1.5.14

Timbal de cuscús negro con corvina y alioli

 

Recientemente he descubierto la corvina, un sabroso pescado magro que me recuerda ligeramente a la merluza. Este pescado jamás entró en casa de mis padres. Mi madre, encargada de la intendencia, no lo compraba por lo que, consecuentemente, tampoco lo he comprado yo una vez independizada. Es curioso cómo adquirimos hábitos culinarios desde edades tempranas en los que, a menos que seamos curiosos u otras circunstancias nos lleven a cambiar, nos acomodamos y resulta extraño cambiar.

En mi caso han sido las circunstancias las que me han hecho cambiar este hábito ya que en la Escuela de Hostelería me ha tocado limpiar, des-escamar, des-espinar, filetear, etc corvinas en más de una ocasión. Y eso, entre otras cosas, que les tengo que agradecer por descubrirme un pescado delicioso que ha quedado incorporado a mi cocina desde el primer bocado.

Además de la corvina, de la Escuela también he adoptado en mis hábitos culinarios elaboraciones como este cuscús negro. Sencillo hasta decir basta pero diferente y sorprendente. De esas elaboraciones que yo califico como "esfuerzo mínimo, lucimiento máximo" y que os animo a probar.


Necesitamos
  • 300 grs de cuscús
  • 300 grs de fumet de pescado
  • 15 grs de tinta de calamar
  • 25 grs de mantequilla, cortada en dados
  • 1 diente de ajo
  • 250 grs de cebolla, pelada y cortada en brunoise
  • 150 grs de zanahoria, pelada y cortada en brunoise
  • 2 lomos de corvina, con piel (unos 600 grs en total)
  • Aceite de oliva suave

Preparación

Retiramos las espinas de los lomos de corvina y cortamos cada uno de ellos en 4 trozos. Sazonamos y aceitamos bien. Reservamos.

Calentamos unos 50 gramos de aceite en una sartén y pochamos el ajo con la cebolla. A los 15 minutos añadimos la zanahoria, sazonamos y pochamos durante otros 15 minutos. Reservamos.

En una cacerola a parte, calentamos el fumet de pescado, añadimos la tinta de calamar y llevamos a ebullición. Sazonamos si fuera necesario.

Añadimos el cuscús, tapamos, retiramos del fuego y dejamos reposar 5 minutos. Añadimos la mantequilla y removemos con un tenedor hasta que se funda y los granos de cuscús estén sueltos.

Incorporamos las verduras previamente rehogadas.


Calentamos una sartén (sin aceite) y cocemos los trozos de corvina a la plancha, primero por la parte de la piel. Cuando veamos que la mitad inferior de los trozos de corvina han cambiado de color y están opacos, volteamos y cocemos por el otro lado con cuidado de no pasarnos de tiempo.


A la hora de servir, colocamos dos trozos de corvina sobre el cuscús y lo acompañamos de alioli.

14 comentarios :

  1. Yo tampoco he comido nunca corvina. Será cuestión de ver si puedo encontrarla en Holanda.
    Es verdad que los hábitos alimentarios se cogen desde pequeños. Y normalmente lo que no comiste de pequeño, porque no entraba en casa, luego tú tampoco sueles comprarlo.
    El plato se ve muy muy rico
    besos

    ResponderEliminar
  2. Entonces yo he tenido más suerte porque mi padre era el encargado de la compra y me gustara o no, lo teníamos que comer todo. Tu corvina tiene una pinta excelente y el cuscús negro increíble, vaya con lo que se aprende en las escuelas de hostelería !!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco he probado la corvina pero es verdad que dicen que está muy bueno. Qué chulo te ha quedado el plato, se ve delicioso. Y el cuscús negro me parece increíble.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Si que se parece a la merluza pero tiene más sabor que la merluza. El cous cous negro es delicioso y con pescado le va de maravilla. Me encanta como lo has presentado! Bss

    ResponderEliminar
  5. Veo que esta sería una receta perfecta para mi marido, con lo que le gusta a él los arroces negros, y el pescado. Me parece una idea súper original la de adaptar el cuscús. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  6. mmmmm me encanta la corvina. Es uno de mis pescados predilectos, con diferencia.
    Y sí, en mi casa nunca se compró calabaza, porque a mi madre no le entusiasma, y yo tardé más de 25 años en descubrir... que soy alérgica!

    ResponderEliminar
  7. Nunca he probado la corvina y eso que me encanta todo tipo de pescado. Se ve que el pescado te ha quedado nada seco, me gusta el color que tiene el cuscus, me gustaría hacerlo con la tinta de calamar.

    Besitos. ¡Aqui y Ahora!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Carmen!, es verdad que heredamos las manias en la cocina de nuestras madres, si ellas no compraban un producto nosotras tampoco, faltaría más!. En mi caso descubrí la corvina hace poco pero es que en mi mercado no hay, fué en un mercado del pueblo cercano donde la vi y la compré. A mi marido no le hace mucha gracia pero a mi si que me agrada, con lo cual me la como yo solita.
    El cuscus con tinta si que lo preparo desde hace tiempo, sale rico, es rápido y como dices luce muy bien. De hecho si tengo la receta publicada.
    En fin , guapa un placer venir a verte.
    Un beso gordo

    ResponderEliminar
  9. Es verdad Carmen que la mayoria heredamos la cocina de nuestras madres y a medida que vamos probando nuevos productos vamos descubriendo nuevos sabores y a veces nos preguntamos¿como he podido estar tanto tiempo sin probarlo?.
    Estupenda combinacion y presentacion la que nos traes hoy.Por suerte la corvina la he probado y me gusta,pero no la he cocinado todavia en el blog.
    Bss

    ResponderEliminar
  10. Carmen! Qué razón tienes, que una va repitiendo los esquemas maternos hasta que algo o alguien nos muestra otros caminos. La corvina es un gran pescado, que también yo conocí de grande, pues donde vivía antes no se conseguía simplemente. Cuando vi tu receta me pregunté dónde es que Carmen consigue cuscús negro!! Claro que ya he descubierto el secretillo, una receta que ya está apuntada y será una sorpresa que ya pondré pronto en mi mesa. Gracias! Te dejo un beso

    ResponderEliminar
  11. M encanta la originalidad del plato, la forma de presentarlo, siempre demostrando muy buen gusto. Pero muy especialmente me gusta el hecho de que en un mismo plato tengas servidos los dos principales: el primero y el segundo. Es que eso de rematar de una vez dos platos me parece ideal.

    Sigues saciando mi curiosidad por un pescado que nunca he visto en la pescadería en la que yo acostumbro a hacer la compra. Sin duda, tengo que ponerme un recordatorio que me ayude a recordar preguntarle a mi pescadero si puede conseguirme este pescado y que yo solo he comido en ceviche. El sabor, no es el mismo que cocinado, claro.

    Lo del cuscús negro me sorprendió cuando me lo diste a conocer por otro medio, Y ese cae cualquier día de estos en casa. ¡Ay, si lo hubiera visto quien yo me sé! :)

    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  12. Hola Carmen, mita que soy de dulce, pero al ver este plato me ha encantado, presentación impecable y una pinta deliciosa. Como se nota que te gusta lo que haces, de diez.
    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Me rechifla estre plato! El cuscus negro, que maravilla de idea, con tu permiso te lo copio, a ver cuando tengo ocasión de hacerlo, porque me encanta! Un abrazo.

    http://lesreceptesquemagraden.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)