11.6.11

Frío de sandía y limón



Esta receta (si la podemos llamar así) nace por dos razones:

1. Conseguir que mi guiri-marido coma fruta.  No le gustan más que las fresas, mandarinas, naranjas y poco más.  Menos mal que le gusta casi todo tipo de verduras y eso lo compensa que si no...

2. Dar fín a la sandía que compré para preparar el post "La sandía y una original manera de presentarla".  Tengo que reconocer que, aunque la sandía me encanta y es una de mis frutas preferidas, me echa para atrás comprar una sandía entera por su tamaño.  Me cuesta darle salida sin que parte de ella se ponga fea de modo que tiendo a comprarla por mitades para evitar que esto ocurra.

En fin, que con los restos de sandía que me quedaron preparé esta gelatina que quedó muy vistosa y se comieron todos (incluído mi guiri-marido) son rechistar.

A mí me pareció un poco sosa de modo que, la próxima vez que la haga, le añadiré un par de cucharadas de azúcar y el zumo de un limón.  Aunque mi gusto no tiene que coincidir necesariamente con el vuestro.


Necesitamos
  • 1/2 sandía
  • 1/2 sobre de preparado en polvo para gelatina de limón
  • 8 hijas de gelatina neutra

Preparación

Vaciamos la sandía con una cuchara o un sacabolas.  Reservamos la cáscara que nos servirá de recipiente a modo de cuenco.

Trituramos la sandía y la pasamos por un colador para conseguir un jugo limpio y sin trozos (yo utilicé una batidora de mano).  Pesamos el jugo y reservamos 600 ml del mismo.


En un cazo al fuego, calentamos 300 ml del jugo de sandía y añadimos la gelatina de limón sin dejar de remover hasta que se disuelva.

Agregar, una a una, las hojas de gelatina neutra, removiendo entre una y otra hasta su completa disolución.  No se tarda mucho ya que, al tener el cazo al fuego, la gelatina se disuelve con rapidez.  Cuando hayamos terminado con este proceso, retiramos el cazo del fuego, añadimos los 300 ml de jugo de sandía restantes y lo vertemos en la cáscara de sandía que utilizaremos como recipiente.

Lo dejamos enfriar.  Una vez que haya alcanzado temperatura ambiente lo metemos en la nevera para que solidifique la gelatina durante 2 o 3 horas.

Ahora sólo queda disfrutarlo :)

8 comentarios :

  1. Creo que se lo vi a catarina de Receitas y sabores do mundo y ya entonces me encantó.
    Has conseguido que me vista inmediatamente y vaya al super a por una sandía!!! a estas horas que aún no ha abierto!!
    ;-)

    ResponderEliminar
  2. Qué buena la sandía y qué forma más original para que la coman los niños (y la gente a la que no le gusta la fruta, como tu marido, jajaja)

    un besazo

    ResponderEliminar
  3. Yo soy como tu guiri-marido y no soy de mucha fruta... Pero desde que tengo el blog me apetece probar cosas nuevas... Me parece que ha quedado preciosa, y buena tiene que estar seguro. Lo de las bolitas me encanta. Un besote.

    ResponderEliminar
  4. A mi me encanta la sandia pero es cierto que hay veces que son enormes, aunque eso también ayuda a ingeniar recetas!!

    ResponderEliminar
  5. Yo no tengo problemas para que en casa coman fruta pero si me gusta presentarla de diferentes maneras y la tuya me parece genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. A mi me encanta la fruta, esta idea de presentarla me parece muy original. La probaré, porque en casa a mis chicos no le gusta demasiado la fruta, pero quizás adornándosela de esta manera... Un besin

    ResponderEliminar
  7. Es una forma diferente de comer fruta, a los peque , les facinaráaaa un abrazo, soy tu nueva seguidora Doris.
    doris-miscosillas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. he de decir que así yo también comería fruta!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)