3.7.11

Lubina al horno



La lubina es un pescado de carne blanca muy fina y apreciada.  Hoy en día la podemos encontrar en los mercados procedente de piscifactorías, a unos precios muy razonables y de buena calidad.  Si tenemos intención de comprarla, debemos asegurarnos que su carne se vea firme, que el color del vientre sea plata brillante, que las escamas se mantengan adheridas a la piel y que los ojos no estén hundidos.  Entonces tendremos ante nosotros una lubina fresca que aconsejo comprar para disfrutar de un plato tan delicioso como el que hoy os traigo. Uno de esos muchos de mi recetario familiar que quiero compartir con vosotros.


Necesitamos (para 4 personas)
  • 1 lubina de 1 kilo aproximadamente
  • 1 lata pequeña de tomate entero pelado
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 vaso de vino blanco seco
  • 1 limón
  • 1 guindilla roja seca
  • 1 cucharadita de perejil fresco picado
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal
  • 1/1 vaso de agua


Preparación

La lubina deberá de estar limpia.  Cuando la compremos, pediremos al pescadero que nos la prepare para asar al horno.

Pre-calentamos el horno a 200 ºC (arriba y abajo).

Salamos la lubina por dentro y fuera y la dejamos reposar 5 minutos dejando que la sal penetre a través de la piel.  Hacemos un par de cortes en uno de los lomos y colocamos en cada uno media rodaja de limón.


El resto del limón lo cortamos en gajos y lo reservamos para el momento en que sirvamos la lubina.

Pelamos la cebolla, la cortamos en juliana y cubrimos con ella una fuente para horno.

Escurrimos los tomates (reservamos el jugo que podremos utilizar para añadir a otras salsas)  y los troceamos en láminas de 1 cm de grosor.  Cubrimos la cebolla con el tomate y sazonamos.

Colocamos la lubina sobre las verduras y la regamos con 3 cucharadas de aceite y el vino.  La introducimos en el horno durante 25 minutos.  La lubina tenderá a secarse de modo que, trascurridos 15-20 minutos de horneado, le añadimos 1/2 vaso de agua y la regamos con el jugo que encontraremos en la fuente.

Mientras se hornea la lubina, pelamos y picamos finamente los ajos y cortamos la guindilla en trozos no muy pequeños (para que la podamos retirar fácilmente en caso de así desearlo).  En una pequeña sartén, calentamos 3 cucharadas de aceite y sofreímos el ajo, la guindilla y el perejil a fuego fuerte y con rapidez.


Cuando hayan transcurrido los 25 minutos de horneado de la lubina, vertemos el sofrito sobre ella y la horneamos 5 minutos más.

Sacamos la lubina del horno y la servimos rápidamente para que no pierda jugosidad.

La acompañamos con unas patatas a lo pobre o un arroz y...a disfrutarla :)



11 comentarios :

  1. Qué buenos son estos pescados al horno. Lo del sofrito me parece una excelente idea. y lo de las patatas a lo pobre, la guinda. Y además se puede hacer así la dorada, la lubina y la dorada son intercambiables en la preparación, pero cada una con su carácter. Rico rico. Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Un platito de pescado muy rico; la idea del tomate me la apunto porque yo no lo echo, en su lugar pongo las patatas para que se hagan a la vez.
    Qué pases un buen domingo.

    ResponderEliminar
  3. me encanta la lubina al horno!!! Le cambiaré mis patatitas por tus tomates, por lo demás la receta es prácticamente igual ;)

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Casi acabo de comer y al ver la receta me está entrando hambre otra vez, que bien te ha quedado este pez.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Que de tiempo que no me tomo una buena lubina, que bien te ha quedado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Te ha quedado genial Carmen. yo llevo toda la semana comiendo pescado. Aprovecho que lo tengo cerca. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Plato estrella para el verano! Justo hoy comí pescado al horno... ligero, sano...y delicioso.

    ResponderEliminar
  8. La carne de este pescado es muy fina y me gusta la idea de darle un toque de guindilla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Que rica la lubina, yo también la preparo de varias formas, me encanta. Pero la hago menos tiempo en el horno, no me gusta que el pescado quede muy hecho. Tomate no he puesto nunca. Probaré.
    Un abrazo.

    www.cocinandoencasa.net
    www.dulcisimosplaceres.net
    www.todasmisrecetasdecocina.net

    ResponderEliminar
  10. Ay Carmen,

    ¡Qué rica! Yo me apunto a acompañarla con unas patatitas. Tiene que estar de muerte.

    Por cierto, si pruebas las berenjenas ya me dirás. Es una forma estupenda de prepararlas para que resulten deliciosas y sin sabor a fritanga.

    Un besito,

    Sacer

    ResponderEliminar
  11. Yo soy más de carne que de pescado, y fijo que como mínimo cae tres veces en semana, especialmente para la cena, por éso de que sean ligeras, algo que solo se consigue con el pescado.

    Tu propuesta de lubina me parece fantástica. Así que a la saca va ...

    Besitos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)