16.10.12

Panecillos de chapata [Día internacional del pan]



Tengo una larga lista de asignaturas pendientes en materia de cocina a las que, poquito a poco, voy enfrentándome.  Tachar alguna de la lista me da una alegría enorme, sobre todo si los resultados son buenos.

De estas asignaturas pendientes hay una que resiste el paso del tiempo y que ahí continúa mirándome cada vez que repaso la lista: los panes caseros.

A lo largo del 2012 me he dicho en múltiples "de este año no pasa" (os suena la frasecita ¿verdad?) pero los meses han ido pasando, nos hemos plantado en octubre y aquí sigo sin plantarle cara a los panes.

Cuando, el julio pasado, Clara, Daniela, Salomé y Virginia se unieron para crear Bake the world vi que mis oportunidades de acabar el año cumpliendo uno de mis propósitos aumentaban.  Me lo estaban poniendo en bandeja.  De plata.  Estaba claro que era el empujoncito que necesitaba.

A partir de entonces mi intención de participar en sus retos mensuales ha quedado en eso, en intención. Y es que me resulta complicado organizar mi tiempo de la manera que necesita preparar panes caseros. Con unos tiempos de amasado, reposo, levado, etc que me son antipáticos por la cantidad de compromisos ineludibles que tengo.  De lunes a viernes es imposible.  Trabajo fuera de casa por lo que ni me lo planteo.  Y los fines de semana la familia demanda mucha atención y gran parte de mi tiempo.  Esto puede sonar a excusa pero no lo es.  Es una realidad como un templo.  La mía y, seguramente, la de muchos de vosotros.

En fin, una vez explicado todo esto y a pesar de ello, yo sigo en mis trece con lo de los panes caseros y espero conseguir adentrarme en su mundo en breve.  El primer paso, el de la masa madre, ya lo he dado...yupiiieeee...y tengo una sana masa madre en la nevera en la que tengo puestas mis esperanzas de buenos y ricos panes caseros futuros.  De los resultados que obtenga ya os contaré cuando sea el momento, ahora vuelvo al tema que hoy nos trae que es el de la chapata, que es el pan que las chicas de Bake the world proponen para el mes de octubre

Si ya os he contado más arriba que mi agenda semanal no deja mucho tiempo libre a los panes, con la chapata me ha resultado del todo imposible.  La masa de este tipo de pan requiere varios tiempos de reposo y el proceso es largo de modo que, después de consultar múltiples fuentes de información y de ver algún que otro vídeo, decidí que no iba a poder preparar la receta tradicional.  Sin embargo seguía queriendo participar en el reto Bake the world de este mes que, además y para más INRI, coincide con el día internacional del pan, por lo que me decanté por preparar las chapatitas del libro "Pan y bollería con thermomix"

Y así, sin vergüenza alguna y al más puro estilo Falsarius chef, me lié la manta a la cabeza y me puse con ello.

Espero que lo puristas no se leven las manos a la cabeza ni se hagan cruces con mi atrevimiento.  Mi intención no es otra que la de empezar a andar el camino de los panes caseros de una manera sencilla y suave, disfrutando del recorrido para no asustarme y salir corriendo.

A pesar de no considerar que esta sea una auténtica experiencia panificadora me siento contenta por haberme tirado a la piscina, aunque haya sido por donde no cubre...jajaja...pero, como me escribió Clara (Miss Migas) en un correo: "siempre es un comienzo".


La receta la he seguido al pie de la letra, de modo que tal cual os la cuento.

Necesitamos (para 24 unidades)

Masa madre
  • 100 grs de agua
  • 10 grs de levadura prensada fresca
  • 180 grs de harina de fuerza
  • 1 crdta de azúcar

Masa de pan
  • 260 grs de agua
  • 30 grs de levadura prensada fresca
  • 430 grs de harina de fuerza
  • 10 grs de sal
  • 50 grs de aceite de oliva extra virgen

Preparación

Masa madre

Ponemos todos los ingredientes de la masa madre en el vaso de la TMX y mezclamos 15 segundos, velocidad 3.  Dejamos reposar tal cual hasta que doble su volumen.

Masa de pan

Incorporamos al vaso, en el que se encuentra la masa madre, el agua, la levadura desmenuzada, la harina y la sal.  Mezclamos 30 segundos, velocidad 6.

Amasamos 5 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga y, mientras amasa, vamos añadiendo el aceite por el bocal poco a poco.

Obtendremos una masa blanda que sacamos del vaso de la TMX y transferimos a una superficie enharinada generosamente.  La aplastamos y estiramos suavemente para darle forma de rectángulo.  y espolvoreamos con un poco de harina.  Dejamos que repose unos minutos de manera que coja cuerpo.

Mientras tanto forramos dos bandejas de horno con papel vegetal.

             

Con un cuchillo bien afilado y de hoja larga (a ser posible) cortamos la masa en 24 rectángulos.  

Tomamos 12 de ellos y los colocamos sobre una de las bandejas dejando espacio entre panecillo y panecillo.  Al reposar y durante el horneado aumentarán de tamaño y no queremos que se nos unan.  Hacemos lo mismo con los 12 restantes.

Cubrimos las bandejas con trapos de cocina y dejamos reposar en un lugar templado y alejado de corrientes de aire durante 20-30 minutos.

Cocemos en horno pre-calentado a 180 ºC (arriba y abajo, horno tradicional) durante 15-20 minutos.


Para que los panecillos queden crujientes por fuera y de miga blanda por dentro, colocamos un recipiente apto para horno con agua en el interior del horno (yo lo coloqué sobre la rejilla y la rejilla sobre la base del horno) y pulverizamos con agua los panecillos mientras se hornean un par de veces.

Una vez horneados los dejamos reposar sobre una rejilla de horno unos 10 minutos.

L

Listos para acompañar nuestra comida, para hacer unos bocatas para la merienda o para desayunarlos en compañía de una humeante taza de café, té o de un simple vaso de leche.


Como tu prefieras, ahí están para que los disfrutes.  Sea como sea, estos panecillos de chapata te sabrán a gloria bendita.

La cantidad de panecillos que obtuve con estas cantidades me resultó excesiva pero pensé que sería una buena manera de comprobar si éstos resistirían la prueba del congelador de modo que parte de ellos allá fueron, dentro de una bolsa de plástico, a las profundidades del mismo.

Un par de días después me solucionaron una merienda de la manera más rápida posible.  Los saqué del congelador y, tras 30 minutos de reposo, estaban listos para abrir por la mitad, tostar y servir untados  con dulce de manzana, mantequilla, mermelada o cualquier otra cosa que os apetezca.

Deliciosos y sin perder ninguna de sus propiedades.

40 comentarios :

  1. Es un pan delicioso, de verdad, pero difícil, no? o al menos a mi me lo ha resultado, en mi chapata los alvéolos grandes tan característicos de este tipo de pan no ha aparecido, jajaja, pero no cesaré en el empeño hasta que un día puede ver a través de ellos.
    Me encanta la chapata en panecillos, es más práctica y más fácil a la hora de congelar pero últimamente en casa no llego a congelar pan, no estoy a tiempo, le digo a mi marido que tengo que practicar más este tipo de panes y me contesta que practique todo lo que quiera que está dispuesto a probarlos todos, jajaja
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  2. Ne kadar güzel ve leziz görünüyor. Ayrıca çok iştah açıcı olmuş. Ellerinize, emeğinize sağlık.

    Saygılar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué curioso, jamás me habían dejado un comentario en turco. Os dejo la traducción tal cual me la da el traductor de Google:

      "Lo que parece tan hermoso y delicioso. También era muy apetecible. Manos, emeðinize salud. Respeta."

      Eliminar
  3. Te quedaron estupendas estas minichapatas. Qué buen uso les daba yo Carmen. Me encanta tener pan congelado para los almuerzos de mis niñas. Un bocata yo creo que es lo mejor que les podemos mandar a los chiquillos para el recreo!!!

    ResponderEliminar
  4. A mi me pasa como a ti, se me resisten los panes, bien por tiempo, bien por la pereza que da los levados, reposos, etc. así que recurro a mi panificadora, que al menos el amasado me lo quita y pita cuando ha dejado de reposar.
    Las chapatas te han quedado fantásticas, no sé cuán difícil pueden ser elaborarlas, así que me conformo con mirar cómo te han quedado, yo ni lo intento, jejeje.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo aún no me he animado a hacer pan en casa, me pasa como a ti, tengo una lista interminable de cosas que quiero hacer pero va pasando el tiempo y en vez de decrecer, esta lista aumenta irremediablemente y no se de donde sacar el tiempo para prepararlas todas. A ver si con el pan me pongo las pilas y lo hago pronto.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  6. caray Carmen...tus chapatinas te han quedado deliciosas ufff y con mantequilla ni te cuento, mueroooo!!! bsss

    ResponderEliminar
  7. a mi me pasa lo mismo, siempre que veo que haceis unos panes tan ricos y caseros me propongo que tengo que hacerlos y nunca llega el momento, a ver si antes de que acabe el año me decido, te han quedado fantasticos, bicos.

    ResponderEliminar
  8. Carmen como me alegro que te hayas animado. Tus chapatitas te han quedado de lujo. Y esas fotos con la mantequilla y la mermelada ni te cuento. Bestiales.

    EStamos teniendo mucha suerte porque vamos a hacer un listado de chapatitas con distintos métodos y recetas, espectacular. Vamos para todos los gustos y métodos.

    Bss y gracias por tu participación.

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  9. Te han quedado de capricho, que textura tan perfecta. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  10. Qué delicia! Siempre es todo un desafío hacer un buen pan casero! gracias por el aporte.

    ResponderEliminar
  11. Carmen están hermosas, me encanta el tono pálido y los alvéolos que chulos, la última foto ya me la quiero devorar con la mirada!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  12. qué rico, Carmen, hoy he visto mucho pan y este me encanta, bsts

    ResponderEliminar
  13. ¿Te puedes creer que Lacajita no tenía ni idea de la celebración de este día?
    ¡¡con lo que nos gusta el pan a Elena y a mí gggrrrr... pero nos lo apuntamos, de todos modos sacaremos alguno para no quedarnos atrás.
    Nieves

    ResponderEliminar
  14. fabuloso tienen que estar deliciosos

    ResponderEliminar
  15. Pues no tienes nada de qué avergonzarte, te han quedado muy bien. Y más si es la primera vez! Ya verás cómo la siguiente vez te sale aún mejor. Hacer pan en casa no es nada fácil, requiere mucho tiempo y esfuerzo. Así que nada, estoy segura de que estos panecillos los disfrutaste mucho por ser caseros y de cosecha propia, a que sí?
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Es una masa muy complicada de manipular, pero tu no has tenido ningún problema,has conseguido unos panecillos de chapata espectaculares. Igual que las fotos que llenan la pantalla de esta delicia!!!! me encantan. Besosss,

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola guapa!

    Pues hay que ir a lo práctico, que con este ritmo de vida tan trepidante, si nos metemos en la cocina para hacer algo con gusto, tiene que ser a un ritmo pausado y sabiendo a conciencia lo que hacemos; aunque tampoco hace falta que venga yo a decírtelo, pues cada cual se tiene que acoplar a los tiempos y rutinas que le condicionan.

    Yo te animo a que hagas las chapatitas que he hecho yo. Te pones por la tarde, ya tarde, o después de comer con la masa, y luego la guardas en la nevera hasta la mañana siguiente, cuando tendrás que sacarla de la nevera para hornearla. ¡Ojo! Que con este comentario no estoy menospreciando en absoluto tus panes. Pues será por buen color y aspecto el que tienen. Pero te animo a hacerlos para que tú misma compruebes que organizándote una tarde de sábado, los puedes hacer.

    Casualidades: el nombre, y que congelaráramos los sobrantes para comprobar su resistencia tan el congelado. Y prueba superada. Y no solo por esto, en lo que a ti respecta, si no por esa asignatura pendiente de la que ya te has quitado la punta de la espina, ¿no? ¡Fuera pupas!

    Menos mal que no es prontito por la mañana cuando estoy leyendo esta entrada, que menudo bocado tienen con esa mermelada y la mantequilla. ¡Umm!

    ¡Muacsss!

    ResponderEliminar
  18. Yo he hecho un par de veces y la verdad es que estaban muy ricos...siempre hay algo que se nos resiste..pero no tires la toalla..ni te quites meritos que te ha quedado bien rico!!
    Bss

    ResponderEliminar
  19. Esto de los panes es como una droga, cuando empiezas a trabajar las masas, después ya no puedes parar, y aunque al principio se ve un mundo, después se ve como fácil del todo.
    Me encanta el pan hacerlo pero sobre todo comerlo, y no tardaría nada en llevarme unos panecillos de esos, si pudiera agarrarlos a través de la pantalla.
    Un beso y gracias por tu acogida en facebook.

    ResponderEliminar
  20. Carmen, guapa, pues lo que cuentas no me suena para nada a excusa porque a mi me pasa exactamente lo mismo: el pan requiere de tiempo, mucho tiempo, y yo no dispongo de él así que tampoco es algo que abunde en mi blog. Esta versión ligera que has preparado tu me ha parecido estupenda y no me llevo las manos a la cabeza, sino la receta a mi lista de pendientes. Por cierto, amiga, te felicito por el merecido premio de muchogusto. Besicos.

    ResponderEliminar
  21. Te han quedado perfectos Carmen!!! a ver cuando me atrevo yo con algo así! solo falta arrancar hehehe!!! y una vez arrancado.... un vicio más ¿no? las fotos son preciosas!!! que bueno lo "de este año no pasa" jajajaja! es mítica esa frase!! jajajaja!!

    Besiños salseros wapísima!!!!

    Tito

    ResponderEliminar
  22. Vaya chapatitas más ricas. La miga te ha quedado estupenda. Que pena no tener uno de esos para desayunar mañana... snif
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. madre mia que pinta tienen estas chapatas, y encima las enseñas untadas con mantequilla y mermelada de fresa... mmmmm! esto, creo que voy a necesitar un babero!
    Un besin.

    ResponderEliminar
  24. pues tus chapatitas tienen una pinta estupenda!!!!

    ResponderEliminar
  25. Holaaa, no te quejes que te han quedado unas chapatitas extraordinarias maja! que más quisiera yo que me salieran así. Yo también debería ponerme en serio porque me gustaría un montón, y me dije a principios de año que iba a asistir a un curso en la sierra norte de Madrid, en el taller de las tradiciones que igual te suena, y al final, lo que tu dices, se acaba el año y no he ido.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  26. Carmen, unas fotos preciosas!!
    Pero claro, los panecillos hacen mucho, se ven tan deliciosossss!
    Enhorabuena, me he sentido muy identificada con lo de "de este año no pasa" con el pan... :-)
    Besotes,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  27. La experiencia del pan casero es buena, aunque te ayudes de la THMX para el amasado, porque la máquina otra cosa no hace. Yo no lo hago más amenudo por los tiempos, pero me encanta cuando lo hago el olor a pan de la casa.

    Por cierto, ya he visto que Nieves te ha contado que nos hemos saltado el día del pan :(
    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  28. unos panecillos magnificos igual que las fotos Carmen,divino todo
    beso

    ResponderEliminar
  29. Te han quedado muy bien estos panecillos. Se dice que es una masa complicada pero yo no recuerdo que me costara mucho trabajo. No sé. Es verdad que congelan perfectamente. Merece la pena.Te dejo el enlace de lo que publiqué en julio.
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com.es/2012/07/pan-de-chapata.html
    Bss
    La cocina de Mar

    ResponderEliminar
  30. Hacer pan de la manera tradicional no es muy compatible con el ritmo de hoy pero siempre queda el placer de hacerlo de vez en cuando. Te han quedado muy bien las chapatas aunque sean en su versión rápida. Un saludo

    ResponderEliminar
  31. Pero si son divinos, Carmen. Da igual que no sea la receta tradicional, el resultado no tiene desperdicio, y lo más importante, te has lanzado al charco y te advierto, adictivo es poco! A que mola? Y cuando te pongas a amasar a mano, ya verás el gustazo!
    Oye, por cierto, sí que estamos conectadas...espero que no tengas un helado de té matcha por ahí guardado jejejejeje...
    Un beso grande como tus panecillos, mi niña!

    ResponderEliminar
  32. increibles...recetón! las tres últimas fotos han acabado de enamorarme del todo, ufff, te has salido.

    ResponderEliminar
  33. Yo no he utilizado TMX pero tampoco he amasado, jejeje, me gusta hasta el relleno que les has puesto. Saludicos.

    ResponderEliminar
  34. Maravillosos! realmente maravillosos!!! me los llevo! Bss

    ResponderEliminar
  35. Claro que si reina, por ahí se empieza y lo importante es que te hayas animado!!
    Entiendo lo de tu miedo y el irlo dejando pasar, yo estaba igual, así que este grupo nos viene al pelo para ir perdiéndolos, algunos saldrán mejor y otros peor, pero no hay que tirar la toalla!!
    Las fotos son una gozada, dan ganas de quitarte el cuchillo y ponerme a untar!!!
    Yo entre semana a veces ni almuerzo Carmen, no tengo tiempo y los fines de semana son mi remanso de paz, pero claro, mi hija ya es mayor y tengo más espacio, tu no te agobies, lo primero es lo primero!!
    Besotess mi niña guapa!!!

    ResponderEliminar
  36. Hummm cuando haces pan da gusto el olor que hay por el ambiente¿ a que si?Yo también hago experimentos, pero tampoco he hecho mucho.El libro de Xabier Barriga es buenísimo, y está genial si quieres recetas variadas
    ¿De verdad que no habías hecho pan antes?Por que estas chapatas tienen muy buena pinta
    besotes guapa

    ResponderEliminar
  37. I love scones with jam and cream Carmen! Your styling and photography is lovely too!

    ResponderEliminar
  38. Menudos panecillos más ricos! Nunca he hecho chapatas, así que tomo buena nota.
    Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  39. Se me escapo este dia para publicar pan. Ya me paso el año pasado pero no llego a todo lo que quiero y mas con mi ultima lectura... jeje. Te quedo un pan genial (me vuelve loca la miga que se ve en las fotos). Ademas la chapata es de los que quiero probar proooonto

    Un beso Bea

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)