20.3.13

Fabada asturiana


Fabada asturiana.

Dos palabras.

Ni una más ni una menos.

Dos palabras bastan para englobar todo un mundo de potente sabor y de profunda tradición. Pocos platos hay en el panorama gastronómico español que representen tanto de su tierra de origen como la fabada asturiana.

Un plato que, a pesar de haber comido en infinidad de ocasiones, no había tenido el valor de preparar hasta ahora. Sin embargo, después de haberme puesto a ello, no puedo más que decir que es de los platos más sencillos de elaborar que jamás haya pasado por mi cocina.

Para obtener un resultado de matrícula de honor es imprescindible hacernos con materia prima de calidad. Aquí no vale cualquier cosa porque se nota. Y mucho. Así que no escatiméis en gastos si lo que queréis es disfrutar de esta maravilla de la cocina asturiana.

¡Ah!...y aprovechad ahora que todavía nos acompaña el fresquito para prepararla porque antes de que nos demos cuenta (eso espero) se habrá instalado entre nosotros la Señora Primavera y con ella se irán las ganas de platos como este.


Necesitamos (para 4 personas)
  • 350-400 grs de fabes
  • 1,2 litros de agua
  • Compango (1 chorizo asturiano, 1 morcilla asturiana, un buen trozo de jamón y panceta)
  • 1 cebolla, pelada y en brunoise
  • Pimentón dulce
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación

Ponemos las fabes a remojo en el 1,2 litros de agua fría la noche anterior (necesitan estar en remojo un mínimo de 8 horas).

Al día siguiente escurrimos las fabes y las colocamos, junto con la panceta y el jamón, en la cacerola en la que las vayamos a cocinar. Agregamos una cucharada de aceite y cubrimos con agua.

En una sartén aparte sofreímos la cebolla en el resto del aceite y, momentos antes de retirarla del fuego, añadimos una pizca de pimentón dulce. Removemos y reservamos.

Desgrasamos el chorizo y la morcilla dándoles un hervor corto, de unos 8-10 minutos, en agua en un cazo aparte. Los escurrimos y añadimos a la cacerola con las fabes. Llevamos el conjunto a ebullición, espumando de vez en cuando según se necesite para retirar las impurezas.

Bajamos la temperatura y cocemos a fuego bajo durante aproximadamente 30 minutos, momento en que incorporamos el sofrito, comprobamos el punto de sal y ajustamos si fuera necesario.

Cocemos durante el tiempo necesario para que las fabes estén tiernas (aprox. hora y media) asegurándonos en todo momento que las fabes están cubiertas de agua, que agregaremos cuando sea necesario.


Una vez listas, retiramos del fuego y dejamos reposar unos minutos antes de servir. Mientras tanto, retiramos el chorizo, la morcilla, el jamón y la panceta y los troceamos. Podemos devolverlos a la cacerola e incorporarlos de nuevo a las fabes o servirlos por separado.

Notas:
  • Para que las fabes no se rompan ni pierdan la piel que las cubre durante la cocción, es importante no removerlas con cuchara sino menear la cacerola con movimientos oscilantes.
  • Si el agua de la cocción se consume en demasía, añadimos un poco más procurando que las fabes siempre estén cubiertas.
  • Como casi todos los guisos de legumbres, la fabada está más rica al día siguiente de haberla cocinado ya que los sabores se asientan y potencian.

52 comentarios :

  1. Me vuelve loca la fabada! Siempre q vamos a Asturias nos traemos un preparado para hacerlas y disfrutamos como niños críos! Te han quedado estupendas, q cazuelas más tentadoras!

    ResponderEliminar
  2. Ahora mismo tengo una cazuela con potaje de garbanzos en el fuego, porque con el frío es un tipo de plato que me apetece una barbaridad y además hago un montón para que me quede hecho para dos o tres días.
    Con la fabada, pues igual.

    Hay platos clásicos que son totalmente inevitables en el menú de cualquier cocinillas xD

    ResponderEliminar
  3. Tengo buenos recuerdos de habernos comido una fabada en Cangas de Onís un mes de Julio, hace ya algunos años, que deliciosa! la experiencia y la fabada, claro!
    Así que compré los ingredientes y una amable anciana nos dio la receta antigua, como hacer fabada en tres días, riquísima! deliciosa! pero no he vuelto a preparar, jajaja
    Yo me comería un poco de la tuya que se ve igual de rica y hoy hace un día apropiado para eso.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  4. Una buena fabada levanta el espíritu, que cosa tan rica y que monas las cazuelitas!!! Me encantan.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué buena, te doy un 10!!! huele desde aqui. Tienes razón, pocos platos tienen tanto sentimiento para una región como la tiene la fabada para Asturias
    Beso

    ResponderEliminar
  6. Nunca nunca la he probado..me espero a ir a Asturias y allí comerme un buen plato...besos

    ResponderEliminar
  7. De estos, de estos, con buen pan me comía un par de cuencos.
    Que me gustan las fabes, y los sacramentos, ni te cuento.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Dios mío, ahora mismo me comería un plato, qué pinta tiene!!! me encantan las fabes. De la presentación ni hablemos, simplemente espectacular. Besitos

    ResponderEliminar
  9. Una fabada estupenda de una asturiana estupenda.
    Un besín,

    Lore

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que me dan ganas de salir hacia tu casa y disfrutar de una cazuelita, monísimas por cierto. No te preocupes que llevo un par de botellas de sidra!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Qué buena está! Aunque la verdad que me suele sentar algo fuerte y eso que soy asturiana!jeeje. Me encantan las cosas que haces. Me hago seguidora.

    bss

    ResponderEliminar
  12. A mi como asturiana, me gusta mucho la buena fabada y la tuya tiene muy buena pinta.
    Ideal para el invierno y detrás un buen arroz con leche.

    ResponderEliminar
  13. Por Dios que monada de ollita!!!!!yo la quiero :)....tu lo has dicho, en dos palabras....y hablan por si solas!!!!buenisima...besitos

    ResponderEliminar
  14. Carmen que pasada de fabada y la ollita una monada...Fantastica entrada como siempre..Bs

    ResponderEliminar
  15. Que bonita entrada, con la ollita , me ha encantado jiji
    Y que pinta tiene la fabada, riquísima!!!!!!!!11
    bss

    ResponderEliminar
  16. A ver........a ver.......que te pondré de nota?????. Como Asturiana que soy, no puedo mas que decirte que has aprobado y con nota. Porque has seguido todos y cada uno de los pasos y redactado la entrada con todos sus secretos. Te nombro asturiana de honor.
    Besinos

    ResponderEliminar
  17. Interesante receta, buenas fotos, muy apetitosas, me gusta tu blog tiene muchas variantes y es de gran calidad.. Te invito a visitar mi blog de Valencia, con recetas tradicionales de la Comunidad Valenciana.

    http://valenciagastronomic.blogspot.com.es

    Esta semana "la mona de pascua de Valencia " y la semana que viene “Un menú de cuaresma muy alicantino” ¿te lo vas a perder?

    Además, si te gusta la gastronomía valenciana, puedes colocar el código HTML que encontrarás en mi pagina en tu blog y tendrás acceso directo a mi blog, verás que chulo.

    ResponderEliminar
  18. Una fabada de lujo Carmen! Con esa presentación en mini, mucho más, que rica que es y que ganas de probarla hecha de buena mano.

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  19. Dos palabras: Que rico!!! No hay quien se resista a una buena fabada!!. Un beso

    ResponderEliminar
  20. Que me encanta la fabada.......y es que hija!!! esta tuya tiene una pinta increíble, y eso que acabo de comer......

    En casa es que es mi marido el que hace la fabada, pero la próxima seré yo y haré esta receta, que me parece super sencilla y un resultado espectacular.

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  21. Carmen, me acabas de dar antojo de fabada, hace mucho que no la preparo, por eso de la línea, pero de vez en cuando a nadie le amarga un dulce., verdad?, por cierto no se lo que saldrá pero como siempre me voy por la dulce, por cierto muchas gracias por tu comentario hacia el blog, besitos
    Sofía

    ResponderEliminar
  22. Tú fabada es de 20!!!! jajajja, te lo dice una asturiana!! bss

    ResponderEliminar
  23. HOLA CARMEN, HAS PREPARADO UNA GRAN FABADA, Y SIN DUDA TIENES RAZÓN, NO HAY QUE ESCATIMAR EN LOS INGREDIENTES, SÓLO CON ELLO CONSEGUIREMOS UN RESULTADO DE LUJO COMO EL TUYO. QUÉ RICO, POR SUERTE AQUÍ COMIENZA EL OTOÑO, ASI QUE LO HARÉ PRONTO, AUNQUE NO CON LOS PRODUCTOS DE ALLÁ, CON LOS LOCALES SE CONSIGUE UN BUEN DESEMPEÑO IGUALMENTE. BESITO

    ResponderEliminar
  24. Hola, carmen ..
    Ay, ay, ay .... cómo no ser asturiana para degustar esta maravilla con el perfume de su aire y el sabor de su agua.
    Creo que podré conseguir todos los ingredientes acá, pero de seguro que le faltará la esencia misma: el origen asturiano de los productos.
    Había visto y escuchado de esta receta miles de veces, pero nunca explicada con tanta sencillez como ahora. Apenas me anime a prepararla te cuento.
    cariños.
    Silvia

    ResponderEliminar
  25. una receta que me encanta y te ha quedado soberbia.
    Cuando estuve en Astucias las probé y me lleve todo el Kit de primera categoría para hacerlas yo en casa,las hice pero no salen igual casi igual, porque? porque nos falta su agua que es también super importante.
    pero eso no quita que estén divinas y sin salir de casa eh¡¡
    beso

    ResponderEliminar
  26. Una gran receta de las de toda la vida pero que te ha quedado estupenda!
    Como me gustan estos platos!

    ResponderEliminar
  27. Carmen te leo y no me lo puedo creer. Tu gran cocinera, con blog que quita el hipo y no habías preparado fabada nunca?............... bueno nunca es tarde si la dicha es buena que dice el refrán y por lo visto en tu caso se ha cumplido el pronostico, te ha salido una fabada de 10. Los Asturianos ya tienen competencia. oye en cuanto a la materia prima tienes razón es muy importante, la diferencia se nota y mucho. Bss.

    ResponderEliminar
  28. Una fabada de aupa; rica en cualquier época del año hay que ser muy valiente para comerla en verano.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Tu lo has dicho Carmen, en dos palabras, y es que no hace falta más, es oir fabada asturiana y puedo degustar el sabor, rememoro el olor y se me hace la boca agua. Además tengo que decirte que te han quedado unas fotos preciosas, el bol es monisimo y de lo más apetecible.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  30. Pues yo sólo te digo una palabra: Delicioso. Es verdad que es un plato contundente pero de vez en cuando sienta de maravilla que es una delicia
    Besitos

    ResponderEliminar
  31. Yo pongo el pan y el vino, Carmen, me has matao con esa cazuelita.
    Riquisima!

    ResponderEliminar
  32. La verdad Carmen que tengo ganas de ver algo hecho por ti que este regular, como lo bordas todo, lo sencillo, lo dificil, todo te sale, como si lo hicieran los angeles, eres una maravilla en la cocina. Mil besicos preciosa

    ResponderEliminar
  33. Por Dios Carmen son las 7 y medida de la mañana y ya tengo ganas de meter la cuchara en esas tacitas. Que maravilla de plato y te ha quedado espectacular y que decir de las fotos. Tu niña vas a todo tren con la fotografía y la cámara. Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  34. ¡¡Umm que rico...esa salsa ligada tiene una pintaca estupenda!!
    Me gusta el nuevo diseño de tu blog ;)

    ResponderEliminar
  35. Me muero por una cazuelita de esta fabada!! Qué rica!
    Besos

    ResponderEliminar
  36. qué rica una buena fabada asturiana!!! Aun me relamo de la última que comí, jajaja. Yo hoy voy a atacar otras judias, un poco más verdes, jajaja

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  37. Un clásico, y cómo me gusta!!!!! Te ha quedado divina, Carmen!
    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Que cucada de presentación, si esque sólo tu sabes hacer de una fabada un plato digno de una mesa 10.
    Me encanta.

    ResponderEliminar
  39. Me gusta, pero no la hago o la he hecho nunca, ahora me pones tus cazuelitas y no te digo ni mu mientras me la como!!! Bss

    ResponderEliminar
  40. Te quedó genial,te lo dice una asturiana que lleva echas muchas fabadas(y no la tengo en el blog ),y estoy de acuerdo contigo es muy fácil pero necesita buenos productos y tiempo ,con la fabas la prisa no vale,y deben reposar para que el caldo coja cuerpo, mejor de un día para otro.
    Aquí como no hace mucho calor la comemos todo el año ,eso si en verano despues de comer a echar la siesta .besinos desde Asturias

    ResponderEliminar
  41. Pues yo tampoco la he preparado nunca pero me encanta comerla. Voy a quedarme con tus consejos y con la receta, tiene una pinta fenomenal.

    Besos

    ResponderEliminar
  42. Hola Carmen, me encantó conocerte, y me resulta exquisito los platos que pones como esta fabada reina en mi casa entre los platos preferidos.Besos cielo.

    ResponderEliminar
  43. Magnífica receta d un clásico. Las fotos espectaculares.

    ResponderEliminar
  44. Esas dos palabras, fabada asturiana, qué satisfecho nos dejan el estómago una vez que el plato queda vacío. Es un plato que me encanta, pero al que nunca supe dar el punto justo de sabor y por eso, y tengo que decirlo, si en casa comíamos fabada, era la de la famosa marca y que ya viene enlatada; ideal para uno de esos días en los que llegas del trabajo y sin nada dejado hecho del día anterior para comer.

    De mis últimas vacaciones en Asturias se vinieron en la maleta un paquete de fabes y otro de compango, y que viniendo de su propia tierra, no pueden salir mal. Noooo. Imposible. Desde aquel día que me dijiste que las ibais a comer, no he parado de pensar que las tenía que hacer de una vez por todas porque ese compango no podía pasar mucho más tiempo en el congelador, y una vez que venga el calorcito, no apetece nada de nada comer platos contundentes. Sin embargo cómo cambia la cosa si estás de vacaciones en la tierra aún siendo verano. Si por mi voluntad me hubiera dejado llevar, todos los días hubiera comido fabada, pero es una tierra tan rica, gastronómicamente hablando, que no podemos estar allí y no comer de tanto como nos da la tierra.

    Tu receta de fabada guarda toda la sustancia de la cebolla, coge los sabores de los demás ingredientes que se han cocinado lentamente. ¡Qué color más bonito y uniforme te ha quedado! Y una salsa contundente, con cuerpo. ¡Qué rico todo!

    Pues adivina lo que hay para comer en casa mañana. Y adivina dónde se van a cocer ... ;))

    Besos.

    ResponderEliminar
  45. Me comería un bol de fabada en estos momentos (y no es la hora de hacerlo precisamente)!!
    Gracias por compartir!
    Un beso,
    IDania

    ResponderEliminar
  46. En realidad cuando la preparo el La Cocinera tambien le pongo cebolla y ajo pero en esta ocasion por ajustarme lo mas posible a la tradicional no le he puesto ... Está de muerte igualmente !!!!!! jajaja.
    Besitos

    ResponderEliminar
  47. HOla
    mira que rica te ha quedado, y como apetece en esta Semana SAnta pasada por agua que vamos a tener, ay que ganitas tengo de primavera en condiciones que nos van a salir champiñones en las orejas.
    La presentación en cazuelitas queda genial
    besos

    ResponderEliminar
  48. Debo de ser la última que viene a verte. Bueno, intento ponerme al día. En este momento, con el día tan desapacible que hace, y aunque sea noche cerrada, me comería tu fabada como una reina. Y encima mojaría pan. Muy buena. Besitos.

    ResponderEliminar
  49. ¡Qué rica!
    me gusta mucho la presentación individual que le has dado.
    Yo pongo, aunque sea tarde, las botellinas de sidra para acompañarla ;-)

    Un beso,
    Raquel

    ResponderEliminar
  50. Que rica, me encanta y la preparo mucho!! No hay nada como una buena fabada y la tuya alimenta sólo de verla y así presentada queda divina!!
    En casa se le hace una fritura previa, de resto igual!! Mi madre dice que no hay que destaparlas mucho para que no se pelen y el que el agua se añada siempre caliente, los truquillos de las madres, jajaaa!!!
    Besotes guapa!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)