26.1.16

Cómo hacer el crumble perfecto


Los crumble son elaboraciones dulces de origen anglosajón, compuestas por una capa de fruta fresca cubierta por una mezcla de harina, azúcar y mantequilla, que se cuecen en el horno. El calor del horno reblandece la fruta y endurece la cubierta o crumble, que no es más que una masa de galleta en migas. Son fáciles de preparar, pero ¿sabéis cómo hacer el crumble perfecto?

En el Reino Unido, los crumble están asociados al otoño y al invierno, a días fríos y lluviosos. Es por ello que se suelen consumir en caliente (o templado), aunque también están deliciosos en frío. Son uno de los máximos exponentes de la cocina reconfortante o comfort food, ya sea por si solos o acompañados de una bola de helado de vainilla o regados con un chorrito de crema inglesa.

Cómo hacer el crumble perfecto


Hay muchas maneras de dar un toque personal a la receta básica de crumble y, como dice el refrán, cada maestrillo tiene su librillo. Los resultados serán distintos y, seguramente, igualmente buenos, pero si lo que buscamos es cómo hacer el crumble perfecto, entonces es conveniente tomar nota de los siguientes trucos.

  • Enriquecer la fruta añadiendo especias y licores, como anís estrellado, canela, clavo, vino dulce, brandy o amaretto, así como unas cucharadas de mermelada de albaricoque y un poco de zumo de naranja. El sabor de la fruta se verá potenciado y engrandecido, lo que permite recortar la cantidad de azúcar a utilizar en la cubierta o crumble.

Imagen: Jenn Vargas en Flickr

  • Agregar un poco de harina de maíz a la fruta troceada, cuando esta es de una variedad rica en agua (como pueda ser la pera). De esta manera se evita que la cubierta o crumble se empape del jugo de la fruta y quede blando en lugar de crujiente. 
  • Elegir la combinación adecuada de ingredientes para la cubierta en función de la fruta con la elaboremos el crumble. La manzana es una fruta muy dulce por si sola, por lo que el crumble no necesita llevar demasiado azúcar. Sin embargo, un crumble elaborado con moras, ciruelas o ruibarbo, requiere de una cubierta más dulce que equilibre la acidez de la fruta.
  • Enriquecer la cubierta o crumble incorporando, con moderación, copos de avena, galletas desmenuzadas (las amaretti son perfectas) o frutos secos picados o molidos (como almendra o castaña).
  • Evitar que la cubierta quede blanda pre-cociendo parcialmente la mezcla del crumble en el horno, esparcirla sobre la fruta y hornear el conjunto. Con este truco también se consigue que la fruta quede más entera y se aprecie su textura original. 

Imagen: Pim Techamuanvivit en Flickr

  • Sustituir parte del azúcar de la cubierta o crumble por azúcar demerara o, de no encontrarlo, por azúcar moreno da como resultado un crumble más crujiente y ligeramente caramelizado.
  • A la hora de mezclar los ingredientes del crumble, añadir siempre la mantequilla al final, en dados y bien fría. Usar las puntas de los dedos para incorporarla a los ingredientes secos y trabajar con rapidez para no sobre calentar la mezcla y conseguir esa textura de migas que lo caracteriza.
  • Si el crumble nos ha quedado como una masa de galletas, y no como unas migas, arreglarlo es sencillo. Envolvemos la masa en papel transparente y lo introducimos en la nevera donde la dejamos endurecer durante, al menos, una hora. Después la rallamos con un rallador grueso y listo.
  • Ajustar la cantidad de cubierta o crumble con respecto a la cantidad de fruta para que quede equilibrado. No hay nada más triste en el mundo de los crumble que aquellos que están descompensados y que muestran una cantidad ridícula de crumble sobre una montaña de fruta, o viceversa.

Hasta aquí mis trucos sobre cómo hacer el crumble perfecto. Seguro que vosotros tenéis muchos más, en cuyo caso me encantaría que los compartierais conmigo y el resto de seguidores para que, entre todos, podamos disfrutar de muchos y deliciosos crumble en el futuro.


8 comentarios :

  1. Como le comenté a Montes nunca he hecho uno en casa y es de mis postres favoritos, cuando salgo a un restaurante siempre lo pido, pues nada que tengo que animarme, lo mismo este finde cae, seguiré tus indicaciones a ver que tal.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  2. queda delicioso¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Querida Carmen, me gusta muchísimo el crumble ,pero claro, seguro que los que probé no tienen nada que ver con el tuyo. Con tus explicaciones tiene que salir perfecto!! gracias por tus trucos, por tu receta y por ser tan espléndida contandonos tantos trucos, bsss

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que si es perfecto si, tiene una pinta estupenda. Me anoto la receta.
    Yo acabo de hacer un blog y soy una novata, pero te lo dejo por si le quieres echar un vistazo o darme algún consejo. https://justfoodlovers.wordpress.com

    ResponderEliminar
  5. Ummm qué buena pinta tiene y está de rico!!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. es lo próximo que tengo en pendientes, después de la que probé en en el encuentro el otro día.....me encanto.besicos

    ResponderEliminar
  7. Es mi tarta favorita, acabo de hacer una para el cumpleaños de un familiar y con el azúcar moreno queda muchísimo mejor. Gracias Mamen por trucos que aportan un resultado tan espectacular.

    ResponderEliminar
  8. Deliciosa receta, me quedó estupenda, toda la familia la disfrutó.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)