24.10.13

Dulce de merengue y moras


Y vamos con otra receta de moras para todos aquellos/as que tengáis la suerte de tenerlas a mano, ya sea recién cogidas de la zarza o congeladas...como es mi caso.

Pasamos del pastel invertido de moras que publiqué la semana pasada, una delicia contundente y con cuerpo, a unos livianos y ligeros bocados que se comen en un suspiro y que desaparecen de la mesa con una rapidez pasmosa.

Encuentro que estos dulces son perfectos para acompañar el café de sobremesa o para esos momentos golosos en que el cuerpo nos pide azúcar y buscamos un pequeño bocado con el que cubrir esa necesidad. Aunque, sinceramente, creo que cualquier momento es bueno para meterle mano a estas delicias. Son irresistibles.


¿Os animáis a comprobarlo por vosotros/as mismos/as?

Ahí va la receta :)

Necesitamos (para 10-12 personas)
  • 6 claras de huevo "L"
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 250 grs de azúcar blanquilla
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1/2 cucharadita de cremor tártaro (opcional)
  • 300 ml de nata para montar (mín. 35% M.G.)
  • 30 grs de azúcar glas
  • 250 grs de moras frescas
  • 50 grs de mermelada de moras
  • 15 ml de agua (1 cucharada)
  • 5 ml de coñac
Además
  • 1 bandeja de horno
  • Papel vegetal
  • Aceite de girasol

Preparación

Pre-calentamos el horno a 200 ºC (arriba y abajo, horno tradicional).

En un cuenco amplio, seco y limpio de grasas batimos las claras junto con la sal, con ayuda de unas varillas eléctricas.

Cuando las claras comiencen a tomar cuerpo, sin dejar de batir, agregamos el azúcar de manera gradual, la esencia de vainilla y el cremor tártaro (en caso de usarlo). Dejamos de batir cuando las claras estén firmes y brillantes.

Cubrimos la base y laterales de una bandeja de horno con papel vegetal y lo engrasamos ligeramente con aceite de girasol.

Vertemos las claras montadas sobre la bandeja y las extendemos de forma homogénea con ayuda de una espátula.

Introducimos la bandeja en el horno, lo apagamos y dejamos que se horneen las claras durante toda la noche sin abrir la puerta para nada...¡ni un segundo!

A la mañana siguiente nuestras claras se habrán convertido en merengue y podremos, entonces, retirar la bandeja del horno y cortar en cuadrados del tamaño que más nos guste. Para ello necesitaremos usar un cuchillo caliente y húmedo ya que el interior del merengue es muy pegajoso y así nos resultará menos tediosa la tarea.


Preparamos una salsa con la mermelada de moras, el agua y el coñac, colocando todos los ingredientes en una cazuelita y dejando cocer durante 5 minutos a fuego suave. Dejamos enfriar.

Montamos la nata, que habrá de estar bien fría, con ayuda de unas varillas eléctricas. Cuando comience a espesar añadimos el azúcar glas y continuamos batiendo hasta que haya tomado cuerpo.

Por último montamos los dulces extendiendo una cucharadita de la nata montada sobre cada cuadradito de merengue, colocando unas moras sobre ella y regando con un poco de salsa.

Y ya están listos nuestros dulces bocados. Ahora sólo nos queda servirlos y disfrutarlos :)

31 comentarios :

  1. Y mira que a mí el merengue antes no me gustaba, pero le voy cogiendo el gustito y ahora me encanta hacerlo de mil maneras y lo versátil que es. Me ha encantado el truco de dejarlo toda la noche dentro, genial. Y yo todavía tengo como dos kilos de moras congeladas, a ver sí voy sacando tiempo para usarlas. Preciosos bocados Carmen. Un besazo.
    Monie >_<

    ResponderEliminar
  2. Se ve delicioso! Qué suerte disponer de moras así, aquí están super caras.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el merengue iiy que bien te ha quedado y con un color que me fascina, tiene todo los ingredientes para estar fabuloso de eso estoy segura, y con unas fotazas....Bess

    ResponderEliminar
  4. Mmm, qué bocaditos tan irresistibles Carmen, fabulosos!!! Suerte disponer de moras recién recolectadas...En Galicia están al borde de los caminos rurales y casi nadie se molesta en tocarlas, qué pena!!! Por aquí sólo puedo aspirar a pasarme por el Corte Inglés...
    Vaya ricura de dulces...

    ResponderEliminar
  5. Si quien avisa no es traidor, y ya me imaginaba yo que habría hoy segunda entrega de moras. ¡Qué gusto, madre mía!

    "Pecato di cardinale". ¿O se dice "bocato di cardinale"? Bueno, da igual, que igual da, porque de cualquiera de las maneras me da a mi que este "bocato" es un "pecato", y tanto si te lo comes como si no, pecado es. Así que como el castigo va a ser el mismo, disfrutemos del bocado y llevémonos una alegría para nuestro estómago.

    Todo me gusta de él. Hasta las miguitas que quedan en la bandeja. Son de esas de coger gulosamente una a una con la yema del dedo para seguir disfrutando.

    Y yendo al tema técnico ... entonces las claras se cocinan con el calor residual, ¿no?

    Que pases un feliz día. Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Uff!! Esta me la guardo para el año próximo, porque las moras que tenemos en el campo las recogemos en agosto! y este dulce es un lujazo para hacerlo con ellas. Gracias!

    ResponderEliminar
  7. Qué pena no tener moras, para probar esta receta que tiene una pinta deliciosa, aunque podemos ponerle unas frambuesas.

    Nos ha encantado,

    besos

    ResponderEliminar
  8. Desde luego que esto es una delicia de las buenas. Me encanta el merengue y las moras, no te digo mas. Las fotos preciosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Madre mía que pintaza tiene!!!!!! Es de fábula! Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  10. Exquisito, una combinación que me encanta, el merengue me pierde y las moras ni te cuento. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  11. Un bocado delicioso

    Muas

    ResponderEliminar
  12. Hay que buscar esas moras si o si, no me quedo yo sin probar estos merengues !!

    Bss
    Afri

    ResponderEliminar
  13. Yo les metería mano ahora mismo y no quedarían ni las migas jeje. Besos, nos vemos!

    Ana

    ResponderEliminar
  14. Esto debe ser pecado y yo quiero pecar! Qué postre más rico! No conocía esa forma de hornear el merengue y no sé si tendré paciencia para no abrir el horno, soy capaz de levantarme por la noche para comprobar cómo va.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Madre de mi vida Carmen! qué maravillosas fotos hija, son impresionantes, dan ganas de irse corriendo al campo ahora mismo recién comida, y buscar moras como una loca. Deliciosa receta que acabo de adoptar.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. Que rico,yo tambien guardo moras en el congelador,este año no cogí muchas pero como solo las usé para unos cupcakes ,me sobraron para hacer otra cosa,y estos merengues se ven genial.besinos

    ResponderEliminar
  17. Increible receta e increibles fotos

    Y además de complejidad CERO, así da gusto ¿no?

    Me parece un postre deliciosos para poner fin a una comida.

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Cada foto de este postre es una tentación pura :o)
    Me gusta, me gusta!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  19. que rico!!
    chau dieta!!!
    gracias por compartir tu receta!!
    saludos!

    ResponderEliminar
  20. No soy de merengues, pero si de frutos rojos, quizás todo junto me gusta. Besotessss

    ResponderEliminar
  21. Necesito moras en mi vida... jo!
    Que pasote Carmen una vez más.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  22. ¡¡¡Moras!!! ¡Qué envidia!
    Tiene uua pinta realmente fantástica. Yo hace un montón de años que no voy a por moras. En mi pueblo hay muchas, pero ahora viviendo en Madiid por una razón o por otra al final ningún año puedo ir a coger. Pero ese punto ácido que siempre tienen estoy segura de que tiene que quedar de muerte con el dulzor del merengue.

    ResponderEliminar
  23. Moras, yo este año me he dormido y no he cogido ni una. Riquisima receta.
    Besitos

    ResponderEliminar
  24. que ricura de dulce, yo quierooooooooooooo Besitos

    ResponderEliminar
  25. Ayyy Carmen, como me gustaría animarme con el merengue pero no hay forma de que me salga bien....cachis ¡¡besicos

    ResponderEliminar
  26. Yo sigo peleándome con las claras, merengues y demás preparaciones con ellos, y si! pero llegaré al fondo lo sé ;)
    Creo que no las trabajo bien, no sé el punto correcto o no me fijo, total que el domingo quise hacer un bizcocho de claras y no sé que hice mal que no salió bien, mi gozo en un pozo!!!
    Te acuerdas de tus fantasmas de merengue? pues ahí ando todavía, jajaja
    Pero me da mucho gusto venir a verte y ver un dulce así, echo de menos la mezcla de merengue y nata.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  27. bueno, bueno, bueno, bueno, bueno, me has dejado pasmada!!!!! como Caty mi vida con el merengue va y viene y ni te cuento si encima tengo que meterlo en una manga, uffffffff, tus fotos son una preciosidad y el dulce me apasiona,bsss

    ResponderEliminar
  28. Vaya cosa rica que presentas. Con esas moras por encima dan ganas de comerselos ya.
    Te acabo de mandar el correo con el enlace de la receta para el reto y la foto.

    ResponderEliminar
  29. me encantan los postres rusticos! y este se ve ademas de lindo delicioso!

    ResponderEliminar
  30. Carmen, ya me parecía raro que te tenía perdida la pista desde hace tiempo... no me llegan las actualizaciones de tu blog en blogger, bueno ni el tuyo ni muchos! voy a ver qué pasa.
    La receta fantástica, me encanta el merengue y las moras, o sea que el resultado tiene que ser una maravilla.
    Beso
    Noelia

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)