30.5.11

¡Vamos a la playa!



¡Menudo més llevamos de Primeras Comuniones! 

El pasado sábado me tocó a mí.  Era el turno de mi hija Anna (mi preciosa hija...babeo según escribo esto) y lo celebramos con un buffet en la intimidad de casa y con los familiares más cercanos.  Somos muchos hermanos y, con maridos, mujeres e hijos, nos plantamos en los 27.  Y eso que la familia de mi guiri-marido vive en Inglaterra y sólo vinieron los abuelos que si no...

Yo me pasé la tarde del viernes preparando platos para el buffet del sábado.  Desgraciadamente no queda constancia fotográfica de ninguno.  Me olvidé la cámara en el trabajo así que las fotos pre-hincado-de-diente, que pudiera haber tomado el viernes, no las pude hacer.  Y claro, aunque cámaras había muchas entre los invitados el sábado pues no era plan de tenerlos esperando mientras yo hacía fotos a diestro y siniestro para poder colgarlas en el blog esta semana.  ¿Os imagináis?  Rabia me dió mucha pero me la tuve que aguantar.  Seguro que lo entendéis perfectamente.

En fín, lo que si pude fotografiar fue la tarta que aquí me trae hoy.

Mi hija me pidió que le hiciera una tarta pero no quería nada alusivo a la Comunión así que, como ya casi tenemos el verano encima, me decidí por hacerle esta playita.


La base está hecha de bizcocho de Madeira.  Yo hice dos porque éramos muchos y quería que me quedara una tarta con altura.  Corté, para alisar, las partes de arriba porque este bizchocho se abomba en el horno.  

Los rellené de crema de queso a la que añadí una mezcla de cuatro fresas trituradas y dos cucharadas de mermelada de fresa y la cubrí con crema de queso antes de decorarla.

La arena está hecha de galletas trituradas con mantequilla.  Aproveché las sobras que tenía de la base de esta receta.


El agua es gelatina neutra con gatorade (no hace falta añadir azúcar).  Compré unas botellas que son azúles por fuera pensando que la bebida también iba a ser azul (porque hay un gatorade que es azul) pero me llevé un chasco enorme cuando la abrí y ví que era incolora.  Entonces leí la etiqueta (¡que ya me vale! ¿no lo podía haber hecho en el supermercado?) que decía, clarísimamente, sin colorantes añadidos.  Ahhhhh.  Menos mal que tenía colorante azul a mano y me salvó del apuro.
La decoración está hecha con ositos de goma y más chucherías, barquillos para cubrir los laterales y...que nunca falte...la lazada que es ya sello de la casa.

Espero que os guste :)

7 comentarios :

  1. Ha quedado simpatiquisima, pero que trabajazo tiene, claro que tiene que ser una alegria ver la cara de tu niña
    Un beso y buena semana

    ResponderEliminar
  2. Me estaba preguntando cómo habías hecho el agua...
    Qué original y preciosa, seguro que a Anna le encantó. Me parece una maravilla...

    ResponderEliminar
  3. Bueno y bueno que cosa mas preciosa, eres una artistaza, me quito el sombrerete delante de ti, me gust atu blog y me quedo como seguidora y te invito a que visites mi blog que tiene de todo un poco sobre todo cocina.

    tremendita-tremendita.blogspot.com

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. La playa te quedo estupenda, perfecta y al mismo tiempo apatece comerla. Soy tan fan de las tartas temáticas. Gracias por visitarme, me quedo yo también de seguidora. Oye y los èclairs de lujo!
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Preciosa, me encantan estas tartas, y la tuya es súper completa, no le falta detalle!

    Las toallas te quedaron geniales, qué buena idea! ajajaaj! Me la llevo!

    Un saludo, artista!
    natalia

    ResponderEliminar
  6. Woow haces unas tartas muy lindas,tienes imaginación, eres una artista! y esta en especial con ese relleno de crema de queso, ains que rico!! aqui tienes una seguidora más!!:) besines

    ResponderEliminar
  7. Anónimo28.5.12

    Carmen, que bonita tarta, me ha encantado, ummm que buena pinta tiene.
    un besazo
    Eva Jordán

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)