24.11.14

Mousse de café para #retotiaalia


Hay momentos en los que, forzados por ciertas situaciones, nos vemos en tesituras que no podemos evitar. En muchas ocasiones, encarar aquello que nos viene de frente resulta incómodo y no sacamos nada en claro de ello. Sin embargo, hay muchas otras en las que el resultado obtenido nos sorprende para bien y no tenemos más remedio que agradecer el haber sido puestos en esa situación.


Esto último es lo que me ha pasado a mi con el #retotíaalia de noviembre y las propuestas escogidas por Neus: crema de espinacas y mousse de café. Puesto que la crema de espinacas ya la tengo publicada en el blog mi única opción este mes era la de preparar el mousse de café.

No se si resulta extraño o esto también os pasa a vosotros pero yo adoro el café y, sin embargo, poco me tiran los dulces que lo llevan entre sus ingredientes. Algo parecido me ocurre con el chocolate, que, tal cual y en bruto, me lo comería a puñados y terminaría relamiéndome los dedos con gusto pero que no me siento especialmente atraída por los los dulces y postres que lo llevan.

Bueno, pues volviendo al café y a esta mousse. Sin remedio posible y con pocas garantías de que me gustara me lancé a prepararla confiando en que mis catadores supieran apreciarla. Y cual fue mi sorpresa cuando, tras retocar ligeramente la receta original añadiendo queso mascarpone y colas de pescado, probé el resultado y me encontré a mi misma rebañando el recipiente en que había elaborado la mezcla.

Os dejo con la receta responsable de mi "conversión" culinaria del mes y con un enorme GRACIAS a Neus por haberme forzado a descubrirlo.

Necesitamos
  • 2 claras, a temperatura ambiente
  • 20 grs de azúcar
  • 100 grs de queso mascarpone, a temperatura ambiente
  • 15 grs de agua
  • 5 grs de café soluble
  • 2 grs de cola de pescado (1 hoja de gelatina)
Para decorar
  • 200 ml de nata para montar 35% MG, bien fría
  • 20 grs de azúcar glas
  • Ralladura de chocolate

Elaboración

En un recipiente limpio y seco montamos las claras a punto de nieve, agregando el azúcar cuando empiecen a tomar consistencia y reservamos.

Batimos el queso mascarpone y reservamos.

Remojamos la cola de pescado en agua fría durante 10 minutos.

Calentamos el agua en el microondas unos segundos y disolvemos el café. Agregamos la cola de pescado escurrida y removemos hasta que se funda.

Agregamos una cucharada de mascarpone batido a la mezcla del café y removemos hasta incorporar. Repetimos la operación un par de veces más para conseguir que la gelatina (cola de pescado) se atempere poco a poco evitando el choque térmico que provocaría que una instantánea gelatinización en grumos.

Ahora hacemos la operación a la inversa, es decir, incorporamos la mezcla del café al recipiente en que tenemos el resto del queso mascarpone. Cuando tengamos una mezcla homogénea, se la agregamos a las claras batidas a punto de nieve, suavemente y mezclando con movimientos de abajo hacia arriba para que no se pierda el aire que hemos incorporado a las claras con el batido.

Vertemos la mousse en dos cuencos, tazas o similar, y lo dejamos reposar en la nevera durante, al menos, dos horas.


A la hora de servir la mousse, preparamos una chantilly con la nata y el azúcar. Para ello batimos la nata en un recipiente limpio, seco y, a ser posible, bien frío (lo podemos meter unos minutos en el congelador). Esto último ayudará a que la nata monte con facilidad.

Cuando comience a adquirir consistencia agregamos el azúcar glas y seguimos batiendo hasta montar con cuidado de no pasarnos o se nos cortará y terminaremos con mantequilla, por un lado, y suero, por otro.

Escudillamos la chantilly en una manga pastelera (es decir, rellenamos la manga) con una boquilla rizada y decoramos nuestras mousse al gusto.

Espolvoreamos con ralladura de chocolate y...a la mesa :)

23 comentarios :

  1. Tiene una pinta estupenda. Mi problema es que no puedo tomar café porque me pongo como una moto., pero esa decoración superior no me lo pensaba dos veces. Besitos

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien hice la mousse y nos en casa nos encantó.besinos

    ResponderEliminar
  3. Y aquí llego al origen de este magnifico reto, que tantooooo me costo empezar a participar jajaja, pero nunca es tarde verdad?.

    Carmen si la pantalla tuviera un pequeña ventanita por la que pudiera entrar, no dudes que tu taza ya no estaría allí jajajaja. estaría ya en mi poder.

    Gracias por todos

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esa presentación en tazas, me parece elegantísima.
    Me la apunto. Gracias por compartir con nosotros este recetario.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que viajero se ha vuelto este reto ehh, y que bien lo están tratando las anfitrionas. Este postre me ha parecido delicioso y el broche de oro para acabar una buena comida. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  6. Bueno, pues a parte de disfrutar mucho con el estilismo de tus fotos de hoy, te diré que me he sentido muy identificada con lo que cuentas del café. Me gusta mucho, y además, como no soy demasiado amiga de la leche, me gusta el café solo. Pero lo de los postres con café.... eso no. No me gusta el tiramisú por eso. Pero viendo esta conversión tuya ya me haces dudar de mis propios gustos...
    Besitos
    Tengo un plan B

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa, menos mal que en esta ocasión he podido participar en el reto. Me dio mucha rabia no poder hacerlo en las dos anteriores ocasiones, teniendo en cuenta que a las personas que lo organizaban le tengo mucho cariño. Pero en esta ocasión he podido sacar un hueco para prepararlo, ya sabes que me gusta mucho participar en tu reto y que lo hago con gusto.
    Ya sabes que suelo ser fiel a la receta de Tía Alia y en esta ocasión tan solo la modifiqué añadiendo hojas de gelatina, pero veo que tu le has dado un giro más con el Mascarpone. Le va que ni pintado y seguro que estaba más que rico!!! Tomo nota para la próxima, porque me encantan los postres con café.

    Un besito grande querida Carmen,

    ResponderEliminar
  8. Te ha quedado estupendo, como siempre.

    Me resulta curioso lo que te pasa con el café, porque a mi marido le pasa al contrario, no le gusta nada más que su olor, y con el toquecillo de chocolate que le di, sucumbió.

    Gracias por compartir el recetario.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Querida Carmen, me han encantado las recetas que ha elegido Neus, tu interpretación del mousse de café me encanta, gran idea el añadirle el mascarpone, como siempre estupendo, bsss

    ResponderEliminar
  10. ¿Dudabas que podría no gustarte? Yo cuando me lo comentó Elena la dije que se tirara a por esta, a mi me conquistó en cuanto la vi, de hecho si me hubiera tocado a mi la hubiera hecho sin duda (y de hecho la haré igualmente) valga la redundancia jajajaja... me gusta todo de esta receta y tu idea del mascarpone estupenda.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  11. No me extraña que te hayas convertido... pintaza que tiene esa taza!!! A mí el chocolate me va bien en cualquier formato... el café no tanto (y eso que soy muy, pero que muy, cafetera), pero estoy segura de que esta mousse debe estar deliciosa!
    besos

    ResponderEliminar
  12. Por fin he encontrado a alguien que le pasa lo mismo que a mi con el café pero me parece que mi problema reside en que me lo tomo sin azúcar. Viendo la poca cantidad que le has puesto no me puedo resistir si a ti te ha conquistado. Una presentación exquisita. Beso.

    ResponderEliminar
  13. Celestial esta mousse¡¡ y con estas tazas es un final de comida magnifico
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Ole, ole y ole....pero qué cucada, además del aspecto de la mousse....la taza me parece de lo más apropiado para presentar este postre.
    Seguro que disfrutásteis con ella...y ahora que lo dices... yo he participado con el reto salado y no recuerdo si tengo publicada alguna crema de espinacas, aunque como la de hoy no, fijo.
    Besotes
    Mar

    ResponderEliminar
  15. Me encanta tu versión de la mousse, el mascarpone tiene que aportar un sabor estupendo y la presentación como siempre ¡fantástica!

    ResponderEliminar
  16. Eso mismo me pasa a mí con el limón, bueno, me pasaba. Hasta que descubrí que lo que no soporto del limón que al natural me chifla, es que esté muy dulce. Si lo uso para cualquier postre, simplemente pongo poco azúcar y me divierto viendo como los demás achinan los ojos y arrugan la cara :D mientras que para mí, está perfecto.

    ResponderEliminar
  17. Esta es mi primera participacion en el reto y espero que no sea la última!!! :)
    Pues me pongo a pensar y creo que no hay ningun ingrediente que me guste solo y luego integrando otros no. Si es que pocas cosas no me gustan a mi, jejeje. (y si mi madre leyera esto me recordaría mi infancia donde no me gustaba absolutamente nada, jeje).
    Me ha encantado tu mousse, que te voy a decir yo adicta al café en todas sus versiones habidas y por haber! Y la presentacion extraordinaria!!!! :)
    besotes preciosa!

    ResponderEliminar
  18. Un maravilloso reto y una deliciosas recetas, me ha encantado tu mousse y la tacita es una maravilla, que bonita, enhorabuena, sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar
  19. Que rica esta mousse yo también opte por la receta dulce! Me encanta la presentación en la tacita.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Que distintas somos las personas. Yo no tomo nunca café solo. En cambio un cortadito de tanto en tanto o un postre con sabor a café, me pierde!!! Lo intenté, pero la mousse de café se me bajó, en cambio tu usaste el recurso de las hojas de pescado y el mascarpone y acertaste!!!. Me encanta la presentación!!! Te felicito!!!!. Nos encontramos en el próximo reto.!!! Besos,

    ResponderEliminar
  21. Una receta muy rica y las fotos ideales.
    Besos crisylaura.

    ResponderEliminar
  22. Me encanta el café y los postres con café así que me apunto ma receta que tiene que estar buenisimo.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  23. ¡Cuántas veces la vida nos pone en aprietos que de primeras nos vemos con dificultades de encarar! Si falta empeño e interés, malo, porque seguro que ya contamos con la falta de ganas viendo venir el fracaso. Pero tal y como tú has dicho, si al final el resultado es bueno, la satisfacción es siempre mayor y digna de orgullo para quien consigue la victoria, y creo, que de rebote, para quien tiene a su alrededor.

    Los retos son lo que son, y si una es de espíritu luchador y de superación como es tu caso, yo creo que es un aliciente para poner sacarlo adelante cueste lo que cueste, ¿verdad?

    Ya sabes que mi gusto por el chocolate no va por la misma dirección que el tuyo, pero sin embargo con el café hemos topado. Soy de a las que le gusta amargo y muy poco azucarado. Así que en otro tipo de combinaciones no me atrae. Y por eso precisamente no me decidí por hacer la mousse para el reto. Pero claro, yo contaba con que la crema de espinacas no estaba en mi repertorio.

    Me gusta cómo te ha quedado la presentación. Se aprecia una mousse muy suave y esponjosa, así que la cuchara tenía que estar donde está para dar muestras de ello y aumentar la tentación golosona, ja ja ja. Y la taza ... ¿de la tía Alía? Porque sin duda alguna es una taza de las de antaño.

    Vamos a ver cómo nos sorprende Virginia, la próxima invitada. ¡Uffff!

    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)