29.3.13

Hot cross buns o panecillos de Pascua [tradiciones británicas]



Viernes Santo, otro día de tradición gastronómica en el Reino Unido en que estos panecillos estarán siendo devorados para desayunar por muchos de sus habitantes.

Como es costumbre en este rinconcito de la blogosfera, no dejo pasar la ocasión de haceros partícipes de ello y traeros, a parte de la receta, unas pinceladas sobre su historia.

Los "hot cross buns" o panecillos de Pascua son unos panes dulces, especiados y con pasas en su interior que se decoran con una cruz en su parte superior. Esta cruz se puede hacer de varias formas: con masa, con una mezcla de harina y agua (como la he hecho yo), con papel de arroz, con glaseado o practicando dos cortes.


Como ocurre en infinidad de ocasiones, muchas son las versiones que existen sobre el porqué de la cruz que corona estos panecillos.

Una de ellas cuenta que la tradición de comer los "hot cross buns" por Pascua es históricamente cristiana y que la cruz que los adorna simboliza la crucifixión de Cristo.

Otra versión defiende que la historia de estos panecillos es anterior a la expansión del Cristianismo siendo, por tanto, una tradición pagana. Esta corriente afirma que la cruz representa los cuartos de la luna y que los anglosajones los servían como ofrenda a la diosa de la primavera, Ēostre, y los comían en su honor.

También hay quienes dicen que los antiguos griegos marcaban los pasteles con una cruz, mucho antes...

Sea cual sea la explicación sobre su origen, lo cierto es que estos son unos panecillos riquísimos, con un sabor magnifico y una textura esponjosa maravillosa. La especias que llevan entre sus ingredientes les confieren un olor espectacular que harán que que no te quieras mover de la cocina mientras se están horneando, en caso de animarte a hacerlos...que espero así sea :)

En caliente y recién horneados constituyen todo un placer. Acompáñalos de una taza de buen té o café y entonces tienes el pasaporte al cielo asegurado.

Con las cantidades que indico en la receta tendréis suficiente para 12 panecillos. Si queréis hacer menos, tan sólo tendréis que ajustar la cantidades según os plazca aunque yo recomendaría preparar la docena porque es muy posible que, una vez hincado el diente al primero, no podáis resistir la tentación de lanzaros a por un segundo. 

Si sobra alguno, cosa que dudo, siempre lo podéis congelar o guardarlo en una bolsa de plástico para que no se seque y consumirlo al día siguiente. Abierto en dos y tostado con mermelada es una verdadera delicia.

¿Qué? ¿Os animáis?


Necesitamos

Para la esponja
  • 1/2 sobre de levadura de panadero seca
  • 100 ml de agua caliente (a aprox. 20 ºC)
  • 435 grs de harina de fuerza

Para la masa
  • 120 ml de agua fría
  • 12 grs de leche en polvo desnatada
  • 50 grs de azúcar blanquilla
  • 7 grs de sal
  • 55 grs de mantequilla a punto de pomada
  • 1 huevo pequeño
  • 20 grs de mixed spice
  • 50 grs de uvas pasas, pasas de corinto o sultanas
  • 35 grs de orejones picados
  • 40 grs de manzana rallada
  • La ralladura de 1 limón

Para la pasta de la cruz
  • 4 cucharadas de harina de trigo
  • 1 cucharada de azúcar blanquilla
  • 3-4 cucharadas de agua fría
  • Para pincelar los bollos
  • 1/2 huevo
  • 1 cucharadita de leche

Para el glaseado final
  • 50 grs de azúcar blanquilla
  • 25 ml de agua


Preparación

Comenzamos preparando la esponja.  Para ello, en un cuenco, mezclamos la levadura y el agua caliente.  Cuando la levadura esté disuelta, añadimos 100 gramos de harina de fuerza y removemos hasta que los tres ingredientes estén integrados.  Tapamos el cuenco con papel transparente y lo cubrimos con un trapo.  Dejamos reposar en un lugar cálido o hasta que la esponja haya subido, como mínimo, una tercera parte y esté activa (esto se verá porque saldrán burbujas).

En otro cuenco grande, colocamos el resto de la harina y lo mezclamos con la esponja, el agua fría, la leche en polvo, el azúcar, la sal, la mantequilla, el huevo y las especias.  Pasamos a una superficie limpia y amasamos durante 8 minutos.

Añadimos las frutas y amasamos durante 2 minutos más.

Hacemos una bola con la masa, la colocamos en un cuenco y lo cubrimos con papel transparente.  Dejamos reposar la masa para su fermentación, en un lugar cálido y alejado de corrientes, durante 45 minutos-1 hora o hasta que haya doblado su volumen.


Espolvoreamos una superficie de trabajo con un poco de harina y colocamos sobre ella la masa.  La estiramos con los dedos para desinflarla y que pierda aire.  Tomamos porciones de igual tamaño (usa una balanza para mayor precisión) y les damos forma de bola.

Colocamos las bolas en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal y las tapamos con un paño húmedo.  Dejamos reposar de nuevo en un lugar cálido durante, aproximadamente, 45 minutos o hasta que hayan doblado su tamaño.

Mientras los bollos están levando, pre-calentamos el horno a 240 ºC (arriba y abajo, horno tradicional) y preparamos la pasta para la cruz.  Para ello mezclamos la harina con el azúcar y añadimos el agua poco a poco hasta conseguir una pasta espesa (como la de las natillas).  Metemos la pasta en una manga pastelera con una boquilla redonda pequeña, esto nos hará más fácil dibujar la cruz sobre los bollos.

Una vez levados los bollos, hacemos una cruz sobre cada uno de ellos con el dorso de un cuchillo y los pincelamos con una mezcla de huevo y leche.  A continuación, sobre cada cruz extendemos, con la manga pastelera, la pasta que acabamos de preparar.


Introducimos la bandeja con los bollos en el horno y bajamos la temperatura a 180 ºC.

Horneamos durante 20-30 minutos o hasta que empiecen a tomar color.

Retiramos la bandeja del horno y transferimos los bollos a una rejilla de enfriado.  Disolvemos el azúcar con el agua y llevamos a ebullición (30 segundos en el microondas serán suficientes).  Pincelamos los bollos y dejamos templar/enfriar antes de comer.


30 comentarios :

  1. ¡Qué ricos!! Son completitos, una masa esponjosa, especiada y con frutos... Una delicia!! y ese glaseado...mmmm!! me los llevo ahora mismo. Gracias! Y gracias por la introducción, me gusta conocer los orígenes de los platos y su historia. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Qué estupendos para el desayuno o el pìcoteo de la tarde, fabulosos!!! Te quedaron de lo más apetecibles!!!

    ResponderEliminar
  3. Deliciosos.Me gusta que nos cuentes estas tradiciones británicas, nunca está de más aprender.
    Buen día.

    ResponderEliminar
  4. Los conocía pero no su historia! Te han quedado estupendos , de los que dices que con uno no basta jeje me comía todos!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Nunca los había visto como los tuyos, me gusta más tu opción, con la cruz de harina y agua, deliciosos!
    Y muy bien explicado!
    Feliz viernes santo, Carmen!
    Besotes,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Qué buenos de merienda o desayuno!! Besos

    ResponderEliminar
  8. Carmen tienen una pinta deliciosa!!! Perfectos para el desayuno de un dia libre, como el de hoy!

    ResponderEliminar
  9. Los inlgeses tambien saben disfrutar de las fiestas, menuda pinta tienen esos panecillos..tremendos para untar y rellenar!
    un beso y felices fiestas

    ResponderEliminar
  10. La de cosas de cocina de UK que se aprenden gracias a ti. Un enorme ñam. Un besote.

    ResponderEliminar
  11. Magníficos y cuanto se aprende contigo amiga.
    Felices días festivos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. deliciosos, que buena pinta y que doraditos te han quedado, besos!

    ResponderEliminar
  13. Es imposible ver esta receta y no querer probarlo!!
    Ana de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  14. Mi querida amiga, ese digo yo que sea cual sea el origen de esa cruz, los panecillos tienen una pinta espectacuñlar, y seguro que su sabor sabra a gloria bendita, tus manos son esprciales para hacer estas maravillas. Mil besicos preciosa

    ResponderEliminar
  15. Estos panecillos se comen solos, me encanta este tipo de recetas para desayunar. Todo un lujo. Besitos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  16. Carmen, ya sabes que llevo pendiente de hacer los bollitos de Pascua desde hace un par de años, y este, otro más que pasa. Con decirte que ni torrijas he hecho, y con lo que nos gustan, madre mía. Me gusta ese tono tan tostadito con el que te han quedado los bollitos. Nos los has vendido tan bien, que me estoy arrepitiendo de no haberlos hechos por quincuagésima vez. Y con ese toque a la mezcla de especias que sabes que taaaanto me gusta. ¡Ummmm!

    Eostre aparece en tu entrada. Tiene una historia muy bonita que explica el origen del término "Easter" en inglés. Si no quieres entretenerte en buscarla en mi blog, yo te la cuento el próximo día que nos veamos.

    La cruz aparecía también en el Irish soda bread, acuérdate. Simbolizaba la cruz de Cristo, pero también se practicaba para que los malos espíritus no se "apoderaran" del pan, o ahuyentarlos.

    Ale, una lección más que me llevo a la saca.

    Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
  17. Deliciosos,no sería capaz de comerme uno solo,no, me comería unos cuantos, me encantan!!!Besos

    ResponderEliminar
  18. Entradas gemelas!! Me encanta tener estos momentos telepáticos justo contigo...
    Fíjate que yo también quería hacer una foto con la mermelada porque es verdad que están buenísimos así y se me olvidó por completo.
    Yo voy a devorar los que quedan hoy mismo y seguiré tu consejo de tostarlos...
    He tenido una SS de lo más prolífica, he hecho de todo lo que se me ha ocurrido la verdad porque siempre cojeaba en ese tema. Todo dulces, típicos a más no poder y he disfrutado como un enano!!

    Diafruta lo aue queda de puente y que Eostre (Ostara en castellano) nos acompañe!! :-) en la primavera que timidamente quiere aparecer!

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  19. Que delicia! me ha entrado antojo de comer algo dulce y ahora veo esto y ya no puedo más! jaja. Las fotos hacen que estos hot buns parezcan todavía más deliciosos, pero supongo que eso solo lo sabré si los preparo. Me llevo la receta Carmen a ver que tal estan
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Echo de menos la repostería inglesa, una tarta de chocolate como nunca comí...yo lo siento pero he disfrutado mucho comiendo allí y no sé la mala fama que tienen de dónde sale pero para mi es inmerecida.
    Ya sabes que admiro mucho las recetas que nos traes del Reino, algunos ya conocidos y otros menos, en esta ocasión no sabía de estos buns, son una buena ofrenda, si fueran para mi me sentiría muy alagada ;)
    Ya queda menos para terminar las fiestas, disfruta de lo poco que queda.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  21. Carmen, están deliciosos y la repostería inglesa es siempre buena, cosa que no se puede decir de su cocina que en general flojea algo, pero en mermeladas, salsas y dulces son únicos.
    Me gusta la idea y te la copio.
    Un beso Carmen

    ResponderEliminar
  22. Qué buenos tienen que estar!! Los tengo pendientes desde hace tiempo pero aún no me he animado con ellos, tu receta tiene que estar deliciosa, así que me la llevo con tu permiso...un besito!! MJ

    ResponderEliminar
  23. Que ricos estos panecillos!! Si hay algo en lo que destacan los ingleses es en la repostería, y pasando por tus manos seguro que quedan increíblemente deliciosos!!
    Me anoto la receta a ver si me animo a prepararlos, que me encantan para la merienda!! Jejeeee
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  24. Ohhh!!!!! yo quiero uno!!! pero yo me lo como con Nutella!!!jajajajaja

    He puesto un reto en marcha, hasta el 5 de Mayo con unos regalitos muy chulos. Por si te animas!!!

    Un besazo enoooorme!!

    ResponderEliminar
  25. La pinta es fantástica pero soy una auténtica manazas con la repostería. No me atrevo.

    ResponderEliminar
  26. De buena gana me comía ahora mismo un par de estos panecillos con un buen vaso de leche... menuda pinta!!!
    Un besote

    ResponderEliminar
  27. HOla que ricos estos panecillos para desayunar y con esa cucharada de mermelada, irresistibles,es que un buen desayuno te arregla medio día ya, sino estas como sin fuerzas
    besitos

    ResponderEliminar
  28. Al verlos casi que ni me preocupa el origen, para mi vienen de Madrid, que delicia xd y yo sin probarlos!! Esa masa especiada llena de frutos tiene que ser una auténtica maravilla!! Lo que no sabía era que son tradicionales de la pascua!!
    Mira que nunca encuentro tiempo para nada, pero tengo que organizar mejor los fines de semana para que me tiempo a hacer más recetas, así que me llevo la tuya, porque con sólo verlos se me han antojado y untados con mermelada me han puesto los dientes bien largos!!
    Besotes guapa!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)