3.11.14

Hamburguesa Tía Alia para #LékuéBurger


Hoy traigo una elaboración clásica, bueno al menos así la considero yo. Es la mezcla que utilizo desde hace años y gusta tanto que no la cambio por nada (esto suena a anuncio de detergente, verdad?). No suelo variar ni una coma de la receta a no ser que, al ponerme manos a la obra, me encuentre con que no tengo tal o cual ingrediente, en cuyo caso es cuestión de necesidad más que de curiosidad o ganas de probar cosas nuevas.

Con esta hamburguesa Tía Alia quiero aportar mi granito de arena al reto de la hamburguesa que nos ha lanzado Lékué y para el que me hizo llegar hace unos días su Kit Burger.

Con este kit, Lékué nos pone muy fácil la tarea de elaborar hamburguesas caseras que son infinitamente mejores que cualquiera que podamos encontrar en las carnicerías o supermercados.

Lo que más me ha gustado de este kit es que incluye moldes, en dos tamaños, para preparar también los panecillos con los que complementar nuestras hamburguesas lo que nos permite personalizarlas según nuestros gustos. Más fácil, imposible :)

Mi receta, tanto para las hamburguesas como para los panecillos, es muy básica y no lleva ingredientes raros ni exóticos, por lo que es muy posible que las podáis preparar hoy mismo si se os antoja. Si los gustos de los vuestros son ligeramente parecidos a los de mi familia, es decir, poco extravagantes, entonces tendréis el éxito asegurado y os lanzarán los piropos por docenas al tiempo que os piden que no tardéis mucho en prepararlas de nuevo.

Ingredientes y elaboración de 4 hamburguesas Tía Alía
  • 400 grs de ternera picada (pasada dos veces por picadora)
  • 60 grs de pan de molde (2 rebanadas)
  • 1 o 2 cucharadas de leche
  • 1 huevo "M"
  • 30 grs de salsa de tomate ketchup (1 cucharada)
  • 30 grs de mostaza de Dijon antigua (1 cucharada)
  • 1 cucharadita de hierbas provenzales
  • Sal y pimienta negra
Comenzamos desmigando el pan de molde y humedeciéndolo con la leche. Lo trabajamos con un tenedor hasta obtener una papilla. Agregamos el huevo batido, la salsa de tomate, la mostaza, las hierbas provenzales y salpimentamos. Removemos bien y añadimos la carne picada. Mezclamos hasta obtener una masa homogénea.

Dividimos en cuatro partes de igual peso y formamos las hamburguesas con ayuda del aro grande.

Colocamos las hamburguesas sobre papel de horno y las reservamos hasta el momento de pasarlas por la plancha (habrán de estar a temperatura ambiente).

Ingredientes y elaboración de 4 panecillos integrales de soda

  • 250 grs de harina de trigo integral
  • 100 grs de harina de fuerza
  • 10 grs de salvado de trigo
  • 15 grs de impulsor (lo conocemos popularmente por levadura química Royal)
  • 250 grs de agua
  • 35 grs de miel
  • 7 grs de sal

Espolvoreamos los moldes del kit burger para panecillos grandes con un poco de harina. Reservamos.

Mezclamos bien todos los ingredientes en el bol del kit panera de Lékué (o similar en caso de no disponer de este). Obtendremos una masa pegajosa y blanda.


Dividimos la masa en cuatro partes de igual peso. Con las manos enharinadas boleamos cada porción y las colocamos sobre los moldes para panecillos. Espolvoreamos la superficie con harina (sed generosos) y aplastamos ligeramente para que se expanda por toda la superficie.

Con unas tijeras afiladas practicamos dos cortes, formando una cruz,

Horneamos a 220 ºC durante 15-18 minutos o hasta que estén cocidos.


Retiramos del horno y dejamos reposar/enfriar.

Mientras tanto podemos ir dando un toque de plancha a las hamburguesas. El tiempo dependerá de nuestro gusto aunque, como regla general, debemos dejar que se haga (sobre plancha caliente) durante 4 minutos por cada lado si queremos que el centro de la misma esté al punto pero jugosa. En caso de ser de los míos y preferir la hamburguesa poco hecha, con 2-3 minutos por cada lado será suficiente.

Montamos las hamburguesas con los acompañamientos que más nos gusten.


En mi caso o, mejor dicho, en el de la foto, el acompañamiento lo compusieron hojas de espinaca, queso de cabra, pimiento rojo caramelizado, cebolla frita crujiente y unos tomatitos cherry como guarnición.


Y ya tenemos una hamburguesa Tía Alia (más bien cuatro) lista para hincarle el diente :)

8 comentarios :

  1. Vaya pinta que tiene la hamburguesa!!!
    Genial el molde

    ResponderEliminar
  2. Nada que ver con las otras, como algo casero desde el principio a fin, no hay nada. Estupendas mini hamburguesas nos has preparado. Y los moldes, una chulada.
    Me encanta venir a verte. :)
    Un besico!

    ResponderEliminar
  3. Ole tu y la pedazo hamburguesa que dice cómeme!!!! es que como las caseras no hay ninguna. Bss

    ResponderEliminar
  4. Jo qué rica! Y todo con cosas que todos tenemos en casa, como bien dices. Has probado a congelarlas alguna vez? Porque las voy aprobar, y como sé que me van a gustar, igual me planteo hacer muchas y congelar para tener. Con los filetes rusos y las empanadillas lo hago mucho.
    Una pregunta: cuánta leche pones para remojar el pan?
    Besitos a montones.
    tengo un plan B

    ResponderEliminar
  5. Una hamburguesa muy rica, queda muy jugosa y con el queso tiene que estar de muerte.
    Besos cris y Laura.

    ResponderEliminar
  6. Yo me traje de Dinamarca este verano un kit parecido, sin los moldes para panecillos, y le damos un uso tremendo porque aquí el vikingo es carnívoro total y un enamorado de las hamburguesas pero ¡caseras!. Me encanta ver en blogs recetas "de todos los días" con fotos tan bonitas como las tuyas. Un beso!

    ResponderEliminar
  7. En esta casa los gustos en hamburguesas son también de lo más tradicional. Con decirte que tatantos años que el hamburguesero real de mi reino lleva haciendo tatantas hamburguesas y todas cortadas por el mismo patrón. Y es que nos gustan tanto, ¿que para qué cambiarlas? Ya sabes que también somos de los que tiramos de las hamburguesas caseras y a este Kit Burger le vamos a dar juego de verdad.

    De la tuya, la idea de incorporar el ketchup y la mostaza a la misma carne me gusta mucho. Lo normal, ya sabes, es que las salsas vayan sobre la carne, y el contacto directo con el pan hace que este lo absorba y que se acabe desmoronando. Aunque con el pan que has ideado tú, que se percibe de corteza crujiente, me da la impresión de que eso de desmoronarse pasaría a la historia. Por cierto, un pan super fácil de hacer y que requiere poco empeño en la cocina.

    Los de Lékué han tenido una gran idea con estos cacharrines; eso me parece a mi. A ver qué pasa cuando me ponga yo con el tema.

    ResponderEliminar
  8. El pan de soda es mi asignatura pendiente. No debe haber un pan más sencillo y aún no lo he hecho en casa. No tengo arreglo, al final me acostumbro a hacer siempre el mismo y me da pereza ponerme con aquellas recetas que tenía pendientes...

    Pero tendré que ponerle remedio, esto no puede ser!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)