11.11.13

Tagliatelle con paté y cebolla caramelizada


¡Y vamos por el noveno, señoras y señores!

Ya son nueve los meses que cumple el reto de la pasta propuesto por Yolanda a principios de este año. Con el propósito de variar e innovar con respecto a las elaboraciones de pasta de nuestras respectivas cocinas, nos lanzamos cada mes a introducir nuevas recetas que nos alejen de la rutina.

Hasta principios de este año, los platos de pasta que preparaba eran siempre los mismos. La carbonara y la boloñesa se repartían el botín, siempre en forma de macarrón y espagueti y con alguna que otra variación en forma de lasaña o canelón.

Al pensar en esto no pude evitar recordar que en casa de mis padres ocurría lo mismo. La pasta que preparaba servía mi madre iba, por lo general, bañada de salsa de tomate. Y, si teníamos suerte, espolvoreada de queso rallado y gratinada al horno. Esto segundo, un lujo :)

Recuerdo una ocasión en que propuse "romper con esta especie de tradición" y preparé una salsa a base de paté y ajo. Aquello que surgió como un experimento resultó en una salsa sabrosísima aplaudida por mi hermano y hermanas así como por mis padres. Sin embargo, a pesar del éxito de aquella salsa y como ocurre tantas veces en mi cocina, no la volví a preparar.

Este mes he decidido dar marcha atrás y transportarme en el tiempo a aquel día con la esperanza de recrear, si no la misma salsa, una parecida. Y el resultado ha sido estos tagliatelle con paté y cebolla caramelizada que, para mi sorpresa, han hecho las delicias de mis hijos y, para confirmación de lo mucho que conozco sus gustos, de mi marido.

Una salsa diferente y sabrosa en la que el potente sabor del paté y el suave dulzor de la cebolla caramelizada encuentran un punto de equilibrio extraordinario.

Os dejo con los detalles de cómo se hace y me voy a ver los tagliatelle de Yolanda, que seguro que ha preparado algo sorprendente. No os olvidéis de visitarla cuando terminéis conmigo :)


Necesitamos (para 4 personas)

  • 250 grs de tagliatelle
  • 2 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 1 diente de ajo, finamente picado
  • 1/2 cebolla mediana, cortada en brunoise
  • 100 grs de paté
  • 200 ml de caldo de pollo
  • 200 ml de leche evaporada
  • 2 cucharadas de cebolla caramelizada
  • Sal y pimienta

Preparación

Calentamos el aceite en un sartén amplia y rehogamos el ajo a fuego medio. Justo antes de que empiece a tomar color, añadimos la cebolla y removemos para que se cubra de aceite.

Cuando la cebolla comience a dorarse añadimos el paté y removemos hasta integrar.

Agregamos el caldo de pollo y cocemos a fuego fuerte, sin tapar, durante 5-10 minutos hasta reducir a la mitad.

Retiramos la sartén de la fuente de calor, trituramos la salsa y la pasamos por un colador.


Antes de terminar de cocinar la salsa hervimos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante.

En este tiempo volvemos poner la salsa en una sartén, le agregamos la leche evaporada y llevamos el conjunto a ebullición.

Añadimos la cebolla caramelizada, removemos y mezclamos con la pasta que habremos escurrido previamente.

Servimos inmediatamente y adornamos cada plato con cebollino picado para darle un toque de color.

31 comentarios :

  1. Que delicia de plato! Es una combinación estupenda que tengo que probar Carmen.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, valia la pena haber esperado a que se viera y a que te entrara la necesidad de recrear ese triunfo adolescente en tu cocina familiar, para tener este recetón aquí!!!!
    me encanta. La pasta en mi casa era como en la tuya en cuanto al queso rallado... y sólo existía la opción boloñesa pero hecha con carne de salchicha. Nos encantaba y era el plato del Domingo pero, me hubiera gustado variar un poco. Ya más adelante nos entró la "chifla" de unos tallarines con mantequilla y albahaca (de la seca, entonces no había fresca) y gratinados con parmesano. Así de simples, pero eran maravillosos...al mismo tiempo que megacalóricos.
    Esta opción tuya me ha gustado mucho... así que a probarla....Besitos y feliz semana!!!!!

    ResponderEliminar
  3. La pasta da mucho juego y si no que se lo digan a mi madre que con las sobras, de prácticamente todo, nos preparaba una rica salsa para acompañar los macarrones. En casa solemos prepararla muy a menudo pero como bien dices, me he acomodado a un par de salsas y de ahí no salgo así que me llevo tu receta para probar.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Hmm... Esa combinación suena de auténtico lujo.
    Hace mucho que no pruebo una salsa de paté, así que me está tentando un montón.

    ResponderEliminar
  5. Solo leer el nombre de la receta sabía que me gustaría Carmen, pero viendo después tu explicación, y ese color de la salsa en las fotos, solo han hecho que se reafirmase mi convencimiento!
    Una delicia de tagliatelle, tomo buena nota para hacerlos en casa!

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Pues menudo rescate en el tiempo que has hecho viajando a años atrás. A excepción de la leche evaporada, no hay ingrediente que por entonces no se guardara en la despensa de nuestros padres. El foie gras era una constante en las meriendas (al menos en las mías), y no digamos de esas cebollas que jamás de los jamases han de faltar en ninguna casa. Hoy en día, con ese toque caramelizado queda genial con el foie gras, aunque me lo imagino, porque en realidad como yo lo he probado es con el pariente rico del foie gras ;)

    Esto también me ha recordado al sota, caballo y rey que se practicaba en casa de mis padres. La única pasta que se comía eran los macarrones con una boloñesa al estilo de mi madre. ¡Impensable que en el plato hubiera espaguetis! Eso de liarse con ellos en el tenedor era una incomodidad. Y mi aquella rutina llegó a cansarme y sentir cierto desprecio hacia aquellos macarrones monotemáticos. Claro, que entonces todo era bien diferente y poca variedad había de los productos; es que era inexistente.

    Me encanta la primera fotografia. Bien claro deja que no por muchos artificios que empleemos para decorar una fotografía, esta quede más lucida. Y gracias a esa fotografía adiviné uno de los ingredientes. Los demás ... ¡impensable!

    Ahora vamos a nuestra siguiente cita. Ya tenemos pensada el tipo de pasta que traeremos en diciembre, y solo queda ... ¡maquinar!

    Feliz día, guapísima!!

    ResponderEliminar
  7. Pues sencillamente espectacular! Gracias por compartirlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. En mi casa, la pasta tenía forma de macarrones con atún, tomate y chorizo.
    Y ya. No había más formas de comerla, además la recuerdo muy grasienta, de la mano de mi abuela.

    A día de hoy me horrorizan, sé que son el sabor de mi niñez, pero no puedo con el chorizo en los macarrones...

    Los suelo hacer con salmón, con setas, y con paté, como los hace un amigo de la familia y nos encantan a todos.

    ResponderEliminar
  9. Madre mía te ha quedado de relujo!!! Menuda pinta mas rica que tiene. Un besazo y feliz lunes

    ResponderEliminar
  10. Divinos, en casa desde que cayó en mis manos el libro de Hazan pasa lo mismo... ahora mi hija cuando va a un restaurante pide a la boloñesa porque dice que yo no se los hago en casa
    Muas

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que lo de la pasta con tomate nos ha pasado a todos, jejejeje!!! Nuestros padres son de otra generación como yo les digo y lo de la pasta no entraba mucho en el menú de su época. Me encanta esta propuesta, la combinación de sabores tiene que estar genial. Besosss y feliz semana

    Gemma

    ResponderEliminar
  12. Genial Carmen,ya sabes lo que a mi también me gusta improvisar en mis platos de pasta. Este te lo voy a copiar descaradamente, ya verás...Me encanta la foto, ya te lo he dicho, pero es que es fantástica. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Carmen que pinta!!! la primera foto es muy chula! :)

    Yo suelo poner paté a la pasta, creo que da un gustito a la salsa muy bueno (herencia de abuela, jejejeje)

    Un besito gordo

    ResponderEliminar
  14. Que buena esta receta Carmen! Yo suelo poner pâté en los canelones, pero esta pasta me ha enamorado. Genial. Un besazo.
    Monie

    ResponderEliminar
  15. Carmen la foto es genial y el plato con ese pate sublime¡¡
    Buena semana
    Bss

    ResponderEliminar
  16. Esta pasta suena de maravilla con estos ingredientes. Paté aún no he puesto, bueno en los macarrones si, pero en la pasta larga no, y la idea me gusta. Besotes y feliz semana.

    ResponderEliminar
  17. Madre mía que salsa, madre mía, sólo puedo decir esto, las fotos son simplemente preciosas y la textura de la salsa me ha dejado encandilada. A Yolanda ya la he visitado y lo he hecho a cosa hecha, porque he visto que tu habías sido la artífice de su nuevo look y no puedo por más que felicitarte, me ecantan los colores que has elegido y el diseño de lo que se ve a simple vista y de lo que se ve menos. Eres una artista.

    Un besito

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué curioso el toque del paté, Carmen!
    Mira que nunca se me habría ocurrido pero seguro que está buenísimo!!
    Me acordaré la próxima vez que haga pasta ;)
    Un besito,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  19. Wooow nena que maravilla de plato de pasta!!!! Yo también soy un poco sota caballo y rey, pero de vez en cuando me lío la manta e innovo... jijiji, me llevo tu receta, me ha gustado eso de que lleve Paté! Un besazo y feliz lunes!

    ResponderEliminar
  20. A mi lo del paté caliente siempre me echa un poco atrás pero en realidad si no lo pruebo no puedo saber si me gustara, no !! Me encanta las fotos. Beso.

    ResponderEliminar
  21. Carmen vaya salsa rica, hoy he comido macarrones y como casi siempre con chorizo y tomate jajaj

    Besicos

    ResponderEliminar
  22. Qué original mezcla, me gusta mucho. Besos

    ResponderEliminar
  23. Lo mismo me ocurre a mí cuando voy a casa de mi abuela y hay pasta, siempre con los mismos ingredientes. Voy a proponerle esta receta a ver si se anima ;)
    Feliz semana!
    PD. Me encanta el look de Cocido de Sopa!

    ResponderEliminar
  24. Carmen ya sabia yo que la foto que nos ofreciste para ir abriendo boca, no me iba a defraudar.
    Ni te cuento lo que me gusta el paté, normalmente prefiero la pasta con salsa de nata a la de tomate, pero si le añades un buen paté y cebolla caramelizada, es el sumum de un buen plato de pasta, que no creo yo que tarde mucho en preparar.
    Felicidades por la bonita cabecera que le has preparado a Yolanda, se ve que la conoces bien.
    Bss y buena semana.

    ResponderEliminar
  25. Me encanta la receta, me parece muy original. Un saludo desde tenerife y felicidades por el blog, es estupendo.
    http://arandabuesa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  26. Yo amo la pasta, es uno de mis vicios, y estoy disfrutando mes a mes estas propuestas maravillosas, tuyas y de Yolanda!
    La salsa me fascina...y queda en pendientes urgentes para hacer Carmen.

    Un beso enorme y mucha buena vibra!!

    ResponderEliminar
  27. Lo cierto es que la pasta te permite hacer muchas variantes, cuando de pequeñas siempre la habíamos comido con tomate y carne, y ahora es lo que menos hacemos. Riquísma esta combinación. Bss.

    ResponderEliminar
  28. Carmen, que foto más sugerente, más limpia, más bonita.
    Estupendo tu plato de pasta.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Carmen, atónita me quedo con este plato, ¿con paté, foi-gras? guauu, seguro que me encantaría este plato.

    Tienes razón, la pasta a pesar de admitir mil variaciones, siempre la terminamos haciendo del mismo modo, ya sea por comodidad, por rapidez o por vaguería.

    Tomo nota de este plato tuyo.

    Ahh me encanta la primera foto !!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  30. La receta se ve riquísima, pero es que la primera foto me ha matado... qué chula!
    besos

    ResponderEliminar
  31. no te imaginas lo que me gusta a mi cocinar con pate y estoy segura que este plato de pasta me va a encantar, así que va directo a la carpeta de pendiente, que aunque abultada le hace un hueco gustosa a este platazo de pasta ;)

    Besos wapa. PAula

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)