5.6.13

Tarta de espárragos y queso de cabra


La llegada de la primavera se presenta de la mano de los primeros espárragos que nos deleitan el paladar durante los meses de abril, mayo y junio. Los puestos de verduras de los mercados lucen hermosos manojos a los que acompañan otras hortalizas de temporada como las alcachofas, los guisantes o las habas, entre otras.

Llevaba con ganas de preparar y publicar esta tarta de espárragos desde hace semanas cuando me encontré con un artículo sobre hortalizas de temporada publicado en El Trotamantel, revista digital gastronómica que sigo y recomiendo a todos aquellos que no la conozcan (pincha aquí para visitarla), las ganas se volvieron necesidad y el ansia me invadió.


A pesar de tener varias recetas en el tintero esperando a ver la luz, esta tarta se ha colado y subido directa a la parrilla de salida. Y es que de la temporada de espárragos queda ya bien poco. En menos que canta un gallo nos plantamos en finales de junio celebrando el comienzo del verano y no quiero que eso ocurra sin compartir esta receta con vosotros y daros a oportunidad de prepararla para los vuestros.


Necesitamos (para 4 personas)
  • Masa quebrada
  • 175 grs de espárragos blancos gruesos
  • 3 huevos "L"
  • 1 yogur natural
  • 1 cebolla pequeña, pelada y picada
  • 30 grs queso de cabra, desmenuzado
  • Aceite de oliva suave
  • Sal y pimienta

Además
  • Una fuente para horno de 18-20 centímetros


Preparación

Si optamos por preparar la masa quebrada, comenzaremos por hacerla al principio del todo ya que necesita un tiempo de reposo y enfriado. La receta de la masa quebrada casera que yo he utilizado para esta tarta es la misma que la publicada aquí pero con la mitad de ingredientes y preparada con harina integral.

Estiramos la masa quebrada finamente sobre una superficie enharinada. Cubrimos con ella la fuente para horno, la introducimos en la nevera y dejamos reposar mientras preparamos el relleno.

Pelamos los espárragos y cortamos las yemas en trozos de 6-8 centímetros. Blanqueamos las yemas en una cacerola con agua hirviendo con sal durante 3 minutos. Retiramos con una espumadera y reservamos.

Hervimos el resto de los tallos en agua con sal durante 4 minutos. Los escurrimos, troceamos y trituramos con una batidora de mano junto con los huevos y el yogur. Salpimentamos.

En una sartén con un par de cucharadas de aceite, pochamos la cebolla a fuego suave durante 8-10 minutos. tapamos la sartén para que se cocine más rápidamente y quede más jugosa.


Mientras la cebolla se pocha, encendemos el horno a 180 ºC (arriba y abajo, horno tradicional).

Una vez lista la cebolla, cubrimos la base de la tarta con ella y vertemos por encima la mezcla de los espárragos y los huevos. Repartimos las yemas de los espárragos y el queso de cabra desmenuzado por toda la superficie.

Horneamos durante 35-40 minutos o hasta que la superficie adquiera un tono dorado.

Servimos caliente o fría. De cualquier manera estará para chuparse los dedos :)

45 comentarios :

  1. ¡Me encanta, sobre todo la idea de cambiar la nata por el yogur!! más ligera y seguro que riquísima. La probaré. Muchas gracias! bss

    ResponderEliminar
  2. Carmen esta tarta tiene un corte de lujo, todos los ingredientes nos gustan, o sea, que anotamos esta receta, y vamos a aprovechar los últimos espárragos...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. con lo que me gustan los pasteles salados, éste no me lo pierdo! tiene una pinta fantastica, bicos

    ResponderEliminar
  4. Mmm pues seguro que está deliciosa esta tarta salada !!!

    Esta tarde voy a Aranjuez a hacer mi compra de verduras, a ver si tienen espárragos blancos, que la última vez que los compré los preparé con una vinagreta y estaban deliciosos !!!

    Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
  5. Hola Carmen, como le dije a Yolanda los espárragos junto con las alcachofas me gustan de cualquier forma y el espárrago en concreto es una hortaliza que aunque aprendí a amarla tarde desde hace tiempo forma parte imprescindible de mi dieta, así que éste pastel seguro que lo preparo. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  6. deliciosa combinación y un corte divino¡¡
    Bss

    ResponderEliminar
  7. mi madre estas últimas semanas me esta atiborrando a esparragos, asi que me guardo la receta porque me viene genial wapa!

    ResponderEliminar
  8. que buena receta! el fin de semana pasado estaba buscando algo asi y termine improvisando con una y otra receta de quiche (en mi pais le llamamos tarta!) que encontre en mis libros. Esta tiene un aspecto buenisimo asi que la pongo en el top 1 de mi lista de recetas pro probar. Muchas gracias por compartir! que tengas un buen dia

    ResponderEliminar
  9. A mi los esparragos no me tiran mucho, la verdad, pero asi en tartita a lo mejor cambiaria de opinion! Te ha quedado fantastica!!

    ResponderEliminar
  10. Te puedo decir que de pequeña no me gustaban nada los espárrago, cuando iba a las bodas, que parece que era la moda poner espárragos junto con los langostinos de primer plato me obligaban a comerlos buuuaaaggg ....
    Pero todo ha cambiado, ADORO los espárragos y cuanto mas gordos mejor jajaja...
    La verdad es que admiten muchas preparaciones, tartas, tortillas, cremas ... y aunque se acabe la temporada lo bueno que tenemos es que el invento de los botes de conserva hace que los disfrutemos todos el año.
    Ya me imagino comiéndome un trocito en frío según llego del trabajo por las tardes uuummm!!
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  11. Hola Carmen:

    Como me gustan las tartas saladas, y con rulo de cabra todavía más.
    Besicos

    ResponderEliminar
  12. Una forma genial de darle salida a los espárragos y encima con queso de cabra que me encanta! Gran receta ;)

    ResponderEliminar
  13. De los tipos de espárragos que hay quizás los blancos son los que menos comemos, bueno los morados tampoco, pero supongo que es porqué aquí no los he visto. Y con los trigueros siempre termino haciendo lo mismo; tortilla de espárragos, así que de Circus nada.
    Y me gustan estas ideas que tienes, creo que no comemos los blancos porqué a mi eso de comerlos en ensalada o solos pues no me convence por lo que lo hacemos poco, pero una tarta salada si que me apetece y si lleva queso de cabra mejor, le dará un sabor extra que me gusta mucho.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  14. Yogur en vez de nata?? Eso tengo que probarlo.
    La verdad que como en todas las verduras con caracter, a los espárragos o los adoras o los odias, y yo, los verdes, me los como hasta sin cocinar, no te digo más.. me parecen un bocado exquisito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Qué combinación más rica!!!
    besos

    ResponderEliminar
  16. Que corte tiene esa tarta!!! me chiflan los espárragos, el queso de cabra no tanto jj pero a lo mejor la combinación resulta interesante.....bss
    Patricia desde http://thyellowkitchen.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  17. Mira que no soy yo muy de espárragos, pero es que esta tarta tiene una pinta deliciosa!

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Carmen, interesantísimo el artículo de Ismael Díaz Yubero. No me extraña que te inspirase a hacer una receta tan, tan deliciosa!!. Estoy estos días muy de preparar cosas de espárragos, sea o no ya la temporada, asi que tu receta es completamente bienvenida. Este fin de semana cae seguro y te la tomo prestada y me la llevo a El Trotamanteles. GRACIAS!!. Besos!!

    ResponderEliminar
  19. Carmen me ha encantado el escape de la receta "la tarta es listísima" jajaja, tiene que ser una delicia, me voy a trotamanteles a ver que nos cuenta, bssss y gracias por la receta

    ResponderEliminar
  20. Que cosa más buena Carmen!!!! Con lo que me gustan estas tartas saladas...buff!!! me la llevo. Un besito gordo

    ResponderEliminar
  21. No te creas que los espárragos es de las verduras que me hacen compañía de toda la vida, que no. Recuerdo a mi madre contarme que cuando era jovencita, salía con las amigas al campo a esparragar. A mi aquello me sonaba fatal y nunca le preguntaba qué era aquello por temor a enterarme de algo que nos incomodara a las dos. Al final todo se acaba sabiendo en esta vida y un día me armé de valor y le pregunté que qué era eso de "esparragar". Uff, se esfumaron mis temores.

    No sé si sería la boba influencia de aquel mal sentir, pero nunca me atrajeron los espárragos hasta que un día los probé en un restaurante, y entonces me di cuenta del motivo por el cual Arguiñano sentía tanta pasión por ellos y los servía como guarnición en sus platos.

    Ahora puedo decir que me gustan mucho, blancos o verdes, cada uno de ellos con su sabor tan particular. Tú nos brindas una forma más de disfrutar de ellos, con una idea que me gusta mucho, especialmente para el verano. Hacer una tarta salada pronto por la mañana para cenar alivia mucho el agobio de la noche de pensar qué preparar, y más con el calor que hace. No será con espárragos blancos frescos con los que haga yo esta tarta, pero de aquí a nada cae, aunque sea con espárragos en conserva.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  22. ¡Tiene que estar buenísima! Me gustan mucho las tartas saladas y ésta tiene un aspecto muy incitante seguro que hago.

    Besos

    Yo he publicado hoy el pastel que hice para el encuentro ¡qué casualidad!

    ResponderEliminar
  23. Pues con los espárragos y el toque del queso de cabra debe quedar una tarta estupenda.
    Besitos

    ResponderEliminar
  24. Genial genial, me pones una ensaladita al lado y ya tengo la cena hecha, lo de yogurt te lo voya copiar lo pongo descremado y menos calorias :))) Bss

    ResponderEliminar
  25. Que corte tiene la tarta Carmen y para una cena como dice Chez es divina y para nada con muchas calorias..Me encanta!!Besos

    ResponderEliminar
  26. Di que si, a aprovechar los productos de temporada. Esta tarta tiene un corte espectacular, poruqe ya tengo la cena medio preparada que sino... Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  27. No me gustan nada los espárragos trigueros pero el queso de cabra es lo más para mi y así "disfrazados" con traje de gala seguro seguro que me gustan y es que se ve esta tarta MARAVILLOSA.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  28. Genial!!genial...me encanta esta tarta!!
    Bss

    ResponderEliminar
  29. Mujer con esta receta me vuelves loca, menudo corté tiene la tarta! La tengo que hacer sí o si, ya te contare que seguro que me encanta!

    Besazo

    ResponderEliminar
  30. Una tarta estupenda, con lo que me gustan a mi los espárragos!! Me la guardo que en tal que tenga un hueco la preparo!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  31. Una quiche muy rica, me encanta el corte es jugoso y delicado.... Uuuumm!!!!!

    ResponderEliminar
  32. Doy fe de que esta combinacion es la bomba !!!! el queso de cabra me encanta y cuando tengo se lo pongo a todo ... por cierto tus tartaletas estaban de vicio !!!! me comí tres ...

    ResponderEliminar
  33. Muy buena combinación y una pinta increíblee!

    ResponderEliminar
  34. Carmen me gusta todo lo que lleva tu tarta y con ese corte, es una gozada. Muchos besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  35. Me gustan las tartas saladas y esta de espárragos se ve de lujo.besinos

    ResponderEliminar
  36. La tarta de espárragos es una de mis favoritas; además, coincido plenamente en cuanto a que con ciertas verduras de temporada bien corta más vale aprovecharlas mientras dura: espárragos, alcauciles -alcachofas- y ni qué hablar de ciertas frutas de estación.
    Cariños, querida.

    ResponderEliminar
  37. Menuda pinta más buena que tiene esta tarta salada!!! Me la anoto, sin duda!!!

    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  38. Como una es muy parda estaba pensando en espárragos verdes, que con el queso de cabra se lleva muy bien. Aunque siendo vos quien sois y quien lo ha preparado con espárragos blancos habrá que preguntarse si blanco o verde, o probar las dos y ver cuál me gusta más... Un besote.

    ResponderEliminar
  39. Suspiro absolutamente, es una ricura Carmen, y ese corte...voy a soñar con tremendo trozo de tu tarta!

    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Te voy a reñir!! no digo que tus bolitas de queso no estuvieran deliciosas! pero por favor!! como no apareciste el sábado con esta delicia! entre tú y yo me encanta el queso de cabra....!! hay uno en Francia... Rocamadur que es lo más!! Si un día tienes oportunidad pruébalo!! ...si no lo encuentras no pasa nada... ya tengo disculpa para ir a verte a Madrid... yo te lo llevo!

    ResponderEliminar
  41. La he leído ya 3 veces...con lo que me gusta el queso de cabra!!!
    Besos.
    Raquel

    ResponderEliminar
  42. Buenísima. Suave y sabrosa con el queso de cabra.
    A mí también me dan un cierto respeto los espárragos blancos. Si no están muy muy en su punto, termina estropeándome el plato. Quizás por eso utilizo más los verdes. Ahora ya no tienes excusa para la próxima reunión. Esta tarta promete.

    ResponderEliminar
  43. Ñam ñam ñam, Carmen!!!
    Los espárragos me encantan y esta receta tuya tiene una pinta de muerte!!
    Deliciosa...
    Besines,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  44. HOla
    que ricas están las tartas saladas, de verdad que se pueden hacer mil combinaciones y sabores distintos, y que bien quedan.Esta con queso de cabra tiene un toque buenísimo.
    besitos guapa

    ResponderEliminar
  45. Hoola!
    hemos llegado a tu blog gracias al mucho predicamento que hacen de ti Juanaguindilla y Catypol, que son mas majas que las pesetas.
    ...Y buscando cosas de espárragos. Nos ha encantado pasarnos por tu cocina, tienes cosas muy muy chulas.

    Por cierto...yogur??... habrá que explorarlo!

    Saludos
    Marisa

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)