19.9.13

Magdalenas de limón


En la sencillez está el gusto. Cada día lo tengo más claro. Esta máxima es algo que intento aplicar a mi vida en todas sus facetas porque creo profundamente en ella. Pero cuando la traslado al terreno gastronómico entonces se convierte en una gran verdad, al menos en mi cocina.

Me gustan las elaboraciones complicadas y de ingredientes exóticos, que nadie me mal interprete. Pero, sinceramente, no siempre tengo ganas ni de liarme a prepararlas ni de hincarles el diente. Es en esas ocasiones, que ocurren a menudo, cuando unas sencillas magdalenas de limón hacen las delicias de mis desayunos o meriendas. Y me da que no soy la única que piensa esto ¿me equivoco?



Si eres de los míos, te animo a que sigas leyendo y a que prepares estas sencillas magdalenas. No te defraudarán.


Necesitamos
  • 3 huevos
  • 1 yogur natural
  • 1 vaso de aceite de girasol
  • 2 vasos de azúcar
  • 3 vasos de harina, tamizada
  • 1/2 sobre de levadura (tipo Royal)
  • 1 limón, ralladura y zumo
Glaseado
  • Azúcar glas
  • Zumo de limón
  • Cristales de azúcar para decorar

Preparación

Separamos las yemas de las claras.

Mezclamos las yemas con el yogur, el aceite, el azúcar y la ralladura y zumo del limón. Removemos hasta integrar.

Agregamos la harina poco a poco, removiendo hasta integrar antes de añadir una siguiente tanda.

Batimos las claras a punto de nieve y las incorporamos a la mezcla anterior. Removemos con suavidad y cuidado, siempre con movimientos envolventes de abajo a arriba para que las claras no pierdan el aire incorporado y se bajen. Este paso es importante y requiere paciencia, hay que hacerlo con tranquilidad y cariño.


Vertemos la mezcla en cápsulas para magdalenas, que previamente habremos colocado en bandejas de horno para ellas, llenando 3/4 partes de las mismas.

Introducimos las bandejas en el horno pre-calentado a 180 ºC (arriba y abajo, horno tradicional) y cocemos durante 15-18 minutos.

Dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.

Mientras tanto preparamos el glaseado mezclando, en un cuenco hondo, el azúcar glas con el zumo de limón hasta que no se aprecie ningún grumo.

Repartimos el glaseado entre todas las magdalenas y las decoramos con los cristales de azúcar antes de que se endurezca.


50 comentarios :

  1. Tienen un aspecto genial; me apunto la receta por que normalmente las hago de la manera tradicional :P

    Bss
    Con Especias

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, fabulosas magdalenas!!! Ideales casi para cualquier momento...Y ese glaseado tan estupendo que les has puesto,mmm...Las hace todavía más irresistibles!!!

    ResponderEliminar
  3. Chiquilla, estoy contigo, a mi me encantan las cosas sencillas y en gastronomia.. más!! Donde estén estas fabulosas magdalenas de limon.. que se quite no sé los muffins de mango con nueces de macadamia jaja no sé, me lo acabo de inventar sobre la marcha jajaja De verdad, estas magdalenas tienen que estar buenisimas, solo de imaginarme su sabor.. y su olor... uuuf que ricura de desayuno!!! Yo quiero!!! Un besito guapa

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, yo también pienso que en la sencillez está el gusto. Las recetas que han pasado a la historia lo han hecho porque combinan sencillez, buen resultado, ingredientes cercanos. Estos platos estratosféricos y desestructurados que, por otra parte, me chiflan, no pasarán a ninguna historia, por desgracia! Tienen otro momento. Otros comensales. Otro "chip".

    Las magdalenas sencillas, deliciosas, esas sí son ya parte de la historia...

    ResponderEliminar
  5. Carmen, somos de las tuyas...cuanto más sencillas más nos animamos a su elaboración.
    Estas magdalenas en casa gustan muchísimo, tienen un corte fabuloso.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yo también creo que lo mejor es tener una vida lo más sencilla posible, no buscarnos complicaciones innecesarias. En cuanto a la cocina... qué ricos unos simples rolletes de la abuela o unas magdalenas. Éstas que nos has preparado de limón... soy muy cansina con esto, pero es que en casa nos encanta el limón. Así que, las prepararé sí o sí
    Estoy intentando encontrar el hueco para preparar el post para el Reto, la receta ya la hice... a ver si me organizo de una vez!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Pues con ese glaseado te han quedado estupendas y muy apetecibles Carmen. besicos

    ResponderEliminar
  8. Hola Carmen.
    Hoy he podido pasarme por tu cocina un rato y he visto el cambio tan bonito que le has hecho. Además, este receta me encanta. Adoro las magdalenas de limón y pienso probar éstas en cuanto tenga un ratito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Coincido contigo Carmen! Cuando estoy cansada de muffins, cupcakes y bizcochos con varias especias preparo unas sencillas magdalenas de limón de toda la vida. Además, si son para llevar a algún lado siempre es un acierto seguro.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. que ricas con el glaseado, a mi me encantan las magdalenas.

    Besicos

    ResponderEliminar
  11. Me encanta, has adaptado la versión del bizcocho de yogur a magdalenas, y por encima le has puesto ese magnífico glaseado que quita el sentido....pues si, en la sencillez está el gusto, y la cocina no es para menos. Ojalá fuesemos conscientes de ello siempre y no nos complicaramos la vida en muchas ocasiones, para, después, no obtener el resultado deseado...
    Me llevo una de estas magdalenas para el café de la tarde. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Estoy totalmente de acuerdo contigo Carmen, la mayoría de veces nos centramos en rizar el rizo, buscar lo imposible, sorprender con creaciones inverosímiles, y a menudo lo que más sorprende y arranca la sonrisa del comensal es la sencillez de lo que tiene delante. Que eso no quita que ante un "festival de frutos rojos sobre espuma de ruibarbo y humo de trufa blanca" (qué bonito plato si existiera, jajaja!!) no nos sorprendamos y nos agrade!
    Pues lo mismo con estas magdalenas, de sencillas, son un manjar que más de uno quisiera para él, y con ese glaseado las haces aún más apetecibles.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. A mi ponme estas magdalenas y quítame las exquisitexes. Me encantan y con ese glaseadito ricas, ricas. Un besiño.

    ResponderEliminar
  14. Querida Carmen que razón tienes. Soy de tu opinión me encanta experimentar con productos raros, exóticos y si casi siempre me gusta lo que hago, pero a la hora de la verdad, donde este un bizcocho o magdalenas de las de toda la vida.........,sobre todo para el desayuno diario.
    tus magdalenas tradicionales, pero con tu toque especial en decoración, geniales. Bss.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola tocaya, como casi todos los comentarios también estoy de acuerdo contigo, y es uno de mis compromisos con mi blog, hacer recetas sencillas, y estas magdalenas tienen una pinta buenísima.
      y las fotos preciosas.
      El dia 4 no podré ir a vuestro taller porque tengo otro evento, pero esta vez familiar.
      Ya me contaréis, seguro que os lo pasáis fenomenal.
      besos,

      Eliminar
  16. Yo creo que las cosas más sencillas suelen ser las más ricas, y eso también procuro aplicarlo a los ingredientes "exóticos" , less is more como dicen los americanos!
    Y estas magdalenas, mis favoritas cuando saben a limón... perfectas para merendar esat tarde!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  17. A mi también me gustan las cosas sencillas, que resulten amenas, y resultonas y por supuesto en cocina es una máxima. Aunque de vez en cuando me apetezca algo más complicado o elaborado, casi siempre me decanto por lo "normal".
    Unas magdalenas deliciosas y aromáticas con el limón. Geniales.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué pinta tienen Carmen!, fantásticas.
    besos

    ResponderEliminar
  19. Bueno, pues ya sabes que yo soy de las tuyas..no me van nada las preparaciones súper sofisticadas y complicadas..no digo que de vez en cuando no me de por hacer algo, pero para mi, la máxima de menos es más, es la que rige mi vida :)
    Unas magdalenas de limon son el vivo ejemplo de petite robe noire que siempre hay que tener en el recetario ;)..y están tan bonitas con el vestidito que les pusiste!!!!
    Feliz casi fin de semana mi i !!!

    muas y muas...y otro muas!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Hola Carmen, coincido totalmente contigo, asi que soy de las tuyas, claro que si. A mi me encanta ver y comer esos platos elaborados y de ingredientes sofisticados y raros, pero como la cocina sencilla, la de toda la vida, o simplemente las magdalenas de la abuela que también se hacen con limón... eso para mí supera cualquier plato caro y rimbombante.

    Asi que ya sabes, me han encantado tus magdalenas, la decoración y las fotos.. un sobresaliente para ti.

    Bss
    Afri

    ResponderEliminar
  21. No te equivocas... a veces menos es más :)
    Esas magdalenas se ven exquisitas
    besos

    ResponderEliminar
  22. Estoy contigo, lo mas sencillo suele ser lo más rico.
    Las madalenas para no dejar ni el papel, jajajajaaj

    ResponderEliminar
  23. Más que fabulosas y con ese glaseado, irresistibles!!

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  24. Coincido ampliamente con tu impresión, Carmen.
    Las madalenas... sutiles, elegantes, minimalistas.
    Con afecto.

    ResponderEliminar
  25. Donde esten las madalenas tradicionales que se quite lo demás, por lo menos para mi
    Encima con este aspecto, quien se resiste.
    Y se ven tan jugosas...
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Yo tengo tendencia a complicarme la vida y la verdad es que lo más sencillo a veces es lo más rico. Y las madalenas están entre esas cosas que me encantan para el desayuno y que son fáciles de hacer, y con este glaseado tienen que estar deliciosas.

    Un besito

    ResponderEliminar
  27. No te quito la razón Carmen, a mi también me gusta experimentar en la cocina con combinaciones nuevas y sabores distintos, pero adoro las preparaciones sencillas como estas magdalenas, que ricas!!! Te han quedado estupendas.
    Besos bonita.

    ResponderEliminar
  28. Es verdad, muchas veces para que complicarnos si con una receta sencillas, sale tan rico!!
    Bss

    ResponderEliminar
  29. Pienso exactamente lo mismo, llega un punto en el que te cansas de buscar tal cosa... nada, al final en lo sencillo está el disfrute y si no mira estas magdalenas.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  30. Estaba yo pensando en el clásico bizcocho 1, 2, 3 a base de yogur de limón, tan sencillo, tan jugoso y tan resultón, y justamente veo que prácticamente la receta de estas humildes magdalenas es la misma. Y fíjate, qué sencillez en la decoración, y no por ello menos elegante, si no bastante a la inversa :)

    Si es que es verdad. Nos gusta complicarnos la vida, y deberíamos aprender a ser más prácticos para disfrutar de muchas otras experiencias que nos brinda la vida. Esa máxima de la sencillez elevada a su máxima potencia es una gran verdad, y siempre disfrutamos mucho más de lo sencillo. ¿Será que también a mayor sencillez, menor esfuerzo y mayor satisfacción? Pues será .. Y será lo que tú dices: que menos es más. Nuevos apuntes de filosofía ;))

    Besos!!

    ResponderEliminar
  31. Tienes toda la razón Carmen, en muchas ocasiones nos complicamos demasiado, cuando las cosas sencillas muchas veces resultan las más deliciosas, estas magdalenas sin duda tienen que serlo!! Me las guardo!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  32. Pero que buenísimas estas magdalenas Carmen ,las haré para el finde ,que me salto la dieta ,je je
    Gracias por compartir esta receta tan sencilla y seguro que con buen resultado.
    Un beso
    Lourdes ( el mito del sofrito )

    ResponderEliminar
  33. Hola Carmen, un placer volver a saludarte. Las vacaciones te han dejado dar un nuevo aire a tu blog que confirma lo que nos trasmites con tus magdalenas, sencillo y elegante enhorabuena! ! Mi marido siempre dice que en arquitectura, decoración, pintura etc. hay una máxima " menos es más " así que porque no aplicarla en la cocina, otro arte también. Me gusta probar cosas, nuevas y plantearme nuevos retos pero no está reñido con la sencillez, a veces lo mas sencillo nos resulta un verdadero reto. Al margen de filosofías mañaneras tus magdalenas son estupendas y ten por seguro que en mi casa no quedaría ni una. Lo dicho que me alegra volver a saludarte, espero que tus vacaciones hayan sido estupendas, hoy es mi último día de vacaciones y no he podido hacer lo que me había planificado, retomar de una vez el blog. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  34. Totalmente de acuerdo Carmen, precisamente eso es lo que me ha pasado este verano, el calor ha podido con mis ganas de meterme en la cocina a experimentar y me he tirado a por cosas facilitas pero ricas, como estas magdalenas que no dudo tienen que estar riquísimas!
    Besos ;)

    ResponderEliminar
  35. Estoy de acuerdo contigo ,en la sencillez esta el gusto y estas magdalenas ademas de sencillas son muy ricas.besinos

    ResponderEliminar
  36. mmmm, menudo bocado tienen Carmen! y de limon, con lo que me gustan...te quedaron fantasticas! un besito y buen finde guapa

    ResponderEliminar
  37. Esas magdalenas tienen que estar buenísimas. Con limón, como a mí me gustan. Ya sabes que yo el glaseado lo dejaría para otra que siempre tengo cerquita y que se lo comería de un bocado. Un besazo.

    ResponderEliminar
  38. Fantásticas pero en casa sin glaseados, no quieres ninguno!!! ja ja. Bss guapi.

    ResponderEliminar
  39. Pues eso, mi Carmen, complicarse un poco tampoco está tan mal. Pero hay veces (muchas) que en cuatro cosas tienes una maravilla en tu plato. En casa son muy fan de las recetas sencillas, y cuando vengo con una de las mías, cruzo los dedos jajajajaja...
    Una cosa es segura, estas magdalenas son espectaculares!
    Feliz fin de semana, mi niña!!

    ResponderEliminar
  40. Tienes razon Carmen y creo que la mayoria opinamos lo mismo,pero siempre nos gusta complicarnos un poco,pero la mayoria de las veces, las recetas sencillas y sin ninguna complicacion son las mejores como estas magdalenas de limón de hoy.Por cierto en casa tambien sin glaseados.
    Buen finde
    Bss

    ResponderEliminar
  41. Di que sí, las de siempre, las de toda la vida, las que te recuerdan tu infancia. Yo hago esta receta en forma de bizcocho muy a menudo.
    Lo que no conocía y me guardo, es el glaseado de limón. Más sencillo imposible.
    Preciosa presentación.
    Besos y buen finde!!!

    ResponderEliminar
  42. HOla guapa
    es verdad, y cada vez más, hay días que gusta experimentar y probar, pero al final nos quedamos con la sencillez, los sabores puros y las recetas de siempre, y que ricas están.Me gusta ese glaseado de encima.
    besitos

    ResponderEliminar
  43. Gracias por compartir, muy simple de hacer :)

    ResponderEliminar
  44. La receta de toda la vida para las magdalenas de toda la vida, pero la elegancia del glaseado las hace especiales, y ya con la corona de ese azúcar dorado las pone directamente en la categoría de capricho.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  45. Carmen, a veces lo mas sencillo es lo mas rico, pero estas magdalenas las has elevado a la categoría de lujo con ese glaseado y ese azúcar, es lo que se comen para desayunar o para merendar y no hay que darle mas vueltas es lo que antes desaparece de la despensa, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  46. Jajaja...es cierto, a veces se me olvida lo ricas que están unas simples magdalenas sin necesidad de complicarte la vida!!!
    Las tuyas pintan fantásticas.
    Besos.
    Raquel

    ResponderEliminar
  47. Deliciosas Carmen!!! Hay que ver que bien sienta un desayuno con unas estupendas magdalenas y el sabor a limón les va que ni pintado. Te han quedado fenomenales.

    Besos,

    ResponderEliminar
  48. Hola Carmen!
    la verdad es que viendo la elaboración de la receta...sólo que da decir: maaaarchando unas madalenas! ...jijiji y yo que me acabo de comprar una panificadora!...en qué estaría pensando!

    Saludos
    Marisa

    ResponderEliminar
  49. La verdad que llevas muchísima razón Carmen en las cosas sencillas es donde podemos encontrar lo mejor y estas magdalenas se ven deliciosas, me las llevo.

    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)