27.11.14

Corazones de hojaldre y crema de queso de cabra para #díadeLAROUSSE


Generosidad. Esa es la virtud que sirve para que Margot nos deleite con sus Corazones de hojaldre y nata en el libro "La mesa del pecado" de Editorial Larousse.

Generosidad es también la palabra con la que yo describiría el trato y el apoyo recibido por parte de Editorial Larousse en la organización de GastroMAD 2014 que, no sólo aportó una cantidad enorme de libros que fueron sorteados entre los bloggers asistentes al evento, sino que se ajustó a todos y cada uno de los deseos formulados por una servidora a la hora de hacérnoslos llegar, etc.


Y hoy, #díadeLAROUSSE para quien va dedicada esta entrada, no he encontrado mejor manera de homenajearlos que mediante la recreación de unos dulces corazones que son símbolo de esta generosidad por partida doble que han demostrado tener.


Necesitamos

  • 1 lámina de hojaldre
  • 200 ml de nata líquida 35% M.G.
  • 100 grs de queso de cabra
  • 30 grs de azúcar glas

Además

  • Papel sulfurizado
  • Manga pastelera
  • Azúcar glas extra para decorar

Preparación

Extendemos la lámina de hojaldre y cortamos corazones, o cualquier otra forma, con un cortapastas de esta forma. Colocamos los corazones sobre una bandeja de horno cubierta de papel sulfurizado.

Cocemos en horno pre-calentado a 180 ºC, a media altura, durante unos 10-12 minutos o hasta que comiencen a dorarse.

Retiramos del horno, enfriamos y cortamos por la mitad.

Para preparar el relleno, por un lado montamos la nata (que habrá de estar bien fría) con cuidado de no pasarnos para no cortarla y, por otro, batimos el queso y el azúcar glas. Incorporamos a la nata montada y removemos suavemente hasta homogeneizar.


Introducimos la mezcla en una manga pastelera con una boquilla lisa, cubrimos con ella las bases de los corazones de hojaldre y tapamos con la otra mitad.

Espolvoreamos con azúcar glas para decorar y servimos inmediatamente.

11 comentarios :

  1. Tengo hojaldre en la nevera y no me decido qué hacer con él y estos corazones deben de estar riquísimos, me copio la receta, con tu permiso, por si les doy corazones a mi familia. Besos y gracias por compartirla!!

    ResponderEliminar
  2. Que exquisitez, el hojaldre con queso para mi es lo más, me gustan las dos cosas y mucho.

    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Un bocado delicioso sin duda alguna. Yo estoy deseando preparar un montón de recetas del libro La mesa del pecado de Larousse, y esta es una de ellas. Espero tener algo más de tiempo estas vacaciones de Navidad.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  4. Precioso, además que seguro muy rico!! Ya lo había visto de Margot, pero el tuyo también me parece delicioso!! Bss.

    ResponderEliminar
  5. Como te dije, tras la plancha, aquí estoy!!! ;)
    Es una bonita manera de homenajear y agradecer haciendo estos preciosos corazones :) además son tan facilitos de hacer que es imposible resistirse a ellos!!!
    Hacia siglos que no pasaba por tu blog, pero no dudes que siempre te tengo presente mi chikitina ;)
    Miles de cariños desde las islas <3

    ResponderEliminar
  6. Un bocado que ha de resultar muy delicado y delicioso. Te han quedado de cine!
    besos

    ResponderEliminar
  7. Tengo el libro ahí, esperando que tenga un poco de tiempo para hojearlo... pero todo llegará...
    Y haré sus recetas, claro que sí!

    Esta tuya es muy sencilla, podría ser un comienzo estupendo.

    ResponderEliminar
  8. Va a ser una de los libros que me voy a pedir para Reyes, mientras disfrutaré de vuestras recetas.
    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Una receta tan sencilla como especial. Me encanta el queso de cabra. Te la copio casi seguro. Un beso y enhorabuena por ese encuentro bloguero!!

    ResponderEliminar
  10. Así, sin adornos, ni abalorios, es como mejor se puede entender el mensaje que va dentro de esta elaboración. Un mensaje tan directo, desde el corazón y con un corazón para agradecer la generosidad de una empresa con la envergadura de Larousse hacia un encuentro como el que organizamos. Muchos factores son los que han de funcionar para que algo salga bien, pero cuando las cosas se ponen de la parte de uno, las ilusiones son mayores y el empeño en que salgan bien, mayor.

    Buen tacto el tuyo. Buen mensaje.

    El relleno, me encanta. Ese toque picantillo propio del queso de cabra, contrastando con el dulce, me mola. Y mucho.

    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  11. Me parecen riquísimos y además ideales para estas fiestas.
    Besos crisylaura.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)