15.1.15

Croquetas líquidas de marisco para #díadeANETO


Estas son unas coquetas de bocado que han de comerse de una sola vez. No se pueden morder ya que el relleno es tan líquido que se nos desparramaría y terminaríamos poniéndonos perdidos. Explotan en la boca y dan un juego increíble entre los comensales así que...avisad antes de que les hinquen el diente :)

No son las primeras croquetas líquidas que preparo ni las primeras que publico...¿os acordáis de las croquetas líquidas de queso? No se si será el caso pero así es en mi casa. Los míos me las piden a menudo y no les concedo el honor tanto como ellos quisieran porque son un poco trabajosas pero nada que suponga tanto trabajo como para no ceder a sus peticiones.

Con ocasión del #díadeANETO, patrocinador de GastroMAD 2014 y generosa empresa donde las haya (cosa que muchos podéis confirmar, right?), y aprovechando uno de los varios productos de temporada que me hizo llegar a finales de noviembre nacieron estas nuevas croquetas líquidas elaboradas con su crema de marisco.

Un vicio. No digo más.

Necesitamos
  • 50 grs de aceite de oliva suave
  • 125 grs de cebolla, en brunoise
  • 25 grs de harina de trigo
  • 400 ml de crema de marisco ANETO
  • 200 ml de leche
  • 10 grs de gelatina en hojas (cola de pescado)
Preparación

Calentamos el aceite en una cacerola y pochamos la cebolla a fuego muy suave, lentamente. No queremos que se dore así que pondremos el fuego muy bajito y dejaremos que sude durante unos 20 minutos. Si tapamos la cacerola aceleraremos el proceso pero tendremos que estar pendientes de comprobar el punto de vez en cuando.

Agregamos la harina y removemos hasta incorporar. Rehogamos un par de minutos para que se cueza y no nos quede cruda (cosa que luego se nota mucho en el sabor de las croquetas y echaría a perder nuestro trabajo.

Incorporamos la crema de marisco ANETO y la leche, subimos la potencia del fuego y llevamos a ebullición sin parar de remover con unas varillas (así evitaremos que se formen grumos). Llegado este punto, bajamos el fuego y cocemos durante 20 minutos sin parar de remover para que no se agarre la masa a la base de la cacerola.


Mientras tanto, en un cuenco con agua fría hidratamos las hojas de gelatina.

Transcurridos los 20 minutos de cocción de la masa, retiramos la cacerola del fuego y añadimos las hojas de gelatina hidratadas, una a una para evitar que se peguen entre sí. Al contacto con la masa las hojas de diluirán de manera instantánea. Removemos para incorporar y vertemos en un recipiente adecuado. Para evitar que se forme una capa dura en la superficie, cubrimos con papel film transparente a piel, es decir, en contacto con la masa. Dejamos atemperar y guardamos en la nevera para que la masa endurezca.

Cuando estemos listos para comerlas, rebozamos las croquetas. No antes.

Porcionamos la masa en pequeños dados con ayuda de un cuchillo y pasamos cada uno de ellos por harina, huevo y pan rallado. Para asegurarnos que la masa queda bien cubierta de rebozado y no se sale durante la fritura, pasamos las croquetas nuevamente por huevo y pan rallado.

Freímos en aceite muy caliente y en pequeñas cantidades durante el tiempo suficiente para que se dore el rebozado. Unos segundos bastarán.

Dejamos escurrir sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite y servimos calientes.

21 comentarios :

  1. Mmmm me encanta esa idea de textura líquida dentro del rebozado... ostras esto hay que probarlo!!! El vikingo y la compi de piso se volverían locos si las ven!

    ResponderEliminar
  2. Me ha impresionado el interior, pero si quedan líquidas! Lo tengo que probar, a ver si me salen. Un beso!

    www.laurillafondant.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Tiene que ser impresionante darle un bocado a estas croquetas y que se rompan en boca. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  4. Se ven deliciosas!!! Con lo que me gustan las croquetas!!! Bss.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Qué chulada de croquetas!! Se pueden pinchar con un palillo? o la gracia está en cogerlas con la mano para que no se les caiga el líquido? Qué gracia, me encantan.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen, gracias por tu comentario. Las croquetas no deben pincharse antes de meterselas en la boc porque perderían el relleno. Por muy fino que sea el palillo, inevitablemente el líquido se saldrá. Estas son para tomar con los dedos y directas al buche :)

      Eliminar
  6. q curiosa la verdad!!! tendre q hacerlas xq se ven de lo mas ricas. y con eso de q el relleno es liquido me ha entrado la curiosidad!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tú propuesta.
    El juego de texturas en la boca tiene que ser de lo más divertido...

    Saludos,
    Raquel

    ResponderEliminar
  8. me has dejado muerta! qué recetón esta me la superapunto, con hojas de gelatina, que guay yo sigo las instrucciones de no morder, mastcar enteras jajaaj, y unas cuantas. un besucooo

    ResponderEliminar
  9. Qué ricas madre mía! A mi antes no me gustaban las croquetas, pero lo que no sabía era que no me gustaban las croquetas malas congeladas. Estas me rechiflarían!
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. qué maravilla Carmen, en mi casa les gustan muchísimo, son trabajosas pero merece la pena. Las probaré con mariscoscrema de marisco, bsss

    ResponderEliminar
  11. Un vicio! Yo tampoco digo más! Estas croquetas son un escándalo. Punto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Es una receta que me resulta de lo mas curiosa. Me encantaría probarlas, pero no me atrevo a hacerlas jaja. Aunque quien no se arriesga..........ya se sabe.
    Besinos

    ResponderEliminar
  13. Nunca había visto una croqueta líquida así llamada. Si que me las han servido, pero creo que la idea no era que fuesen líquidas jajaj.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Riquísimas, me encantan pequeñitas y líquidas :) Un besito!

    ResponderEliminar
  15. Realmente son trabajosas pero las fotos son tan espectaculares que merece la pena darles una oportunidad

    ResponderEliminar
  16. ¡¡Qué gracia de croquetas!! Menuda idea tan original, tienen que estar buenísimas ^^
    Un besote!

    ResponderEliminar
  17. Acabo de ver esta receta y lo primero de todo darte las gracias !!! tienen una pinta estupenda !!!
    La pregunta es, ¿se pueden congelar? Si es así, ¿En qué punto de la elaboración? Me gustaría ponerlas para estos días de fiestas pero hacerlas el mismo día me resulta imposible .-

    Y otra pregunta, si las haces por la mañana, (fritura incluída), se pueden calentar al horno un poco antes de comerlas a la noche??

    Gracias !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Gracias por tu comentario, me alegra que te haya gustado esta receta. Es divertida y sorprendente.

      Las puedes congelar una vez empanadas. Luego las sacas del congelador media hora antes de freírlas y listo. También podrías freírlas y mantenerlas calientes en el horno, pero no te lo recomiendo porque pierden el crujiente del exterior.

      Suerte con ellas!

      Carmen

      Eliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)