15.9.14

Helado de moras, coco y lima [sin heladera]


Tiempo de moras, todavía entre nosotros, así como de helados. El calor sofocante de los meses de verano ya no nos acompaña (gracias a Dios) pero sigue apeteciendo rematar el final de una comida con un refrescante helado.

La verdad es que en la república independiente de mi casa, los helados se consumen durante todo el año. Ese estereotipo de que son sólo para el verano nos los saltamos a la torera por estos lugares y me da que no somos los únicos...¿me equivoco?

Si sois como nosotros y os apetece seguir preparando helados en esta época del año, os invito a que lo hagáis con este de moras, lima y coco. Es refrescante, cremoso, suave y diferente.

Perfecto para dar uno a esas moras que tenéis en el congelador y con las que no sabéis qué hacer. Aunque, si queréis más ideas, echad un vistazo a esta entrada en la que encontraréis tres propuestas más.

No será porque no os lo ponga fácil, ehhhh :)

Necesitamos
  • 2 limas
  • 140 grs de azúcar blanquilla 
  • 125 grs de moras silvestres
  • 200 ml de leche de coco 
  • 250 ml de nata para montar

Preparación

Rallamos una de las limas y reservamos su ralladura.

Exprimimos las dos limas y colocamos su zumo en una cacerola pequeña junto con el azúcar. Calentamos a fuego suave hasta disolver el azúcar.

Agregamos las moras y damos un suave hervor durante no más de 2 minutos. Trituramos con una batidora eléctrica de mano, pasamos por un colador para separar las pepitas, que desechamos, y nos quedamos sólo con la pulpa.

Agregamos la leche de coco y la ralladura de lima a la mezcla anterior y dejamos enfriar completamente (mejor si la guardamos en la nevera una vez fría).

Montamos la nata (que habrá de estar bien fría) y le agregamos, poco a poco y removiendo con suavidad, la crema de moras fría.


Introducimos el recipiente en el congelador durante unas dos horas o hasta que la mezcla comience a congelarse por los bordes. Retiramos del congelador y removemos con unas varillas. Introducimos de nuevo en el congelador. Repetimos la operación tres o cuatro veces más, cada hora, para asegurarnos de romper los cristales que se forman con la congelación y conseguir así un helado cremoso y suave.

Retiramos del congelador 20 minutos antes de servir y dejamos a temperatura ambiente para que se reblandezca ligeramente y lo podamos servir sin problema.

Fuente de inspiración: Blueberry, coconut and lime icecream by Mary Cardogan, BBC Good Food.

11 comentarios :

  1. Me encanta el helado y además, como en tu casa, en la mía también se comen helados todo el año ;)
    besos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carmen. A mi las moras no me gustan, pero a mi chico si. Precisamente publiqué el helado que le hice la semana pasada, pero con galletas. Me anote este tuyo para que lo pruebe. Besiños.

    ResponderEliminar
  3. Ya he visto varias recetas con moras y me estoy empezándo a animar a hacer alguna... esta tuya se vé deliciosa. Y ese helado tan conseguido sin heladera!! lo haces tan fácil que no me puedo resistir a este helado de moras!!.

    Besos!

    Kuki

    ResponderEliminar
  4. Siiiii me encanta y con coco mas toda vías ya que es uno de kits preferidos aunque hay mucha gente que no le gusta
    Bss

    ResponderEliminar
  5. He hecho helado de moras este año y me encantó. Como lo hice diferente al tuyo me quedo con él para variar en sabores. Se ve delicioso!! Besos

    ResponderEliminar
  6. Que color mas llamativo que has conseguido, tremendo helado¡¡
    Bss

    ResponderEliminar
  7. Estupenda pinta, Carmen.
    A ver si me animo y voy a por moras.
    El pasado sábado estuve en el campo pero, como siempre, estaba tan atontada con la cámara que se me olvido cogerlas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. ¡He descubierto moras a un par de cuadras de mi casa! Este año habremos de probar estos helados, sin dudas.

    ResponderEliminar
  9. Te puedes creer que aun no he usado la heladera que me regaló Kuki en el curso de empanadas!!! espero que no lea este comment, porque no tengo perdón de Dios. Así que veo tu título, miro tu helado y pensando pienso en la posibilidad de hacerlo pero..... con heladera.... de una vez!!!

    ResponderEliminar

  10. Hola! te invito a que añadas tu blog al top blogs de cazarecetas.com donde se encuentran los blogs de recetas más populares del momento. Estaremos encantados de compartir nuestro tráfico a tu blog!

    http://www.cazarecetas.com/top-blogs/

    Besos

    ResponderEliminar
  11. No, no. Si los únicos en comer helados aún sin hacer calor no sois, seguro. Y no creas que no me extraña lo que dices, porque sabiendo que eres friolera como yo, lo que menos me apetece tomar cuando tengo frío es helado. Donde esté una taza de café o de té calentito, ummm.

    Pero dejémonos de cafés y tés calentitos y vamos a lo que vamos, que el invierno es largo y hay tiempo para saturarse de tazas y tazas. Sírveme una bola de helado de moras, coco y lima, que es lo que sigue apeteciendo por ahora. ¡Jopé! Que eso tiene que estar que te mueres de rico, tú.

    ¿Y no te parece bastante tentador el helado para que nos tengas que recordar las delicias de moras que tienes en tu blog? Ya te vale, las hay malas, malas. :P

    Besos :)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)