18.11.13

Pastel de espinacas, salmón y gorgonzola


¿Qué hace una cuando tiene como invitadas a cenar a dos grandes amigas blogueras como son Paula y BeatriZ?

Primero: ponerse nerviosa.

Segundo: ponerse más nerviosa.

Tercero: ponerse más nerviosa todavía (si cabe).

Y cuarto: prepararse una taza de té, servirse un trozo de bizcocho, dejarse de tonterías, nerviosismos y cosas por el estilo y ponerse a pensar hasta dar con una cena sencilla pero agradecida.


El resultado, o parte de el, aquí lo tenéis en forma de pastel de espinacas, salmón y gorgonzola. Una receta que esas que a mi me gusta calificar como "de las mías" porque no conllevan apenas esfuerzo, llevan ingredientes fáciles de encontrar (en caso de no disponer de ellos en vuestras neveras), se hornean mientras ponemos la mesa y nos hacen quedar muy bien.

Esfuerzo mínimo, lucimiento total.  Si quieres saber cómo hacerlo...sigue leyendo :)


Necesitamos (para 6-8 personas)

  • 325 grs de espinacas congeladas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 1 cebolla, pelada y cortada en brunoise
  • 250 grs de salmón fresco, sin piel ni espinas, cortado en dados
  • 2 cucharadas de harina de trigo
  • 200 grs de queso gorgonzola dolce, cortado en dados
  • 8 láminas de pasta filo
  • Mantequilla derretida

Preparación

Cocemos las espinacas en una cacerola con un par de cucharadas de agua, a fuego lento y con la tapa puesta para que suden lentamente y no se quemen, durante unos 20 minutos.

Una vez listas las espinacas, las pasamos a un colador y escurrimos el exceso de agua. Apretamos con el dorso de una cuchara para ayudarnos en la tarea. Reservamos.

Calentamos el aceite en una sartén y pochamos la cebolla. Cuando empiece a tomar color, agregamos el salmón y subimos el fuego. Removemos para que se desintegre mientras se cocina.

Agregamos las espinacas escurridas y dos cucharadas de harina. Removemos y dejamos cocer a fuego suave durante 5 minutos.

Por último, incorporamos el queso gorgonzola y removemos hasta integrar. Ajustamos el punto de sal y dejamos templar.


Engrasamos la base y laterales de un molde desmoldable y lo cubrimos con papel sulfurizado, recortando el sobrante de los laterales.

Untamos la base y laterales de papel con mantequilla fundida, con ayuda de una brocha.

Tomamos dos hojas de pasta filo, las enmantequillamos y las colocamos sobre la base de papel en el molde.
Repetimos esta operación dos veces más pero, cada vez que lo hagamos, colocamos los picos de las hojas de pasta filo en un sentido distinto a las anteriores (como formando una estrella).

Una vez tengamos las seis hojas de pasta filo en el molde, vertemos el relleno esparciéndolo bien por toda la base y doblamos los picos de las hojas de pasta filo sobre el relleno.

Tomamos las dos últimas hojas de pasta filo, las colocamos sobre el pastel formando arrugas y  enmantequillamos la superficie.

Introducimos en horno pre-calentado a 180 ºC (arriba y abajo, horno tradicional), en la parte baja, y dejamos que se haga durante 25-30 minutos o hasta que la superficie comience a dorarse. Si notamos que la superficie se está dorando demasiado y que la base necesita más tiempo de cocción, cubrimos el pastel con papel de aluminio, apagamos la parte de arriba del horno y dejamos unos minutos más.

Retiramos del horno y dejamos reposar durante 20-30 minutos antes de desmoldar y servir.

35 comentarios :

  1. Una cena estupenda Carmen, seguro que quedaron encantadas. BSS.

    ResponderEliminar
  2. SEguro que Paula y Bea quedaron encantadas con tu pastel, ahora que ya tenias el éxito asegurado con cualquier comida que las sirvieras en la mesa, estas dos muchachas son de buen comer y muy agradecidas.
    De verás este pastel se ve delicoso, el corte invita a picar un poco a hurtadillas.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que quedaron encantadas. Si eres una artista de la cocina!!!
    Me gusta mucho ese pastel. Desde luego que es para ponerse con él.
    besos y feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
  4. es mejor el punto cuarto, jajajajaaj los tres primeros hay que deshecharlos jj. Me ha encantado la receta, pero ECANTADO!!. te mando un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  5. Delicioso...

    Yo cuando tengo compromisos he aprendido a golpes de experiencia a ceñirme a cosas que he hecho con antelación y sé que salen bien... sorpresas las justas...

    :)

    ResponderEliminar
  6. Una cena riquísima !!! Me imagino que se fueron encantadas. Tiene una pinta riquísima ;)) Un besote y feliz lunes,

    ResponderEliminar
  7. el salmón y las espinacas ligan de lujo.....NO LO HE PROBADO CON GORGONZOLA....y ya estoy tardando jajajajja.

    ResponderEliminar
  8. Tus invitadas han tenido que disfrutar mucho con este plato, no es para menos!
    Los nervios afloran cuando queremos que lo que cocinamos guste, pero no hay nada que solucione una buena taza de té y un trozo de bizcocho ;)
    Feliz semana!

    ResponderEliminar
  9. Este pastel crujiente seguro que sorprende hasta a los más exigentes de los comensales. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  10. Mmmmm tiene una pinta espectacular. Me encanta la mezcla de salmón y espinacas pero es que además este tipo de recetas permite inventar y mezclar según lo que tengamos en la nevera o en función del resto de platos.
    Una propuesta genial!

    Petó y buena semana!

    Blanca
    http://acalablanca.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. Estoy completamente segura que tus comensales quedaron encantadas, no es para menos con la pinta tan fantástica que tiene ese pastel!!! Queremos recetas del resto de la cena, jajaja.
    Besos.
    Raquel

    ResponderEliminar
  12. Pero de veras te pusiste nerviosaaaa?? Me siento VIP, importante. A mi en particular se me contenta muy fácil con comida porque me gusta toooodo. El pastel te quedo absolutamente impresionante si a alguien le interesa mi opinión. Delicioso sabor a salmón con el toque de gorgonzola, suave y suficiente. Me encanto y tal como nos la pones de fácil, me la guardo para hacerla yo. También es de las mías :D
    Un beso y gracias otra vez por tu hospitalidad
    Bea

    ResponderEliminar
  13. Verás, no entiendo que te pusieras nerviosa, porque entre que son amigas y de confianza y que todo lo que veo salir de tu cocina es fantástico, el éxito lo tenías asegurado, sin ninguna duda. Además escogiste una receta que se hace prácticamente sola, lo que es interesante cuando tienes invitados, así que puedo decir que además de buena cocinera eres buena anfitriona. No se si todo lo que te digo suena raro, pero lo que quiero decir es que cuando una es como tu, los nervios, aunque se entienden, hay que dejarlos en el horno, porque no hay motivos para ello. Así que con esta receta seguro que quedaste como una reina porque tiene que estar muy rica con el toque de gorgonzola y salmón.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Pues menos mal que tenías té en casa para prepararte una tacita que te ayudara a poner los nervios en fila y controlarlos a todos porque podrían haberse puesto en contra tuyo y no haberle permitido a tu cabecita darle a la manivela para sacar una rica receta de la que disfrutar en aquella cena. ¡Cómo me vuelven los recuerdos de aquella noche! Y todo por la maldita envidia de poder estar las tres juntitas, charla que te charla, mientras a una se le ponía la cara verde, verde, verde. Tan verde como las espinacas de este pastel y que sé que tuvo una gran aceptación entre tus invitadas aquella noche en la que de la nada surgió el Hotel Tía Alia.

    Soy muy de pasteles salados y si son de pasta filo no te digo ná. Me encanta su textura. Ese crujiente que dura y dura con el paso de los días, si es que la gula no termina con el pastel antes.

    Besos y feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  15. Hola, querida Carmen! Llevo días queriéndote dejar unas palabras, pero el tiempo se me escapa de las manos. Es terrible!
    Qué suerte han tenido tus invitadas!!!! Estoy segura de que las trataste como a reinas. Me ha encantado el pastel, soy muy de pasteles salados, y la mezcla de espinacas y salmón está de lujo.
    A ver si en estos días te escribo y planificamos una tarde para quedar y ponernos al día, vale?
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  16. Vaya yo también creo que me hubiese puesto nerviosa pero ves te ha salido un pastel de lo más rico y el toque de gorgonzola tiene que darle un gusto muy especial. Beso.

    ResponderEliminar
  17. Quedarían encantadas, vaya pastel bueno.

    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Qué rico pastel, unos ingredientes de lujo, al igual que las invitadas, por lo que deducimos les encantó!!

    Anotamos esta maravilla de receta,

    besos

    ResponderEliminar
  19. Así me gusta, nervios fuera y a cocinar cosas tan deliciosas como este pastel. Fácil y con una pinta estupenda así que me llevo tu receta.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  20. Pues Carmen, yo no podría cocinar con nervios, y veo que a ti no te importó porque el resultado fue muy bueno.
    besos,

    ResponderEliminar
  21. Te has lucido, carmen, sin dudas. Me llama la atención la combinación de pescado con gorgonzola, pero las espinacas con salmón son éxito siempre.
    La masa filo, además, aporta el toque justo de sofisticación para homenajear y honrar a las visitas. Lo que deben haber disfrutado de esa cena. Cariños-

    ResponderEliminar
  22. Estupenda la cena que preparaste después de la fase inicial de histerismo, jajajaja, un pastel estupendo que seguro triunfó. Besos

    ResponderEliminar
  23. Carmen, creo que en tu compañía y con esta tarta que se sale de sabor, color y seguro aroma, nada más se puede pedir, bueno sí, uno de esos postres de la tía Alia que son fabulosas (ves no voy nada perdida). Esto segura que disfrutaron enormemente de cada momento y de cada trozo de esta tarta que esta para robar suspiros!

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  24. No me cabe duda que Beatriz y Paula disfrutaron de este maravilloso pastel en tu compañía, y que sirvió para iniciar una charla sin fin. ¡¡¡Qué bien!!!
    De la receta que te puedo decir, maravillosa, tú lo has expresado genial, sencilla, de esas que se hacen mientras pones en la mesa y encima quedas como una reina. ¿Qué más se puede pedir?. Yo me la quedo, que de esas reuniones, que me encantan, tengo unas cuantas.
    Besos y saludos dulces desde Cakes

    ResponderEliminar
  25. Menuda combinación rica Carmen! Nada de ponerte nerviosa, si tus propuestas son siempre como una apuesta a caballo ganador!
    Me parece una receta estupenda, y estoy seguro que una manera perfecta para que mi pareja coma espinacas, que lo de las verduras es un mundo!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  26. Vaya que idea, buenísimo!

    ResponderEliminar
  27. Nerviosa? entiendo, pero seguro que lo que vino después de esa taza de té fue mejor que un sedante, el pastel parece delicioso y la compañía perfecta así que los nervios debieron desaparecer enseguida y sólo quedan en tú recuerdo.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  28. Pues, Carmen, esta receta sería de las mías también.
    No hay nada mejor que una tarta o quiche cuando tienes invitados. Se hace rápido, es fácil y gusta a todos.
    Una elección ideal!! Y los sabores que elegiste son de los que más me gustan, conmigo, hubieras acertado de lleno!!
    Un besito,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  29. Hoola Carmen!
    Pue ya me están entrando ganas de invitar a las amigas, que ya no tengo que pensar que ponerles para cenar!! Triunfo seguro.
    Bss
    Marisa

    ResponderEliminar
  30. Has salido airosa del acontecimiento porque te has lucido que da gusto con este pastel Carmen, me encanta la combinación de ingredientes que has elegido, y el toque de la masa philo genial!
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Pues el resultado se ve estupendo, seguro que gustó muchísimo, yo me la apunto para próximas recetas por hacer, ;-) Si te apetece darte un paseito por mi blog, serás muy bien recibida, besosss!!!!

    ResponderEliminar
  32. DOY FE y no soy notario, jajaja. Hummm, qué rica estaba Carmen!!! Y ya sabes que yo tenía mis reservas porque no puedo con el gorgonzola, pero como chica educada que soy no dije nada y sabiendo lo gran cocinera que eres lo probé. Lo probé y me comí mi porción entera disfrutándola muchisimo.
    Creo que no hace falta que te diga lo muchisimo que me gustó, ya que se que te consta que justo a la semana siguiente se lo preparé yo a mis invitados, delicioso!!!

    Besos wapa. Paula

    ResponderEliminar
  33. Exquisito, y bueno.. Ya veo el coment de Paula encima del mío.... A mi me encanta el gorgonzola sin embargo, asī que me hubiera tirado en plancha! que envidia me dais con esas cenitas de amigas bloggeras. Ya ya sé lo que me vas a decir..... Qué más quisiera yo....
    No te imagino nerviosa jajaja!

    ResponderEliminar
  34. Te entiendo, cuando tienes gente en casa es fácil ponerse nervioso!! Y si encima son food bloggers, pues mas. Pero es que con esta receta ibas a triunfar seguro!! Vaya pinta mas deliciosa. Besos!

    ResponderEliminar
  35. Ya sabia yo de ese pastel por Paula que quedo gratamente sorprendida y me lo contó, ahora ya le gustan las espinacas jajaaj. besicos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)