20.2.13

Trifle tres leches


Lo se, lo se.  Con esta ya van tres recetas dulces seguidas.

Soy perfectamente consciente de ello y no tengo justificación alguna más que el hecho de no tener ningún plato salado que publicar y si muchas entradas dulces en borradores que se han ido acumulando a lo largo de los últimos meses.

Mi propósito es publicar una receta dulce después de dos saladas pero esta semana me salto mi auto-norma con toda la desvergüenza del mundo.

Para los amantes del salado, prometo compensar los excesos de azúcar de estos días en cuanto pueda.

Mientras tanto, y sin más preámbulo, vamos a pasar a lo que realmente interesa: la historia del postres tres leches que terminó convertido en trifle.


Todo empezó un 27 de noviembre de 2012 cuando un grupo de bloggers nos reunimos en Madrid para comer lo que cada uno de los asistentes preparara.  Teresa, de Las recetas de Tere, apareció con dos platos, uno de ellos el postre tres leches.

Deseosa de probar este dulce del que había oído muchas bondades me serví una porción sin apetito alguno pero con mucha gana y rebosante de gula.  El momento en que la primera cucharadita del tres leches entró en contacto con mis papilas gustativas es algo de lo que me acordaré durante mucho tiempo ya que me llevó directa al paraíso.  No le haría justicia si dijera que me resultó un postre delicioso, me quedaría corta si os contara que me gustó mucho.  Y es que este postre me pareció lo que vulgarmente diríamos "una pasada", de lo más impresionante que he comido jamás.

Teresa compartió su receta con todos nosotros publicándola en su blog poco después de aquella comida ya que, por lo que pude observar, no fui la única que sucumbió a los encantos del "tres leches".

La ocasión de prepararlo se presentó a mediados de enero cuando, a una cena de amigos, me tocó llevar el postre (cosa rara...jajaja).  En mi caso, la presentación tomó forma de trilfe.

Por mi cumpleaños Yolanda me había regalado una fuente para trifle (que veis en las fotos) y, sabiendo que andaba con ganas de estrenarla y que me había impresionado profundamente el "tres leches", me envió este enlace que guardé como oro en paño esperando la ocasión perfecta.

A la hora de elaborar el trifle tres leches seguí las indicaciones de Teresa pero con algún que otro cambio.  Utilicé leche de coco en lugar de nata líquida, amaretto en lugar de ron, le añadí una capa de crema pastelera para asemejarlo al trifle o, al menos, al trifle que prepara mi guiri-familia, etc...y esta es la preciosidad que salió de mi cocina aquel día.

Os puedo decir que le llovieron piropos y que impresionó a todos los que lo probaron. Palabrita :)


Necesitamos

Para el bizcocho
  • 6 huevos (yemas y claras separadas)
  • 6 cucharadas de harina de trigo
  • 6 cucharadas de azúcar blanquilla
  • 2 cucharaditas de levadura tipo Royal
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Para la mezcla de tres leches
  • 1 lata de leche condensada (397 grs)
  • 1 lata de leche evaporada (410 grs)
  • Leche de coco (igual medida de la lata de leche condensada)
  • 3 cucharadas de amaretto

Para la crema pastelera
  • 5 yemas de huevo
  • 400 ml de nata líquida, leche ideal o similar
  • 1/2 limón, su ralladura
  • 1 1/2 cucharada de harina de trigo
  • 125 grs de azúcar blanquilla

Para la cobertura
  • 3 claras de huevo
  • Una pizca de sal
  • 1/4 cucharadita de cremor tártaro
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 6 cucharadas de azúcar glas



Preparación

Comenzamos preparando el bizcocho que servirá de base a nuestro trifle.

Pre-calentamos el horno a 200 ºC (arriba y abajo, horno tradicional).

Con ayuda de una batidora eléctrica, montamos las claras a punto de nieve.  Añadimos poco a poco el azúcar y las yemas, mezclando con movimientos envolventes con cuidado de que no se bajen las claras.  Por último, bajando la velocidad de la batidora, agregamos la levadura, la harina y la vainilla.  Vertemos la mezcla en un molde para horno previamente engrasado y enharinado del mismo diámetro que la base de nuestra fuente para trifle.  Horneamos durante 15-20 minutos o hasta que al pinchar con un cuchillo o palillo este salga seco.  Una vez listo lo sacamos del horno y dejamos que se enfríe sobre una rejilla.  Cuando el bizcocho esté frío lo trasladamos a la fuente para trifle y lo pinchamos con un cuchillo por toda la superficie.

A continuación mezclamos las tres leches y el amaretto.

Vertemos la mezcla sobre el bizcocho esparciéndola bien para que se empape por igual por todos sus lados.  Lo hacemos en dos o tres veces esperando que el bizcocho absorba las leches antes de añadir más.




Preparamos la crema pastelera.  Para ello, en una cacerola lo suficientemente grande, ponemos todos los ingredientes y batimos bien con unas varillas para que no queden grumos. La colocamos a fuego lento y removemos suavemente hasta que espese (unos 10-15 minutos).

Vertemos la crema pastelera sobre el bizcocho, una vez que éste haya absorbido completamente las leches y la extendemos por toda la superficie.

Por último preparamos el merengue.

Con ayuda de unas varillas eléctricas, batimos las claras y la sal durante un minuto, a velocidad media-baja, hasta que empiecen a espumarse.

Añadimos la esencia de vainilla y el cremor tártaro y seguimos batiendo.

A continuación, mientras aumentamos la velocidad de la batidora, vamos añadiendo el azúcar poco a poco hasta que las claras estén montadas y formen picos.

Coronamos nuestro trifle con el merengue y doramos la superficie con un soplete para darle un toque de color.

Dejamos reposar en la nevera unas 3 o 4 horas antes de servir...¡a ver si sois capaces de aguantar!




42 comentarios :

  1. uhmmmmmmmm! me quedo con la receta tiene que estar más que bueno, bicos

    ResponderEliminar
  2. Impresionante, la mezcla de sabores tiene que ser un placer, pero anda pon algo salado que a este paso ya sabes donde se va, jejeje, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  3. pero entonces, donde esta servido el trifle no es una copa sino una fuente???
    A mi con este postre me pasa como a ti con los postres red velvet, no me llama y creo que esperaré a que alguien lo haga, como te ocurrió a ti con Tere o a tus invitados en enero, jejeje

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  4. Ufffffffffff, Carmen como sigas llevando estos postres a las reuniones con amigos, siempre te tocará llevarlo. Solo tengo dos palabras IM-PRESIONANTE, la que llevo Tere no la probe, chica había tantas cosas, que no me dio lugar a probar todas. Me encanta la fuente de Trifle, es espectacular, tienes una amiga con mucho gusto eligiendo regalos, bien por Yolanda. Como siempre te sales con las recetas, presentaciones y fotos. Bss.

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado perfecto!! Las fotos están geniales, me ha gustado. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Dios mío, esto no es un postre, esto es un pecado capital. Gula, creo que la llaman.
    Creo que se podría engordar de solo mirarlo xD

    ResponderEliminar
  7. Maaaaaaaaadre mía, quéeeeeeee visión, se me ha hecho la boca agua, que rico, que jugosito, que apetitoso, me encanta. Y por mi sigue publicando dulce, chiqui que por lo menos lo que veo en tu pantalla no me engorda a mí, jajjajaja

    un besazo, guapa y feliz día

    ResponderEliminar
  8. Con la pinta que tiene sólo puede impresionar y estar delicioso!!!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  9. En mi familia somos muyyyy golosos y tenemos un dicho que voy a aplicar a este pedazo de postre que has preparado......" Perdono el mal que me hace por lo bien que me sienta"
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. En mi familia somos muyyyy golosos y tenemos un dicho que voy a aplicar a este pedazo de postre que has preparado......" Perdono el mal que me hace por lo bien que me sienta"
    Un besote

    ResponderEliminar
  11. Un postre riquísimo! A mi con la leche condensada ya me has conquistado ;)
    un beso

    ResponderEliminar
  12. ¡Madre mia!!! como para no probarlo!! Me lo llevo!! Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Creo que en la quedada probé un poquito y me quedé alucinada. El cambio que le has hecho imagino que no influye para nada en el sabor y te queda precioso. Me muero por u trocito. Besos

    ResponderEliminar
  14. Qué rico te quedó! Y mira que me hace gracia el nombre de este postre...
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Desde luego que se ven maravillosos!!
    Como te querrán!!
    Bs

    ResponderEliminar
  16. puff, qué rico! si son así de buenas tú pon todas las recetas dulces que quieras :)
    besos!

    ResponderEliminar
  17. Carmen ¡me encanta que te hayas animado con esta receta!..tambien me encantó cuando quedamos y pensé en hacerla. Creo que ha llegado el momento! y el regalo de Yolanda es una monada que has sabido aprovechar perfectamente!...y es que te ha quedado genial..por cierto no temas poner mucho dulce seguido que qui tu fiel seguidora es adicta total!! Besitos

    ResponderEliminar
  18. que maravilla re postre! se ve realmente rico y la presentacion preciosa. un beso

    ResponderEliminar
  19. Carmen qué maravilla de versión has hecho, me parece que debe estar de muerte lenta..ummmm, el amaretto, el coco, de verdad una delicia!!!! ahh y la crema pasteleraa!!!La foto habla por sí sola, pues apunto tu triffle ya que me parece impresionantee!!!!

    Un beso grandee!!!!

    ResponderEliminar
  20. no se si yo aguantaría dejar esta maravilla 3 0 4 horas en la nevera¡¡
    una tremenda combinación y así en esta copa queda genial este postre.
    besos

    ResponderEliminar
  21. Es un postre que no conocía, pero visto lo visto y leído lo leído creo que habrá que animarse a hacerlo........desde luego tu copa dice cómeme.
    Besinos

    ResponderEliminar
  22. Carmen ! ¡Me has convencido con esa descripción!,! Ya tengo ganas de hacerlo. A mi me requetechiflan los postres cremosos así que ya te puedes figurar como me han entrado tus palabras. Te prometo probarlo pronto!

    Bea

    ResponderEliminar
  23. Carmen ! ¡Me has convencido con esa descripción!,! Ya tengo ganas de hacerlo. A mi me requetechiflan los postres cremosos así que ya te puedes figurar como me han entrado tus palabras. Te prometo probarlo pronto!

    Bea

    ResponderEliminar
  24. Carmen yo no dudo ni un segundo que el trifle gustó mucho, sabiendo que tus recetas son deliciosas y por mi experiencia siempre salen, pues esta vez no iba a ser menos, verdad?
    Yo reconozco que conocí el trifle a través de un libro de Nigella, y tengo la receta preparada para un día de muchos hacerlo, aunque no sé si arriesgarme y hacer una prueba en petit comité no sea cosa que "patine" y después quede decepcionada.
    Sigue así que tus recetas me encantan y estas sobre todo, jeje
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  25. Buf!!! me apunto a este trifle si o si, todo lo que lleva se ve junto impresionante, una vez vi uno en una revista perecido, pero este ya me ha enamorado. Besotes

    ResponderEliminar
  26. Como que pidiendo disculpas por tanto dulce¡¡¡ Aquí estamos para compartir lo que nos apetezca y desde luego no vamos a ser nosotros quien te llamemos al orden. A mi me pasa lo mismo, cocino mucho salado y luego me cuesta mucho fotografiarlo... con lo que tengo mas dulce que salado, todo hay que decirlo. Eso si, yo tengo que pedirte disculpas porque este mes no se si voy a llegar al reto... Ya te contaré. Quiero hacer el salado y haber si saco un ratito.

    Solo con tus explicaciones me voy a tener que poner manos a la obra con este postre, porque el trifle siempre me ha gustado, pero este seguro que está superior.

    La fuente de Trifle preciosa, le voy a tener que preguntar a Yolanda, porque llevo detás de una de Ikea ni se el tiempo... y nunca la acaban de traer...

    Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  27. Todo un lujo de postre me gusta. Besos.

    ResponderEliminar
  28. No. No creo que pudiera aguantar con esto en la nevera. Qué pinta. Esto es un verdadero rompe dietas. De los postres que a mí me gustan (con poquito bizcocho). Recuerdo el postre de Tere y también me impresionó. Esta versión tuya tiene que estar de muerte.

    ResponderEliminar
  29. ¡Artista! Madre mía, no das tregua. A ver de dónde saco yo el tiempo para hacer este postre. Porque lo tengo que hacer, ya te digo!!!

    ResponderEliminar
  30. Si cada vez que te saltes la norma es con un dulce así yo desde luego no seré quien diga nada.
    Impresionante.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  31. Aaaaaaah, Carmen, yo soy muy golosa, de dulces, y eso es una tentación muyyyyy grande para mí!
    Cuando haya estabilizado el peso lo probaré ;-)
    Besotes, guapa!
    Aurélie

    ResponderEliminar
  32. A mí me va bien cualquier cosa que publiques!!todo me encanta!!jejejeje....nos vemos el 25!!besikos

    ResponderEliminar
  33. Siempre que paso a tu blog me dejas salivando! tiene que estar delicioso

    Besos

    ResponderEliminar
  34. ¿Aguantar tres o cuatro horas frente a la nevera, mientras el postre tres leches duerme tranquilito al fresco? ¡Pero qué dices, alma cándida! Yo estaría haciendo guardia frente a la puerta de la nevera, vigilante de que ningún dedo golosón se atreviera probar esa delicia antes que yo. Para compartir, ya habría tiempo, pero la primera catadora tendría que ser la artífice del invento. ¡Pues sí! (Léase con tono chulesco)

    Tú sigue tentando a nuestra "gula golosa" porque un dulce a nadie amarga, ya es sabido, y el buen sabor de boca, no hay quien te lo quite, que ya se encarga la vida de poner su toque amargo, ácido y agrio. Así que mientras tengamos delicias como esta delante de nuestros ojos, disfrutémosla, y dejemos lo demás de lado.

    Yo estaba deseando ver el provecho de esa fuente en imágenes, porque de palabra ya lo sabía. Y tú más que nadie estaría deseando darle el primer uso. Total, que no falten deseos ni ganas de llevar nada a cabo. Y la mención ... todo un detalle, pero no tenías por qué ... :)

    Que esta sea la primera de muchas recetas dulces, y en formato de trifle, que estén por venir.

    Un beso muy fuerte :)

    ResponderEliminar
  35. HOla guapetona,
    uf llevo un mes que no paro, ni publico ni na de ná jajaja, ahora me estoy poniendo al día con tus ricas recetas y no me extraña que alucinaras con esta, qeu cosa tan rica
    besos

    ResponderEliminar
  36. Carmen yo creo que esta fusión del tres leches es la locura! En casa se los pienso hacer, pero est que ayer tarta, mañana también y el domingo más!! Puros cumples en casa ...pero yo disfrutando...como este trifle...que esta brutal!


    Besos linda.

    ResponderEliminar
  37. Madre mía que rico este trifle y contundente también, eh! Seguro que superó con creces las espectativas de todos al verlo, pues la pinta que tiene es estupenda.

    Besos

    ResponderEliminar
  38. Hace tiempo preparé una tarta con las tres leches, pero nada que ver con lo que has puesto aquí. Ya mismo me la guardo en favoritos, porque yo que no soy chocolatera, disfruto un montón con estos postres.

    Bss

    Elena
    http://lacajitadenieveselena.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  39. Uff, esto tiene que estar buenísimo, Carmen. Me apunto la receta para hacerla en algún momento :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Mi niña tu trae dulces q yo los miro encantada y para contrarrestar te vas a mi blog que al revés que tu me ha dado por lo salado!!
    Este trifle entra por los ojos, se ve delicioso y me encanta el toque de amaretto!! Me lo guardo que caerá!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  41. Por mi puedes seguir con el dulce hasta el infinito! es todo tan apetitoso y atractivo que tengo ganas de mas y mas y mas! no pares con tus dulces querida.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  42. IMPRESIONANTE!!!, gracias por darme el aviso, te juro que esto lo hago, es una versión diferente por la crema pastelera, pero debe estar doblemente bueno.
    Además, que linda la copa donde lo has preparado, como para llevarlo a la mesa y servir desde ahí mismo, es una maravilla!
    Gracias por la receta, me la llevo.
    Besitos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)