si tu blog no tuviera texto, lo continuaría visitando sin dudar por seguir viendo esas fotos tan bonitas que haces... pero es que además las complementas con tus palabras, y viceversa, así que es un placer para la vista en ambos sentidos pasarme por aquí!

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. de cursi nada, el ingrediente 'amor' es uno de los más importantes (digo de los más porque si vas a servir un besugo al horno sin besugo y solo con amor, se quedarán con hambre) ;) jajajaajja. Oye, me ha encantado que pena no ver foto del corte, me parece que te la voy a copiar esperaré a marzo para hacerla con fresas, te mando un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  11. Que buena pinta tiene Carmen, y estoy totalmente de acuerdo contigo, el amor en la cocina es el ingrediente estrella que nunca puede fallar! Besitos!
    Glo de COCINAR CON AMIGOS

    ResponderEliminar
  12. Oh!, preciosa, deliciosa y una auténtica pasada, la homenajeada se sentiría fenomenal.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  13. Me parece una tarta de verdad, preciosa. Y hecha con amor, que mas se puede pedir.
    Tengo curiosidad por la mezcla de queso y chocolate, ando con ello revoloteando, no podré esperar para descubrir como sabe...

    ResponderEliminar
  14. Me encantan las cheesecake y si llevan ingrediente secreto más!!!
    Estoy segura que la devoraron y que supieron apreciar el cariño con que la hiciste.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. preciosa y con todo ese amor que le pusiste de fabula

    ResponderEliminar
  16. Estamos deseando oir esos piropos, o sea, que anotada queda esta tarta porque la combinación del queso con el chocolate blanco nos gusta muchísimo, de hecho, en breve, subiremos post con estos ingredientes,

    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Sin comentarios!!.
    Me has dejado con la boca abierta!!!
    Tomo nota que la combinación debe estar deliciosa.
    besos y feliz jueves

    ResponderEliminar
  18. Yo quiero un trocito de estar tarta. Me lo merezco, lo prometo.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Te quedó preciosa y no dudo que muy rica con ese relleno tan bueno.besinos

    ResponderEliminar
  20. Y la sonrisa mientras cocinas pensando en la persona que se lo va a comer y cómo le gustará? Eso no tiene precio. Son fan de las cheesecakes, por lo que no creo que esperé a verano a las cerezas, la haré con otra fruta, ya te contaré. Buen finde. Un beso. Monie

    ResponderEliminar
  21. Bueno, suena cursi, pero mi Barbas me dice "es que si cocinas cabreada, no te queda igual". O sea que algo se tiene que notar.

    Me encanta la pinta, pero ese bosque de tallos de cereza es para nota. Para no variar ;)

    Un besote.

    ResponderEliminar
  22. Me encantó la foto macro de las cerezas ! Besos.

    ResponderEliminar
  23. Cuando se hacen las cosas con cariño se nota así que estoy segura que la homenajeada tuvo que notarlo a raudales. Tiene una pinta deliciosa así que tomo buena nota.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  24. ¡Pero si tú siempre te entregas en cuerpo y alma a todo lo que haces! Y ya entonces lo bordas, así que si en esta tarta pusiste una dosis especial de ese ingrediente que te suena tan cursi, entonces no lo bordas, lo des-bordas, ja ja ja.

    Que me ha tocado a mi la fibra sensible volver a ver esta foto, pero esta vez la foto acompañada con el secreto de la elaboración, con el que no aparecía cuando la vi por algún sitio en el verano. Ya sabes lo que opino sobre las tartas de queso, ¿no? Pues para que repetirme. Pero es que con esas cerezas se me hace de lo más pecaminosa y tentadora. Por las fechas en que estamos echaría mano de unos arándanos, de unas moras, de unas frambuesas … y creo que la dosis pecaminosa aumentaría algún grado más.

    Y lamentablemente mi paladar no pudo disfrutar de ella; al menos nos queda el gusto de la vista, y esa no engaña.

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  25. Ya decía yo... cerezas en noviembre??? jajajajaja
    Te ha quedado de puro lujo y seguro que estaba súper rica!
    besos

    ResponderEliminar
  26. Como tiene que saber esa mezcla Carnen!!! Chocolate blanco y queso... Qué intriga.... Lo que tu dices... Con cualquier fruta genial... Yo buscarìa alguna muy dulce... Aunque entiendo sé come al lado, o a parte.... Quizá marrón glacé??

    ResponderEliminar
  27. Pues la buena vibra llega y totalmente irresistible hasta esta orilla del mundo, para disfrutarla!

    Besos, Carmen.

    ResponderEliminar
  28. Cielito la tarta me deja sin palabras, pero tus comentarios en el tema del casting han sido alimento para mi alma. Se que cuando te presentas a estos eventos tienes que tener algunas cosas claras pero con lo que no contabamos era con el desprecio por las ilusiones y el trabajo de los demas que allí se vio. En fin que intento pasar pagina pero tengo claro que nunca más volveré a intentar ´presentarme a concurso ninguno si ello conlleva dar un perfil televisivo más que preparar un rico plato. No compensa.
    Espero que tus estudios sigan viento en popa, ha sido una pena no poder ir a la quedada esta vez pero seguro que en la proxima podre ponerme al dia sobre tus avances.
    Besitos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)