25.7.17

Ensaladilla rusa ligera. Receta de verano


Un nombre engañoso para una ensalada que no tiene mucho de lo que dice ser: rusa. Hace unos meses tuve la gran fortuna de coincidir en un viaje a Jerusalén con un grupo de periodistas y bloggers rusos y en una de las muchas conversaciones que tuvimos salió el tema de la ensaladilla rusa. Les pregunté si nuestra ensaladilla es realmente rusa y su respuesta fue unánime y rotunda: NO. Sobre ello escribí hace meses en Directo al Paladar, así que os dejo aquí el enlace por si tenéis  curiosidad por saber más sobre el tema.

Centrándome en la elaboración en sí confesaré que la ensaladilla rusa casera es una de las elaboraciones veraniegas que más me gustan del mundo mundial. Como la receta original puede resultar pesada, a mi me gusta hacer una versión ligera en la que rebajo mucho el contenido de patata en favor de otras verduras, sobre todo judías verdes, y aligero la mayonesa (o ligeresa) con leche y yogur. El resultado es delicioso y la ensaladilla rusa ligera ya no me trae cargo alguno de conciencia cuando la como, algo que ocurre mucho más a menudo que antes.

18.7.17

Ensalada campera. La receta más veraniega (versión vegetariana)


Si hay una receta que se merece la calificación "receta veraniega" esa es la ensalada campera. Es llegar los calores e instalarse en mis menús semanales para no moverse de ellos hasta que bajan las temperaturas. Y cuando esto ocurre mi marido y yo soltamos un "porqué no comemos ensalada campera fuera de la época de verano". Nos encanta a los dos y nos parece absurdo, porque comemos otros tipos de ensaladas a lo largo del año, pero la campera parece ser como los turrones...que solo vuelve a casa por Navidad en verano. 

Hace meses que decidí entregarme a la alimentación vegetariana así que la versión que hoy os presento no lleva atún, uno de los ingredientes básicos en la receta clásica de ensalada campera. Siempre podéis echárselo, claro, porque le da un toque de sabor muy rico, sobre todo si es atún en escabeche. Pero si os apetece dejar los animales de lado por un día, os animo a que probéis esta versión que podéis adaptar a vuestros gustos en cuanto a las cantidades de los ingredientes o, incluso, prescindiendo o sumando algún otro. 

10.7.17

Salmorejo cordobés. Receta tradicional


La semana pasada os traía la receta de gazpacho andaluz y os contaba lo poco que me gustaba cuando era pequeña. Pues bien, hoy vuelvo al ataque con otra de las sopas frías más tradicionales del recetario español, el salmorejo cordobés. De ella no puedo contar que no me gustara en mi infancia pues no fue hasta bien entrados los "taitantos" que lo probé por primera vez y debió de ser porque mi paladar ya había evolucionado que me encantó desde el primer momento.

Cuando preparo un plato tradicional procuro ser lo más fiel posible a la receta básica y con esta de salmorejo cordobés espero que así sea. No querría despertar las furias de los talibanes de esta sopa fría, así que no he cambiado ni una coma de la receta que aprendí hace años y que llegó a mí con garantías cordobesas. Solo me atrevo a aconsejar que, cuando incorporéis el aceite de oliva virgen extra, deis tiempo a la mezcla a emulsionar bien antes de dejar de batir. La textura mejora notablemente.