24.3.14

Tartaletas de naranja


Hace varias semanas, en la entrada del último reto, os presentaba las naranjas caramelizadas que coronaban las tartaletas que prometía traer en otra ocasión. Y la ocasión es esta. Es hoy. Hoy les toca a ellas ser las protagonistas absolutas de la entrada y no tener que compartir con nadie que les reste atenciones. Creo que se lo merecen porque están deliciosas y son un dulce muy lucido con el que quedaréis como reyes/reinas en caso de animaros a prepararlas.

Entretenidas, también son. No voy a engañar a nadie. Sobre todo porque cuando os pongáis a leer sobre su elaboración lo vais a comprobar por vosotr@s mism@s pero os aseguro que merece la pena el esfuerzo extra que requieren. No son complicadas aunque llevan un tiempecito. Y si disponéis de el...¿por qué no?

Antes de entrar en materia quiero hacer una puntualización que considero importante. Siempre intento utilizar materia prima de calidad porque los resultados mejoran considerablemente en la mayoría de los casos. Hay ocasiones en las que podemos prescindir de calidades superiores pero esta no es una de ellas. Y lo digo concretamente por las naranjas. Puesto que constituyen el ingrediente principal, recomiendo que no escatiméis en unas naranjas de calidad, sabrosas, jugosas y dulces. Yo utilicé, como ya mencioné en la entrada de las naranjas caramelizadas, naranjas Valencianas Bea y os puedo asegurar que mis catadores lo notaron.

Y dicho esto, ahora si, vamos con el proceso.

Necesitamos

Para la masa quebrada dulce
  • 120 grs de harina de trigo, mas extra para espolvorear
  • 80 grs de mantequilla, fría y en dados
  • 40 grs de azúcar
  • 1 yema de huevo "S", batida
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla

Para el relleno
  • 200 ml de zumo de naranja
  • 60 ml de zumo de limón
  • Ralladura de la piel de una naranja
  • Ralladura de la piel de un limón
  • 120 grs de azúcar
  • 6 yemas de huevo, batidas
  • 60 grs de mantequilla, en dados
  • 1 hoja de gelatina

Para la decoración
  • Naranjas caramelizadas (ver receta aquí)


Preparación

Comenzamos preparando la masa quebrada y, para ello, frotamos la harina y la mantequilla en un cuenco hasta formar migas finas. Añadimos el azúcar y mezclamos.

Añadimos la yema de huevo y la esencia de vainilla. Amasamos lo imprescindible para que se amalgamen todos los ingredientes, no más. Esta masa no requiere de un proceso de amasado largo.

Envolvemos la masa en papel film y la dejamos reposar en la nevera durante 30 minutos.

Transcurrido este tiempo, retiramos la masa de la nevera, la extendemos con ayuda de un rodillo sobre una superficie espolvoreada de harina y cortamos círculos del tamaño adecuado a los moldes que vayamos a utilizar.

Cubrimos la base y los laterales de los moldes con la masa quebrada, retirando el sobrante.

Pinchamos las bases con un tenedor para que no se formen burbujas al hornear.

Recubrimos con cuidado el fondo de cada tartaleta con papel sulfurizado y rellenamos con pesas (yo utilizo garbanzos que guardo para tal fin).

Horneamos en horno pre-calentado a 180ºC durante 10 minutos.

Retiramos del horno, quitamos las pesas y el papel sulfurizado, e introducimos en el horno nuevamente durante 4 minutos.

Dejamos enfriar para, posteriormente, rellenar.


Para la elaboración del relleno, calentamos, a fuego medio, el zumo de naranja y el de limón junto con las ralladuras y el azúcar. Removemos para que los ingredientes se integren y no se queme el azúcar.

Cuando alcance el punto de ebullición, retiramos el recipiente del fuego. En un cuenco a parte, mezclamos la mitad de su contenido con las yemas al tiempo que batimos enérgicamente con unas varillas para evitar que las yemas cuajen con el calor.

Volvemos a poner a calentar, a fuego muy bajo, el recipiente con el resto de mezcla de zumo de naranja y azúcar. Agregamos el contenido del cuenco, poco a poco, removiendo continuamente. Dejamos cocer 5-10 minutos o hasta que empiece a espesar.

Mientras tanto, ponemos la hoja de gelatina a remojar en un cuenco con agua fría ya que necesitaremos que esté hidratada para agregarla a la mezcla en caliente.

Transcurrido el tiempo de cocción, retiramos el recipiente del fuego, incorporamos la mantequilla y la hoja de gelatina hidratada y bien escurrida de agua. Removemos hasta integrar.

Rellenamos las tartaletas con la mezcla y dejamos enfriar antes de meter en la nevera donde terminarán de cuajar.

Antes de servir, las decoramos con gajos de naranja caramelizada o con lo que más nos guste (merengue, otro tipo de fruta, etc).

24 comentarios :

  1. diossss que tartaletas, pintan bastos!! o sea que estan muy bien! pensaré en hacerselas a mi hermano, qu eme quiere más cada vez que le hago un postre con naranja. Un besoo

    ResponderEliminar
  2. vaya color mas rico!!! ya solo con ese color dan ganas de comerselo!!!

    ResponderEliminar
  3. Carmeeeeeen estoy mirando y mirando la foto y es fantástica...que encuadre que te ha salido. Me encanta, todo la bandeja, los cubiertos y cómo no la tartaleta que seguro que esta de muerte lenta.

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  4. me ha encantado....el relleno, la tartaleta, las fotos....tooo. Fantástica receta para empezar la semana.

    ResponderEliminar
  5. que delicioso
    http://senoritamandarina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Ñam ñam... con las naranjas que tengo, cogidas directamente del árbol del huerto de unos amigos.... uf!

    ResponderEliminar
  7. Espectaculares, Carmen. Me encantan los cítricos en repostería y estas tartaletas tienen que estar para no dejar ni las miguitas. Un besiño.

    ResponderEliminar
  8. Qué rica se ve esta tartaleta y las fotos, chulísimas!! Bss.

    ResponderEliminar
  9. Que ricas estas tartaletas y que bonitas te han quedado!

    ResponderEliminar
  10. Hooola Carmen!
    Sí que llevan su rato pero las cosas deliciosas requieren un poquillo de dedicación. Si la receta es buena la compensación está asegurada, eso es así!
    Bss
    Marisa

    ResponderEliminar
  11. Deliciosa entrada guapa! esta crema de naranja tiene que estar deliciosa, no sé si la acompañaría con naranjas confitadas la versión con merengue me tira más, aunque con fruta fresca también me gusta, uff! menos mal que están al otro lado de pantalla.
    Un beso linda

    ResponderEliminar
  12. Deliciosa!! es verdad que el relleno requiere su tiempo pero, tal y como te han quedado, vale la pena.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Pero que delicia, te ha quedado delicioso y precioso
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Qué ricas, qué ricas. Son de una belleza especial, super apetecibles!!!

    ResponderEliminar
  15. Aquí me tienes puntual a la cita de tu receta "semanal". Desde luego dan ganas de comerse una bandeja entera! Besos Carmen!

    ResponderEliminar
  16. Por cierto... no puedo estar más de acuerdo contigo en lo de los ingredientes de buena calidad, la gente no se hace la idea de lo que puede suponer en el resultado final de una receta.

    ResponderEliminar
  17. Que ricas y que color,una buena manera de aprovechar las naranjas acarameladas.besinos

    ResponderEliminar
  18. Enhorabuena. Me han parecido una delicadeza y la presentación impecable.

    ResponderEliminar
  19. Pues claro que se merecían una entrada para ellas solitas estas tartaletas porque son una belleza. Tal cual están dispuestos los gajos dibujan unas flores bien bonitas. Bueno, es que en realidad, toda la puesta en escena me parece muy bonita, y ¡cómo no! ... con muy buen gusto.

    Lo de utilizar productos de buena calidad es una máxima que debería convertirse en un imprescindible en nuestras cocinas. Creo que es algo de lo que nosotras, como madres, esposas y amas de casa, somos conscientes porque siempre nos preocupamos de cocinar para los nuestros lo que les gusta, y eso solo se consigue con buenos productos.

    De la crema hay una técnica que me llama la atención porque no creo haberla leído en ningún otro sitio. El que mezcles la mantequilla derretida con la hoja de gelatina diluída no deja de parecerme más que curioso, fíjate ;)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, ya ves. La mantequilla aporta brillo y ha de agregarse al final para tal fin. Se usa mucho en salsas, dulces o saladas. Y la gelatina...pues qué te voy a decir sobre su papel que tu no sepas :)

      Siempre se aprende algo nuevo, verdad?

      Me alegra que lo hagas por estos lugares.

      Bss

      Eliminar
  20. Por fin salió la receta. Unas tartelatas que seguro hacen las delicias de una merienda o un final de comida con tertulia.

    bss

    Elena

    ResponderEliminar
  21. Serán entretenidas pero el resultado está a la vista. Merece la pena trabajar un poquillo con ellas.
    Bss
    Mar

    ResponderEliminar
  22. El aspecto de esta tartaleta es inmejorable, está para comérsela sin pestañear. Será un poquito laboriosa pero el resultado lo merece. Me ha gustado tu receta y tu blog, volveré a verlo.
    Bs

    ResponderEliminar
  23. Recetón que me guardo y que haré seguro, gracias!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)